Los mandamientos que debes tener en cuenta al pedir comida a domicilio

La experta en seguridad alimentaria Patricia Beiro aclara qué envases se pueden meter en el microondas, cómo debemos conservar los platos y el margen que tenemos para su consumo antes de que se estropeen


El cierre de la hostelería en Galicia, en principio hasta la primera semana de diciembre, pondrá negro sobre blanco la capacidad de adaptación de los restaurantes al mundo del delivery. Son muchos los que llevan meses asomando la patita a un mercado al que antes miraban de reojo. Pero el contexto obliga a reinventarse, y salvar el negocio pasa en buena medida por el envío de comida a domicilio. Ahora, tanto hosteleros como usuarios deben tener en cuenta una serie de medidas para garantizar el bienestar de los alimentos y evitar, en consecuencia, posibles intoxicaciones o, en un grado menor, disgustos al recibir la comida. La experta en seguridad alimentaria Patricia Beiro aclara las dudas más comunes para que los neófitos puedan actuar con responsabilidad. 

Un alto en el camino antes de enumerar consejos. «No hay evidencias de que el covid-19 se transmita a través de los alimentos, así que por ese lado hay que estar tranquilos. Ahora, hay que extremar las precauciones a la hora de abrir la puerta al repartidor y, ya al margen, ser escrupulosos con la manipulación de los platos». Continuamos.

Qué envases puedo meter en el microondas

El bum del servicio de comida a domicilio choca con el compromiso medioambiental por una razón sencillísima: la mayoría de los envases que envían los restaurantes son de un solo uso. No obstante, cada vez está más extendido el uso de alternativas sostenibles como los recipientes de cartón o caña de azúcar. Estos últimos y los de plástico etiquetados con alguno de estos dígitos: 3,4 ó 5 (aparecen encerrados en un triángulo de flechas), indica Beiro, sí se pueden meter en el microondas. No sería recomendable, sin embargo, calentar elaboraciones en el microondas que estén en envases de aluminio o de cartón si este está pintado, «pues la tinta puede pasar a los alimentos».

¿Puedo darles otros usos en casa a estos recipientes?

«La calidad de los envases que nos envían los restaurantes es regulera, así que mejor desecharlos o, en último caso, podemos utilzarlos parar guardar productos que no nos vayamos a comer», comenta esta experta.

Ojo con las salsas

«Partiendo la premisa de que lo más inteligente es pedir comida a restaurantes que  nos ofrecen confianza, si vamos a pedir un plato con salsas es importante que vengan separadas del resto de elaboraciones para que no estropeen el acabado de los platos y texturas como las frituras». Con las pastas pasaría un poco lo mismo, puede pasarse fácilmente el punto del  alimento central, y dar al traste con el plato. Por otro lado, respecto al temor que algunos sienten por alimentos como la mayonesa, culpable de numerosos casos de salmonelosis, Beiro recuerda que las motos hoy en día están totalmente adaptadas para mantener las condiciones de frío o calor que requieren todos los productos.

¿Cuánto puedo esperar para tomar la comida?

«El consumidor tiene que saber que el mayor riesgo se corre cuando tenemos la comida elaborada a temperatura ambiente. Puede aguantar, en términos generales, unas dos horas; pero lo mejor es dejarla en la nevera». El sushi, uno de los platos más pedidos para tomar en casa, suscita infinidad de preguntas: «Si lo dejamos en el frigorífico se conserva, como mucho 24 horas, pasado este tiempo es mejor no jugársela». Con los restos de una comida caliente, a la hora de recalentarla, Beiro indica que lo fundamental es «que se alcancen los 70ºC en el centro del alimento para matar las posibles bacterias».

Examen al «delivery» gallego

Laura G. del Valle

Compañías de envío de comida a domicilio como Just Eat, Deliveroo o Glovo cada vez están más asentadas en la comunidad, pero todas tienen pros y contras

El corto ¡Hola, buenas noches! refleja a la perfección el «modus vivendi» de muchos jóvenes españoles que ahogan las penas de su precariedad laboral en pequeños lujos que les permitan, una vez superada la maratoniana jornada de trabajo, vivir como marajás (eso sí, 2.0). Aunque sea un par de horas al día. Comprar cachivaches innecesarios por Amazon o pedir comida a domicilio solo para saciar ese capricho repentino de, por ejemplo, fajitas, es de lo más habitual en buena parte de esa generación millennial que ha volado del nido familiar para establecerse en 30 metros cuadrados. No obstante, las nuevas generaciones no son las únicas que recurren a servicios de comida a domiclio. De hecho, según un estudio de Kantar Worldpanel 12 millones de españoles de entre 15 y 75 años usaron el sistema conocido como delivery solo en los primeros cuatro meses del año. Eso sí, el 30 % de los pedidos los realizaron los jóvenes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los mandamientos que debes tener en cuenta al pedir comida a domicilio