¿Hace falta una asignatura de nutrición para combatir la obesidad?

Nutricionistas y chefs lo consideran básico, pero las ampas creen que es tarea de las familias enseñar a comer a los pequeños


REDACCIÓN / LA VOZ

Los Do de pecho de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno en los debates de final de campaña giraron sobre los mismos ejes. Afinar en ayudas a la cultura, la lucha contra el cambio climático y apostar por medidas concretas que auguren una vida larga y próspera a los españoles fueron algunos de los temas esenciales que quedaron en el tintero. Muchos echaron de menos que se hablase, de hecho, del método de combate de cada formación contra el mal endémico del siglo XXI en España: la obesidad. Pero mientras estas cuestiones se diluyen en el ámbito político, en otras esferas se lucha con fuerza para frenar este acusado problema que empieza en la infancia y que, poniendo el foco en Galicia, ya sufren uno de cada tres niños de entre 6 y 15 años. Toman la batuta cocineros y nutricionistas. El último, el gigante de los fogones Pedro Subijana, que el fin de semana volvió a pedir en la Universidad de Navarra que se forme a los niños en nutrición a partir de la Educación Primaria.

No es la primera vez que un reputado chef muestra su opinión a este respecto. Los hermanos Roca lo hacen con frecuencia, y Martín Berasategui lo expuso en La Voz: «Llevo años protestando porque no podemos dejar que los niños tengan la misma alimentación que la gente de mi edad. La asignatura más importante que puede haber en los colegios del mundo es Alimentación y Nutrición». Las palabras del reputado cocinero no son más que una cantinela que llevan años repitiendo los titulados en Nutrición. Tanto es así que la Fundación Española de Nutrición (FEN) llevó hace dos años una propuesta al Parlamento Europeo para que esta materia fuese un «objetivo prioritario» en el currículo escolar. La regulación de la asignatura de Nutrición la aprobaron casi la totalidad de los países europeos; pero todavía ninguno se ha puesto serio con el tema. ¿Será España el primero? Hay núcleos duros del ámbito educativo que esperan que esto no suceda.

María José Mansilla, representante de Congapa, la asociación gallega de AMPA de la escuela concertada, mantiene que en ningún caso quiere restar importancia a la necesidad de que los menores tengan conocimientos de alimentación, pero a la vez opina que «no todo se debe dejar en manos de la escuela». Se explica. «Parece que los colegios tienen que educar a los niños en todo, y la realidad es que no podemos sobrecargar al alumnado». Por otro lado, añade Mansilla: «La nutrición ya está incluida de manera transversal en el currículo escolar, por lo que los alumnos ya aprenden las cuestiones básicas; si se introdujese como asignatura habría que aumentar la jornada lectiva, que ya es excesiva».

En una línea similar a la opinión de la presidenta de Congapa, Dolores Blanco, presidenta de la confederación de ANPA de centros públicos de A Coruña opina que la sociedad tiende a «sobrevalorar las capacidades del sistema educativo» y que «no todo se puede trasladar al colegio en forma de asignatura». No obstante, incide en que los índices de obesidad infantil son realmente alarmantes. Y por ello hay otros mecanismos en las escuelas para favorecer que los niños aprendan a comer. «Aunque no haya una asignatura como tal, en los colegios hay una concienciación mayor que hace años por la alimentación. Muchos comedores, además de mejorar los menús, cuentan con tablas nutricionales a la vista de los niños y en algunos centros se realizan actividades que premian a los menores que siguen hábitos alimentarios óptimos. Existe la semana de la fruta, en la que se incentiva a los niños que llevan fruta de merienda, por ejemplo». Además, añade que en Galicia también hay institutos que ofrecen la optativa de Ocio saludable, que aborda temas de nutrición.

El descocimiento de los padres

La nutricionista Belén Suárez difiere de la opinión manifestada por las presidentas de estas anpas en un punto central. Según esta experta es importante que en las aulas se imparta esta asignatura porque cuando pasa consulta percibe que hay mucho desconocimiento alrededor de la nutrición, por lo que es difícil garantizar que los más pequeños vayan a adquirir hábitos saludables solo en el seno familiar. «Varias veces he tenido que llegar a explicar qué son las legumbres, que es algo muy básico; por otro lado, entiendo que hay muchos padres que no tienen tiempo ni dinero para poder ofrecer una variedad de alimentos saludables: muchos piensan ‘les hago a los niños unos macarrones con tomate frito, que es rápido y, por dos euros, alimento a toda la familia’». También hace hincapié en que en la actualidad los menores tienen a su alcance una variedad mayor de productos procesados. «Esto, si los niños no tienen conocimientos de nutrición se traduce, sin duda, en un aumento del consumo de estos alimentos frente a las frutas. En cambio, si aprenden a comer desde pequeños, sabrán distinguir lo bueno de lo malo», concluye.

«Efecto Shokuiku»: Desde que el Japón incluyó esta materia hay menos niños obesos

Comenzó en el 2005 para combatir la obesidad infantil en Japón y, desde entonces, la tasa de menores con sobrepeso patológico se redujo un 20 %. Se trata del programa Shokuiku, al que en España le echaron el ojo con idea de implantarlo en nuestro país la iniciativa Eduksano, puesta en marcha el pasado año por asociaciones de padres (Concapa) y la Cooperativa de Armadores de Vigo. Este proyecto se basa en incorporar la asignatura de Educación Alimentaria y Nutricional al plan de estudios de los centros educativos en igualdad de condiciones que asignaturas como Matemáticas o Lengua. El país nipón formó a 6.000 profesores nutricionistas que trabajan en clase y supervisan la comida de los colegios. Además, se incide en el consumo de producto local.

Las creadoras de Futurlife21: «Engordar es lo menos malo de no comer sano»

Laura G. del Valle

Las bioquímicas y expertas en Nutrición Elena Pérez y María Hernández-Alcalá revolucionan las redes con su famosa «colirroz» y las pizzas con base de brócoli mientras luchan para que la sociedad esté ojo avizor con el gato por liebre que nos da la industria alimentaria. Miguel Ángel Silvestre o Tamara Falcó ya siguen sus consejos

Es posible que en tu oficina comiences a observar que un nuevo modelo de alimentación, en el que nada es lo que parece, esté ganando terreno. Compañeros de trabajo que llevan «colirroz» en su tartera o amigos que te invitan a una tostada de futurtella. Seguramente hayas escuchado alguno de estos términos, si es que no eres tú mismo el que los utiliza. La revolución del reto Futurlife21, creado por las bioquímicas y expertas en Nutrición Elena Pérez y María Hernández-Alcalá (que además son madre e hija), parece que ha llegado para quedarse.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

¿Hace falta una asignatura de nutrición para combatir la obesidad?