Catas online, cuando la distancia de seguridad son kilómetros

La paradoja se hace cotidiana y la pandemia consigue lo imposible: que el mundo de sensaciones en el que uno se sumerge en cada cata se transmita por medios digitales. El disfrute por la gastronomía sobrevive a todos los contratiempos.


La tecnología al rescate. Si la pandemia exige distancia, distancia tendrá. Pero las catas, momentos sublimes en la existencia de un gourmet, siguen adelante con paso firme. Las pruebas online se han instalado en un mundo en el que las sensaciones son la prioridad. El paladar digital ha desembarcado en la realidad gastronómica.

«Las catas online surgieron de la necesidad», reconoce Sergio Estévez, mixólogo, consultor en innovación y creación de nuevas bebidas. Ahora desarrolla sus talleres desde Cataluña, pero con multitud de clientes gallegos. Lleva más de 2800 catas en sus once años de experiencia con Lo Catamos. Pero desde hace un año, no son como solían ser. «A finales de marzo del 2020, algunos clientes nos pidieron alternativas a las catas presenciales y buscamos una solución. Montamos un pequeño plató profesional en nuestra oficina y adaptamos los guiones y temáticas a la nueva realidad», recuerda.

Esa nueva realidad ha matizado el interés por las catas virtuales. «De la misma manera que no todos los platos de un restaurante se pueden llevar y ser disfrutados en casa, lo mismo pasa con las catas. Solamente ofrecemos aquellas que se adaptan al formato. Queremos que no se pierda la calidez de la cata pese a estar separados. Además la gente al estar cómoda en su propia casa se abre más, no tiene que guardar tantas apariencias. Las que más realizamos son: cervezas, gin tonics, vermuts, cócteles y whiskys además de las clásicas de vino», explica Estévez.

Una de las dudas que surgen desde el primer momento es la manera en el que el producto llega a la persona que lo va a probar. No solo en cuanto a la logística del transporte sino en lo relativo a sus condiciones organolépticas.

«Organizamos nuestras catas virtuales para grupos de empresa y celebraciones particulares. Ellos deciden la fecha, nos envían las direcciones y les hacemos llegar todo lo necesario para disfrutar en sus domicilios. En el día y hora convenidas abrimos la plataforma de streaming convenida y comienza la cata. Eso sí, cada uno en su casa», explica.

«Intentamos manipular lo mínimo los productos y seleccionar solamente aquellos que se conservan perfectamente. Al ser los clientes los que realizan las mezclas de las bebidas, no se pierde un ápice de la calidad organoléptica de los productos», añade.

catas para cien asistentes

El concepto de la prueba gastronómica ha cambiado por completo. Presencialmente, se podría decir que el summum de una cata es la exclusividad y la cercanía. Las catas virtuales pueden apostar al extremo contrario. «Desde principios de abril del 2020 hemos realizado más de 160 catas virtuales, llegando a más 4500 personas. Hemos llegado a tener catas de más de cien personas asistentes. En las catas de empresa, con asistentes de toda España, siempre hay gallegos. Hemos realizado más de diez catas para empresas gallegas», describe.

Y es que el cliente corporativo es el principal demandante de este tipo de servicios. «Una empresa que quiere hacer equipo o tener un detalle con sus clientes y juntarse de forma virtual para no perder el contacto. El grupo mínimo suele ser de quince personas», señala.

Desde luego, tal como apunta el futuro a medio plazo, el formato acabará arraigando, si no lo ha hecho ya. «En un inicio, yo era reticente porque creía que se perdía la magia. Tras el primer mes la confianza creció y actualmente creo que es un nuevo formato que ha venido para quedarse. Así podemos hacer que hagan una cata a la vez una persona de Vigo, una de Santiago y una de Madrid con otra de Ámsterdam, algo que antes era imposible», concluye Sergio Estévez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Catas online, cuando la distancia de seguridad son kilómetros