McDonald's y Starbucks, los caballos de Troya que todos dejan entrar

Laura García del Valle
Laura G. del Valle REDACCIÓN / LA VOZ

MÁS ACTUALIDAD

maria pedreda

Cadenas capitalistas se han colado en zonas hostiles como Vietnam, China o Rusia con gran aceptación. Una teoría sociopolítica asegura que dos países con McDonald's no entrarán en guerra entre sí

03 dic 2018 . Actualizado a las 15:08 h.

Es la misma ciudad. Aunque hasta el cambio de nombre parezca indicar que nada queda de aquel agónico Saigón, donde en 1968 se inmortalizó uno de los momentos más icónicos de la historia reciente: el balazo, captado por el fotógrafo Eddie Addams, de un jefe de la policía nacional de Vietnam a un guerrillero del Vietcong. Cincuenta años después de la masacre, el hoy rebautizado Ho Chi Minh se lame las heridas de una encarnizada guerra que segó más de un millón de vidas vietnamitas, y 58.000 estadounidenses, comiendo hamburguesas de McDonald’s. Lejos de mantener una férrea oposición al emblema del life style americano, el país del sudeste asiático ha decidido plegarse a las bondades del suculento capitalismo en forma de consumo rápido y voraz.

El mismo día que Ronald McDonald aterrizó en Ho Chi Minh, hace cuatro años, cientos de ciudadanos soportaron colas de más de una hora para probar las delicias del fast food y, de paso, darse un paseo por los 1.300 metros cuadrados del primer establecimiento que la cadena de hamburguesas abría en la ciudad. Aunque no la única, pues desde entonces, en la capital se han inaugurado 15 restaurantes más. No son los únicos que se han dejado engatusar desde el estómago. Y puede que no estén equivocados. Las agradecidas cifras que dejan estos caballos de Troya del sueño americano en puntos del todo alejados del espíritu capitalista les dan la razón.

Según la Teoría de la guerra de McDonald’s, del analista político Thomas Friedman, solo los lugares con un nivel aceptable de desarrollo económico poseen franquicias de esta cadena de comida rápida; por eso no habrá dos países que tengan McDonald’s que vayan a pelear en una guerra entre sí. Sin tener en cuenta guerras civiles, de momento no va desencaminado el tres veces ganador del premio Pulitzer. Como sostiene en un artículo de The New York Times, «temía que la excepción fuera la guerra de las Malvinas, pero Argentina no obtuvo su primer McDonald’s hasta 1986».