CONTENIDO PATROCINADO

Desde un mencía o un albariño, hasta una sangría con acento del norte. Te mostramos diferentes opciones para calmar tu sed en días de calor con Alma Atlántica

Galicia se puede explorar de muchas maneras, también desde el paladar. Además de sus riquezas naturales y su espectacular litoral bañado por el océano Atlántico, el sabor de esta región perpetúa nuevos gustos en el recuerdo de quienes exploran sus territorios.

Si el plan es conquistar, disfrutar y sentir mejor el sabor auténtico gallego, no hay mejor opción que los refrescantes, agradables y muy divertidas bebidas Alma Atlántica, para también descubrir las Rías Baixas de manera diferente.

La gama de Alma Atlántica nace de forma natural tras la fermentación y refuerzan aún más esa sensación de frescor tan necesaria en verano.  Además, sirven el dulzor perfecto de la tarde y la burbuja fina de cada momento especial. Contienen toda la explosión del océano Atlántico endulzada con el sabor de la vid. El sabor, la frescura, la naturalidad, son factores atractivos y diferenciales de estos productos.

Ya que vienen los meses de verano, los encuentros con amigos, los viajes, los festivales, los restaurantes y la buena música, nada mejor que estas bebidas, con el dulzor perfecto de la tarde y la burbuja fina de cada momento especial. Y si hablamos de momentos maravillosos, esta gama de productos busca conectar nuevamente con los nuestros después de tantos meses difíciles tras la pandemia.

Alma Atlántica Espumoso Albariño: Está compuesto por la uva albariño parcialmente fermentada, mantiene un volumen alcohólico del 7% y presenta un dulzor perfecto para equilibrar la acidez propia de este varietal. La fermentación tiene lugar en depósitos isobáricos en los que se crean de forma natural las finas burbujas que refuerzan aún más su sensación de frescor.

Alma Atlántica Espumoso Mencía Rosé: Destaca por su intensidad aromática. Además, su espuma baña con notas de cereza, frambuesa, fresa y gominola (palote). Contiene un mosto de uva 100% mencía parcialmente fermentada, con una entrada persistente y floral que deja un recuerdo dulce en el paladar, perfecto para equilibrar la acidez de la uva mencía. Tiene un volumen de alcohol del 7%. 

Alma Atlántica Rosé: Es un vino rosado joven fermentado y realizado a partir de mostos de uvas Mencía. Con un toque a frutos rojos y violetas, presenta gran elegancia, a la par que refrescante y sabroso. Con un 12% de volumen de alcohol, es fresco y vivo, en el que los aromas florales y a frutas rojas se hallan perfectamente ensamblados con las notas dulces a gominolas y caramelos.

Las sangrías también vienen bien

Las sangrías son bebidas a partir del vino, ideales para el verano y para consumirlas hay un sinfín de maneras. Imprescindible una copa con mucho hielo, a la que se puede añadir ralladura de naranja, lima o limón, hojas de hierbabuena y hasta granos de pimienta rosa.

Alma Atlántica Sangría: Constituye la primera sangría blanca del Atlántico, bañada con cítricos y en el gusto persistente de la uva albariño como protagonista. Los matices de loureira y caiño blanco permanecen también muy fuertes. Un producto ligero, fresco y afrutado, inspirado en la riqueza de las aguas del Atlántico, que guardan la mezcla de sabores, sonidos y culturas de los pueblos bañados por este océano.

Alma Atlántica Sangría Rosé: Conserva el lado más refrescante de la uva mencía. Está elaborada con uvas tintas de la variedad Mencía y sus esencias naturales aportan un aroma fresco e intenso con notas de mora, cereza y frambuesa. A nivel gustativo, es suave, dulce, espumosa, fresca y natural.