Este es el sándwich más caro del mundo

A simple vista no aparece en la carta, porque esta exclusiva elaboración hay que encargarla con al menos 24 horas de antelación. Este capricho gastronómico no es, ni más ni menos, que una popular receta americana bañada en oro.


Al sándwich, en especial al mixto, le pasa un poco lo que a la ensalada César. Se han convertido en el baremo más fiable de las cartas para saber cómo se cotiza el restaurante, si al alza o a la baja. Nos animamos a entrar si vemos que los dos panes, jamón y queso rondan los 5 euros... Pero me atrevo a decir que no pagaríamos más de 10, y mucho menos 300 euros, a no ser que... Lleve oro, como es el caso del Golden Goose.

Es un auténtico capricho gastronómico, pero aun así, hay quien está dispuesto a sacar la visa, porque este bocadillo tiene sus seguidores según nos cuentan sus creadores. Si se les está haciendo la boca agua, que sepan que hay pedirlo con 24 horas de antelación. Sus ingredientes, además del pan, mantequilla de cacahuete y mermelada. Nada del otro mundo, a priori, o que no haya en la mayoría de hogares americanos. De hecho esta combinación tan popular al otro lado del charco tiene hasta nombre propio PB&J (Peanut, butter & jelly, cacahuete, mantequilla y mermelada o jalea), el mismo nombre del restaurante de Chicago, —aunque el acrónimo principal significa «Pizza, Cerveza & Jukebox»— donde lo sirven. A los dueños del PB&J, los hermanos Matthew y Josh McCahill, se les ocurrió la idea después de descubrir un sándwich de PB&J de 200 dólares que solo tenía un palillo de oro, y decidieron que podían superarlo en su nuevo restaurante familiar en el West Loop de Chicago.

Desde el restaurante no tienen problema en desvelar la exclusiva receta y detallar uno a uno los ingredientes. «El Golden Goose es un PB&J hecho con pan con polvo de oro cocido en la harina y también lleva la cubierta de oro comestible. La mermelada de grosellas rojas es de la marca Maison Dutriez, la más cara del mundo, la mantequilla de cacahuete es de Adams All-Natural, totalmente natural, y la miel es Manuka, de Nueva Zelanda, una de las versiones más caras y raras de este alimento natural», nos explican desde el restaurante. Hay que decir que no buscan hacer caja con esta valiosa elaboración, sino que parte de su venta tiene un fin solidario ya que está destinada a la oenegé Hopes for Kids.

Y a pesar de esta exquisitez, no se imaginen un estrella Michelin, sino que se trata de un local donde sirven cervezas a 6 euros y uno puede disfrutar de pizzas al estilo napolitano por poco más de 10 euros, mientras en la gramola suenan distintas melodías. Un restaurante donde, incluso, las mascotas tienen un apartado en la carta y en el que si eres intolerante al trigo, te preparan las pizzas, su especialidad, con masa de coliflor.

No es la primera vez que un bocadillo destaca por su elevado precio. Desde el 2014, «The Quintessential Grilled Cheese» que sirven por 180 euros en el Serendipity 3, uno de los locales más famosos y exclusivos de Nueva York, ostenta el Guinness del sándwich más caro del mundo. El «Queso a la parrilla por excelencia» se sirve en dos piezas de pan francés Pullman elaborado con champán Dom Perignon y relleno de Caciocavallo Podolico, un queso raro que procede del sur de Italia. Después de untar el pan con mantequilla, se cepilla con una mezcla de aceite de trufa y copos de oro comestibles de 23 quilates. Tras pasar por la plancha, los bordes se recubren también de oro. El sándwich se sirve con bizcocho de langosta y tomate sudafricano como salsa para mojar.

Ya saben, si tienen antojo de pan de molde, ya pueden ir ahorrando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Este es el sándwich más caro del mundo