FussionCook, reinventando la cocina de la abuela

A todo el mundo le gusta comer bien, ¿pero en cuántas ocasiones se ha recurrido a algo rápido por falta de tiempo o de ganas?

Chica regalando una olla programable FussionCook a su madre
Chica regalando una olla programable FussionCook a su madre

LA VOZ

Lo cierto es que la cocina es algo laborioso que no solo lleva tiempo, sino que encima ensucia mucho y, quién tiene tiempo hoy en día para tanta parafernalia. Los tiempos han cambiado y las cargas laborales y parentales suelen restar horas a las actividades domésticas. O al menos eso es lo que se piensa cuando se desconocen las innovaciones que están surgiendo en materiales de cocina.

Es una realidad cuanto menos distópica para la cocina tradicional, están surgiendo avances que tratan de preservar uno de los mayores placeres, la comida buena, pero con las optimizaciones que el presente nos demanda: agilidad, sencillez y ante todo versatilidad.

Con estas tres palabras surge la olla programable FussionCook, una auténtica revolución que sorprende a cuantos la prueban y es que siendo una simple olla programable cuenta con prestaciones que ninguna otra había sido capaz de desarrollar.

Pero antes de nada, ¿qué son las ollas programables y por qué son útiles?

Las ollas programables vienen a ser como las ollas de toda la vida, pero con la diferencia de que van conectadas al enchufe en lugar de usar la vitrocerámica o el gas. Más allá de eso, es posible programar el momento de inicio y fin de la cocción, por lo que no es preciso permanecer pendiente de la comida.

Debido a sus características, el calor se preserva muy bien, disminuyéndose la necesidad de recalentar en el microondas. Y en función de su capacidad, resulta posible cocinar grandes cantidades de comida en caso de las grandes familias o de dejar preparados tuppers para la semana.

Aún con esas ventajas, la más interesante es la versatilidad que ofrece y es que las ollas programables permiten seleccionar distintos tipos de cocción, siendo posible preparar infinidad de recetas. Aunque a diferencia de los robots de cocina no tienen opciones de procesado y triturado, esto se traduce en que el precio de compra de las ollas programables es menor, por lo que en gran parte de los casos suele ser la opción de preferencia en el momento de elegir entre un electrodoméstico u otro.

Al final pesa más tener que lavar ollas, sartenes, cazuelas, etc., que un cuchillo, por lo que la olla programable resulta un aliado indiscutible al ser capaz de hacer en una sentada recetas que clásicamente hubiesen necesitado de todos esos utensilios.

Infografía de una olla FussionCook con funcionalidades
Infografía de una olla FussionCook con funcionalidades

Ante todas estas ventajas, ¿qué tiene la FussionCook de especial?

Efectivamente la FussionCook se trata de una olla programable como otra cualquiera, pero a diferencia de las demás, ha maximizado sus posibilidades, logrando que en una apariencia compacta se escondan espacio, más de 20 programas automáticos, controles manuales y 1000W de potencia que permite amasar masas para pan y pizza.

Lo más interesante al respecto es que siendo una de las ollas programables más económicas del mercado, concede una mayor versatilidad, así como una gran cantidad de complementos y un recetario propio para sacarle el máximo partido.

Quienes ya la han probado destacan en primer lugar que es muy intuitiva de utilizar, fácil de limpiar y un sustituto perfecto a la olla express clásica. Se trata ni más ni menos que del ayudante de cocina perfecto y por este motivo cada vez más hogares se están haciendo con su FussionCook, en especial el modelo FC7 Smart,que gracias a su capacidad de 5.5L asegura una perfecta distribución del calor y un fondo adecuado para freír, como en el caso de la receta de tortilla de patatas mostrada a continuación.

Receta de tortilla de patatas en FussionCook FC7 Smart

Imagen de una tortilla de patatas hecha con la FussionCook FC7 Smart
Imagen de una tortilla de patatas hecha con la FussionCook FC7 Smart

Ingredientes:

  • 4 patatas de tamaño mediano
  • Media docena de huevos
  • Opcionalmente, media cebolla
  • ½ medidor de aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto

Elaboración:

1. Pelar y trocear la media cebolla.

*En caso de no utilizar cebolla, obviar este paso y calentar el aceite al tiempo que se trocean las patatas.

2. Verter el ½ medidor de aceite en el cubilete de la FussionCook, seleccionar el ‘Menú Freír’ y echar la cebolla para que se dore.

3. En lo que se dora la cebolla, pelar y cortar las patatas, procurando un grosor fino para que se puedan freír bien. Reservarlas.

4. Revisar que la cebolla no se queme y añadir un poco de sal al gusto y tras esto, añadir las patatas, removiéndolas para que se integren bien con la cebolla.

5. Cerrar la FussionCook y programar el ‘Menú Verduras’ por 15 minutos.

6. Mientras tanto, batir los huevos con sal al gusto.

7. Pasados los 15 minutos, la FussionCook avisará del fin del programa, por lo que habrá que despresurizarla con cuidado de no acercarse al foco de vapor y tras esto abrirla.

8. Añadir los huevos batidos e integrarlos con las patatas.

9. Seleccionar el ‘Menú Horno’ por 7 minutos con la válvula abierta.

*En caso de preferir una tortilla más jugosa, se puede seleccionar el menú por unos 3 minutos. Para comprobar si está hecha o si necesita un poco más de cocción basta con comprobar que los bordes estén hechos para que no se quede pegada al dar la vuelta.

10. Pasado este tiempo, darle la vuelta a la tortilla con un plato como se haría normalmente y programar el mismo menú de antes. Es recomendable ayudarse de unos guantes de cocina o un trapo, ya que el cubilete estará caliente.

11. Una vez terminado el programa, bastaría con desmoldar nuevamente y emplatar al gusto.

Diseño y tecnología revolucionan el concepto de cocina

Infografia del diseño y tecnología de la FussionCook FC7 Smart
Infografia del diseño y tecnología de la FussionCook FC7 Smart

FussionCook ha llegado para quedarse y es que en tan solo un aparato es posible encontrar todos los beneficios de la cocina tradicional. Seguramente hasta el mismísimo Ferrán Adriá cuenta en su cocina con una FussionCook. Estamos seguros que hasta los chefs más ricos del mundo cuentan en sus cocinas con una FussionCook.

Gracias a la cocina a presión es posible conservar alrededor del 95% de las propiedades de los alimentos, reduciendo al 50% los tiempos de cocción. Con esto no solo se agiliza la cocina, sino que se reduce el gasto energético en un 70%, logrando reducir la factura de la luz y de paso contribuyendo a la sostenibilidad del medio ambiente.

Atrás quedaron las salpicaduras, los derrames en el horno y la pila de cacharros para fregar, ya que en un único cubilete se pueden preparar raciones para toda la familia. La FussionCook guarda la esencia de la comida de la abuela, pero mejorada, logrando que la agilidad y la eficacia sean sinónimos de sabor y ante todo salud.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

FussionCook, reinventando la cocina de la abuela