Estos hoteles recibieron las primeras estrellas Michelin de España

Los «brillos» llegaron a España en 1929, cuando siete hoteles alcanzaron esta prestigiosa distinción. Ninguno estaba en Galicia, pero tres nobles alojamientos de la comunidad ya habían aparecido como referentes en la edición del 1910

Hasta este año solía decirse que la guía Michelin se hacía la remolona con la gastronomía gallega, pero echando la vista muy atrás cabe reconocer que esto no es del todo cierto. Claro, que en las primeras décadas del siglo XX los gallegos estaban lejos de preocuparse por si un hotel o restaurante entraba en un manual que para nada tenía el prestigio del que goza hoy en día. Si hace unos meses Galicia celebraba el hito histórico que supuso la entrada de Culler de Pau (O Grove) en el grupo de los biestrellados, pocos sabrán que la relación de esta comunidad con la guía roja se remonta a 1910. No obstante, es de recibo decir que hasta que Casa Solla recibió la primera estrella en 1980 no empezó realmente la senda ascendente de una cocina que ahora está en el grupo de las mejores del mundo. Pero mucho antes de que esto ocurriese, los hermanos Édouard y André Michelin ya habían puesto el ojo en su país vecino, otorgando a siete hoteles españoles las siete primeras estrellas en 1929.

Ahora, efectivamente, todo lo que rodea a este manual francés desprende misterio y vanguardia, y se ha convertido en la meta de la mayoría de los estudiantes de las escuelas de hostelería de todo el mundo (y de esos concursantes que plagan los programas de cocina de la televisión). En parte esto se debe a la democratización de la alta cocina, esa que ha llevado a convertir el comer en una afición equiparable a jugar al ajedrez o tocar la batería.

Quizás por eso muchos estén descubriendo leyendo estas páginas que no fueron espacios gastronómicos los primeros españoles que se señalaron en las páginas del manual. Y quizás muchos de esos lectores estén esperando a que el covid dé una tregua para permitirse un homenaje en estos históricos hoteles. Pero ojo que la euforia debe ser contenida, ya que de los siete establecimientos que aparecieron mencionados hace ahora casi un siglo solo uno sigue abierto: el Hotel Reina Victoria de El Escorial (Madrid).

El Hotel Victoria Palace (entonces Hotel Reina Victoria), es el único de los siete alojamientos que en 1929 recibieron una estrella Michelin que sigue hoy operativo
El Hotel Victoria Palace (entonces Hotel Reina Victoria), es el único de los siete alojamientos que en 1929 recibieron una estrella Michelin que sigue hoy operativo

IMPORTANTES PERSONALIDADES

Gestionado ahora por la compañía Eurostars, tiene 81 habitaciones y se encuentra en el centro histórico. Por sus instalaciones han pasado ilustres nombres de la historia de España, pero como puede intuirse, la más destacada fue la estancia de la Reina Victoria Eugenia, esposa de Alfonso XIII y a quien le debe el nombre el hotel.

En la comunidad de Madrid ese año hubo doble premio. Además de este hotel de El Escorial, la guía incluyó el Grand Hotel de Londres, que se situaba en la calle Preciados, con espléndidas vistas a la Puerta del Sol. En su momento, como explica el estudioso y coleccionista de la guía Michelin Antonio Cancela, se destacaban cosas curiosas como que el desayuno costaba 1,50 pesetas sin vino.

El hotel de Londres se encontraba en la madrileña calle Preciados
El hotel de Londres se encontraba en la madrileña calle Preciados

Este experto en la materia destaca dos puntos de las primeras estrellas españolas que aparecieron en este manual. En primer lugar que ninguna casa catalana fue digna entonces de hacerse con un signo que indicaba que era «particularmente renombrada por su excelente cocina». Curioso siendo esta la comunidad que, desde hace años, ostenta el mayor número de restaurantes con estrella. Caso distinto es el del País Vasco. Mucho antes de que Ferrán Adrià pusiera patas arriba la alta cocina global, el manual francés se dio cuenta de que algo se estaba cociendo en estos fogones, y sabía muy bien. Así, distinguió al Hotel Excelsior de Bilbao y al Hotel Alzaar de Durango. Entre las cualidades del primero, que gozaba de ascensor. En el segundo se destacaba que tenía un garaje a 50 metros y que las habitaciones disponían de agua corriente caliente y fría. Para quien quiera revisitar eso de que «cualquier tiempo pasado fue mejor».

El Hotel Alzaar, enn Durango, fue una de las primeras estrellas Michelin del País Vasco
El Hotel Alzaar, enn Durango, fue una de las primeras estrellas Michelin del País Vasco

Otro de los hoteles que consiguió hacerse un nombre en la esfera Michelin aquel año fue el Hotel del Comercio, en Écija (Sevilla). Según relata Cancela, tan poco se sabía en su momento de este manual que incluso fue el propio carballés el que dio la noticia de que Écija había conseguido la primera estrella Michelin andaluza al Ayuntamiento de esta localidad.

El Hoter Comercio estaba en Écija (Sevilla)
El Hoter Comercio estaba en Écija (Sevilla)

PRIMERAS APARICIONES GALLEGAS

El Hotel Inglaterra, en Valladolid, fue la primera estrella Michelin de Castilla y León, del cual entre otras cosas la guía destacaba que contaba con cuartos de baño; que no es tema menor. El desayuno en este hotel era más caro que en el resto de hospedajes indicados, costando aquí 2 pesetas (también, sin alcohol). Solo queda un hotel por mencionar que, en este caso, estaba en la Comunidad Valenciana. Se trata del desaparecido Reina Victoria de Alicante. Este hotel, por cierto, sufrió el cambio de nombre con la llegada de la República pasando a ser el hotel Victoria. «Le ocurrió lo mismo al hotel Alfonso XIII de Sevilla, conocido como Andalucía Palace o el Príncipe de Asturias de Málaga es el hotel Miramar», comenta este estudioso.

Como adelantamos, antes de esta eclosión de estrellas, que semeja a lo que ocurrió en la esquina noroeste peninsular en la última edición (Galicia alcanzó el pasado año su récord de preseas) la comunidad ya había hecho sus pinitos en la guía. El Gran Hotel-Restaurant La Argentina, en Santiago; el Hotel de Francia, ubicado en A Coruña ; y el Hotel Continental de Vigo aparecieron mencionados en la edición del 1910, precisamente la primera vez que se publicó este manual en España. El hotel compostelano repitió su recomendación hasta en cinco ocasiones y el herculino apareció en la Guía de 1910 a 1938 y de 1952 a 1966; un total de 29 años. Ninguno de estos tres hoteles siguen hoy en activo y, por cierto, ninguno de los restaurantes que hoy en día cuentan con esta distinción en la comunidad se encuentra en un hotel. El Hotel Palas de Vigo consiguió la primera estrella de Galicia en 1930, aunque los restaurantes como tal tardaron en ser premiados.

¿CÓMO CONTINÚA ESTA HISTORIA?

En 1980 la guía decidió otorgar este prestigioso galardón a El Mosquito (Vigo), Chocolate (Vilagarcía) y Casa Solla. En este último caso lo recibía José González Solla, fallecido el pasado año y padre del prestigioso chef Pepe Solla, que sigue al frente de este local en Poio. Desde que recibió la primera estrella, este restaurante no la ha perdido ni un solo año, convirtiéndose así en la casa más longeva de la guía con impronta gallega. Lo que aún se le resiste es esa segunda presea, pese a que en los últimos años las quinielas siempre lo tuvieron en la diana. Tampoco ha conseguido Lugo, ni por un hotel ni por un restaurante, entrar en la categoría de estrella Michelin. Quizás cuando se reescriba esta historia, pero de momento los grandes chefs de la provincia lucense siguen sin tener un hueco en esta icónica galaxia.

Hotel de Francia: el primer recomendado por Michelin en A Coruña

Antonio José Cancela Sánchez
RETROSPECTIVA DEL antiguo Gran Hotel de Francia.
RETROSPECTIVA DEL antiguo Gran Hotel de Francia.

«Tiene ascensor, 60 habitaciones y alumbrado eléctrico», destacaba la guía en el año 1910

De los albores del siglo XX datan los comienzos de uno de los hoteles más lujosos que tuvo nunca A Coruña -y Galicia- y que, con el tiempo, se convertiría en el primer establecimiento de este tipo recomendado por Michelin en la ciudad y en la propia comunidad autónoma.

El edificio del Hotel De Francia era un inmueble de viviendas que había sido construido en el año 1887 y que adquiriría en 1903 el uso que lo haría más popular.

De los principales hoteles de la primera mitad del sigo XX, es el primero en nacer, y lo hace aprovechando su excelente ubicación, ya que estaba situado en la actual plaza de Mina, que por entonces ya era un centro neurálgico, con la vecina presencia de los Cantones y del naciente Ensanche.

Seguir leyendo

Votación
15 votos
Comentarios

Estos hoteles recibieron las primeras estrellas Michelin de España