¿Se puede comer sano sin cocinar? Los productos envasados que sí consumen los nutricionistas

Tres especialistas reconocen que algunos productos caseros tienen dignos homólogos en las estanterías del supermercado. Mencionan sus favoritos y recomiendan recetas saludables cuyo mayor esfuerzo radica en abrir un bote


Del «¿Cueces o enriqueces?» que tantas alegrías le dio durante años a Gallina Blanca (eslogan que dejaba claro que al consumidor se le enganchaba por el sabor), al penúltimo anuncio de la marca; ese en el que el mediático cocinero Karlos Arguiñano se empeña en demostrar que los caldos de esta compañía son sanos y, sobre todas las cosas, naturales. La evolución de la publicidad de Gallina Blanca es análoga a la de infinidad de empresas de alimentación, que han tenido que adaptar sus productos y sus estrategias de márketing a la demanda de una sociedad que aspira a comer mejor y, si cabe, de manera fácil. Ardua tarea. Sobre todo porque hay que escorar aquellos envases que prometen lo que no son. 

Tres nutricionistas gallegas cantan a la esperanza y reconocen que es perfectamente posible alimentarse de manera saludable con productos envasados. Opciones, haberlas haylas, otro tema es la guerra contra el plástico (todavía la mayoría de envases usa este material) y el precio de los productos. No obstante, es cierto que hay elaboraciones que requieren un tiempo del que muchas veces el grueso de los adultos no dispone, y un botecito puede ser de gran ayuda. Esto es así para todos. También para los expertos en nutrición, que acuden con frecuencia a procesados sin rasgarse las vestiduras, precisamente, porque conocen esos productos que son perfectamente recomendables. Los enumeran para los lectores de Sabe Bien:

María Pérez y Belén Suárez Catrain coinciden en mencionar el tomate triturado como una opción válida para aquellos a los que pensar en preparar salsa de tomate casera les hace sudar. Ahora bien, incide Pérez en la importancia de comprar «tomate triturado y no frito, que suele llevar azúcar añadido y un mayor contenido en sal». Sin abandonar del todo esta hortaliza, la experta recomienda lanzarse al gazpacho (en este caso ella recomienda el de la marca Alvalle, por contar con un 93 % de verdura) del súper porque, considera, en su mayoría son saludables, tienen un alto aporte proteico y complementa perfectamente un plato principal. Por otro lado, asegura que tiene entre sus indispensables las cremas de verdura de la marca gallega Galifresh. «Tienen buenísimas opciones, a mí me encantan la de calabaza y la de lentejas vegetales».

Catrain se acuerda en este punto del caldo de pollo, que efectivamente gracias a técnicas que llevan a ebullición las verduras a altísima temperatura, ahora cada vez más marcas las utilizan para explotar la idea de que nada de aditivos nocivos. Manda lo natural. Así, hacerse una sopa con un caldo comprado y unos garbanzos de bote, perfectamente recomendados también, es una gran alternativa para comer o cenar. Aunque para esta especialista hay un plato exprés al que ninguna elaboración le hace sombra: las judías congeladas con salsa de tomate, también de bote.

Blanca Couce va un paso más allá y dice que, a veces, con abrir un bote es más que suficiente para comer bien. Basta con dar un paseo por el supermercado y pararse frente a los botes de menestra y latas de pisto. Según esta experta casi todas las alternativas son, en la actualidad, muy saludables. Y es una manera de comer diferentes verduras de manera sencilla y sin tocar ni una sartén. Barriendo para casa, aprovecha para recomendar las latas de grelos cocidos. Además de sabrosos y ricos son perfectos para aquellos que viven solos, añoran un buen caldo pero un manojo de grelos es más grande que su cocina.

También está a favor Couce de las bolsas de verduras congeladas, «que son un alimento en sí mismo, no tiene nada que ver con una comida precocinada». No se olvida del hummus y el guacamole en tarrina como tentempiés saludables. Eso sí, aquí sí hay que estar ojo avizor: el guacamole de Mercadona tiene un 95 % de aguacate fresco, lo cual como poco es una garantía. El hummus L'Alef, que vende Carrefour, cuenta con un 39 % de garbanzos frente a otros que tienen más cantidad, pero el resto de sus ingredientes son todos saludables, por lo que está totalmente indicado. 

Blanca Couce explica una de sus recetas clásicas cuando anda falta de tiempo, por si sirven de inspiración a algún lector: «Se trata de un bacalao congelado con espinacas, también congeladas, y garbanzos de bote. Las espinacas se descongelan en el microondas y se les da un calentón en la sartén con los garbanzos previamente lavados. Se hacen unos huecos para meter el pescado, que se hace en cinco minutos, y listo». Continúa diciéndole que para darle un extra de sabor también se le puede añadir un refrito de ajo y cebolla, que también venden picado y congelado y una salsa de tomate con buenos ingredientes. También le gusta hacerse sopas de verduras con ingredientes que ya vienen lavados y picados. Las pone a hervir en un caldo de brick y voilà.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

¿Se puede comer sano sin cocinar? Los productos envasados que sí consumen los nutricionistas