Ángel Balado, promotor de eventos hosteleros: «El futuro pasa por sacudirse el miedo y Galicia puede hacerlo»

Redefine la relación entre la cocina y la sala, los grandes eventos o acciones al aire libre y apunta hacia la formación del personal y reeducación del cliente.


Son tiempos de reflexión para personas como Ángel Balado (A Coruña, 1971). Gerente de Da Vinci empresa especializada en formación y realización de eventos en el sector de hostelería, creador y promotor de Distilled Show y GaliGastro (Galicia Gastronómica) y fundador de la Asociación Lume Atlántico en defensa de la Dieta Atlántica y la vida saludable avalada científicamente, su análisis del sector hostelero da para más de un debate.

-¿Será esto un punto de inflexión?

-Indudablemente. Nunca supimos el verdadero significado de una pandemia. Hasta ahora. Cuando llegue octubre y sus dolencias, nos volverá a condicionar. Mirando al frente, Galicia se encuentra ante una oportunidad histórica para colocarse en la primera línea del turismo nacional. Eso sí, necesitamos profesionales excelentes. Pero también una reeducación del cliente, cuya necesidad quedó patente el primer día de apertura de las terrazas.

-¿Cómo afectará a los diferentes tipos de hostelería?

-En un restaurante, con el entorno controlado, afectará menos. Es cuestión de confianza. Ya en el ocio nocturno de pie, el distanciamiento social es más complicado, porque se basa en la socialización entre todos los asistentes. El futuro de la hostelería pasa por ser capaz de trasmitir al ciudadano la confianza necesaria de que su espacio es seguro, saludable y cómodo. Que se sacuda el miedo. Salud y ciencia deben trabajar de la mano: aforos e investigación son dos claves.

-¿Las reservas para beber seguirán?

-Ahora las vemos en todo tipo de establecimientos, si bien creo que solo está sujeto al momento actual. Tomar un café o una caña es casi siempre un acto impulsivo, no programado.

-¿Cómo cambiarán los eventos?

-Pues los de gran calado quizás se vean más afectados, por su complejidad. Necesitan mucho tiempo desde que se idean hasta que se realizan y si después de trabajar durante dos años, en el que no tienes ingresos pero sí muchos gastos, a pocas semanas te obligan a suspenderlo, las pérdidas son descomunales. Es por ello que en esta nueva situación creo este tipo de eventos los tendrán que organizar empresas con un gran arraigo en la región en que se celebren, dado que conocen mucho mejor su coyuntura y podrán de esta manera minimizar los riesgos. Y en este particular es obvio que Galicia tiene entre sus cuentas pendientes el crear su gran evento gastronómico. El Xacobeo 2021 debe de ser nuestro año.

-¿Y los que son al aire libre?

-Los foodtrucks y casetas gastronómicas pueden ser muy interesantes en este momento, pero están totalmente sujetas a la estacionalidad. Aunque apoyo su celebración, es importante que sean explotadas en su mayoría por hosteleros de esa población, para una mayor implicación y menor percepción de intrusismo. Hagamos nuevas apuestas, pero también cuidemos y respetemos al que tiene su negocio todo el año en esa localidad y genera riqueza a través del pago continuado de sus impuestos. Esa es una de las cosas en las que los organizadores de eventos de este tipo debemos mejorar.

-¿Se altera la relación cocina-sala?

-La sala debe dar un paso adelante, profesionalizarse, ser proactiva, ofrecer una imagen fuerte del local, con control y seguridad, extremando los protocolos mientras ofrece una gran dosis de empatía con el cliente. Para mirar al futuro tendremos buscar pistas en el pasado. Las cocinas deben insistir en el producto, adaptarse y ser versátiles y transmitir que sus elaboraciones son gastronomía saludable.

-¿Fue exagerada la percepción de que lo que más se echaba de menos era la hostelería?

-No lo creo. Somos una sociedad latina, la vida es en la calle, la vivimos desde niños. Es un ocio mucho más frecuente que todo lo demás. No es de primera necesidad, pero sí de necesidad psicológica.

-¿Quedaron patentes las carencias tecnológicas?

-Tampoco. No se demandaba hasta ahora y la actividad se desarrollaba con cierto éxito, lo que no quita que haya aspectos por mejorar. La formación cada vez es mejor, aunque la sala no puede quedarse atrás y debe seguir los pasos que dio en su momento la cocina.

-¿Cómo será el futuro?

-La crisis golpeará muy fuerte. Se reducirán los negocios y los que queden, deben ser mejores. Hay que cuidar el capital humano, es uno de los pilares. No todo es sol y playa. Galicia es el ejemplo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ángel Balado, promotor de eventos hosteleros: «El futuro pasa por sacudirse el miedo y Galicia puede hacerlo»