¿Qué platos gallegos podemos preparar con un robot de cocina?

La empanada, el pulpo o incluso unas filloas se pueden hacer en poco tiempo y sin apenas nociones de cocina. Además, como podemos pesar los ingredientes, no habrá errores de cálculo


El petróleo del siglo XXI es el tiempo. El verdadero objetivo que la mayoría anhela es poder rascarle minutos al reloj para pasar tiempo con los amigos, la familia y, por supuesto, con la pareja. Uno de los ladrones de ratos libres principales suele ser la cocina. Por eso no es nada descabellado, más bien todo lo contrario, llegar a la conclusión de que un robot puede ser el aliado perfecto para aquellos que busquen disfrutar de un tiempo de calidad en pareja, sin manchar, y con platos apetecibles y muy sanos. Aunque saltan las dudas cuando uno se plantea adquirir este tipo de electrodomésticos lo cierto es que solucionan mucho más la vida de lo que uno pueda imaginarse; sobre todo porque el completísimo recetario de la mayoría de ellos nos permite jugar con todo tipo de combinaciones y algunos, como MyCook, ponen a nuestra disposición más de cien recetas gallegas: importantísimo para seguir a rajatabla la dieta atlántica y aprovechar los sabores de la gastronomía local. Pero vamos por pasos.

Francisco J. Fernández Insua, director comercial de Cenor, explica que una de las mayores virtudes de los robots de cocina es que permiten pesar los ingredientes en cada paso, por lo que aunque uno no sea especialmente ducho en la cocina no tendrá problemas con el resultado de las recetas. Además, menciona este experto que en el caso de MyCook, uno de los mejores robots de cocina que existen hoy en día en el mercado, «cuenta con funciones para cocinar al vapor, nos informa del valor nutricional de la receta, e incluso permite configurar los alimentos a los que tenemos intolerancia y, en este caso, sólo presentaría recetas sin estos ingredientes».

Centrándose en la cuestión de economizar el tiempo, recuerda Insua que «la cocción con robots es totalmente automática, por lo que el máximo tiempo que le dedicamos a cocinar con ellos es en la preparación previa de los ingredientes para echar durante el proceso de cocinado, el resto del tiempo no es necesario estar en la cocina, solo cuando emiten un sonido: bien sea porque se necesita añadir un ingrediente o porque se acabó un proceso». Se intuye con esto que estos electrodomésticos están enfocados a personas que no tienen tiempo para cocinar o no saben más que preparar unas patatas fritas. Se reconoce el experto de Cenor en estos perfiles. Antes comía de bocadillo o en una cafetería, hoy me atrevo hasta hacer coulants. Aunque, bueno, lo hace el robot; yo solo soy un pinche que hace lo que dice el señor MyCook». Y, como ayudante, Insua también se ha tirado al monte con el recetario gallego: «Hace unos días hice una merluza a la gallega, que me quedó de rechupete», asegura. Lejos de tener que estar pendiente de no se que no se queme el ajo haciendo la ajada o de encontrar el punto del pescado, solo tendremos que cortar los ingredientes e ir distribuyendo los alimentos del modo que indican las instrucciones de este plato.

La empanada gallega es una de las elaboraciones que queda más resultona. Y la que más miedo da a la mayoría de cocillas. En este caso solo tendremos que añadir los ingredientes líquidos (aceite, agua, vino blanco y la mantequilla) y programar. A continuación se pone el huevo y la levadura. De nuevo, programar. Agregar harina, pimentón dulce y sal. Y ahora, ¿amasar? Nada de eso. El robot MyCook cuenta con una función velocidad "Amasado"; así que lo que obtendremos prácticamente sin hacer nada es una masa que tendremos que dejar reposar una hora. Para hacer el relleno, todo consiste, de nuevo, casi, en cortar-echar en el recipiente y programar. Y así sucesivamente. Imposible hacerlo más sencillo.

Pues lo mismo ocurre con las filloas. Con MyCook no corremos el riesgo de echar brazo preparando el amoado con barilla, ya que es el robot el que hace el esfuerzo por nosotros mezclando la leche, los huevos, el agua, la harina, la sal y el anís. Lo único que corre por nuestra cuenta es echar la masa en la sartén e intentar que las filloas no se despeguen. Además de estos platos, muy adecuados para la época del año en la que nos encontramos, podemos perfectamente optar por unas vieiras, un pulpo á feira o si lo que nos pierde es el dulce, una bica. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

¿Qué platos gallegos podemos preparar con un robot de cocina?