Las kilocalorías que alegran el paladar

Las celebraciones navideñas se encuentran a la vuelta de la esquina y alguno ya empieza a hacer cuentas de los excesos que se puede permitir. Para que la cuesta de enero no se haga demasiado dura, el barman Pablo Mosquera te echa una mano con las cuentas


Estamos todos de acuerdo en que es mejor prevenir que curar. Es cierto que las fiestas navideñas quedan todavía lejos (aunque las luces de Regent Street en Londres se hayan encendido ya el jueves 14, estableciendo el inicio oficial de la Navidad), pero para los que quieran ir celebrando, no estaría de más que tuviesen en cuenta las calorías que ingerirán, no solo en formato sólido, sino también en el líquido.

El bartender Pablo Mosquera, del Bora Bora Tiki Bar de Viveiro (premiado como mejor bar tiki de España en el 2018 y regentado por Domingo González) nos orienta un poco acerca de este asunto. «Por lo general, la gente no es muy consciente de las kilocalorías que contiene un producto o la unión de varios ingredientes, de modo que mucho menos se hace a la idea de las calorías que contienen las sabrosas bebidas que se toman por estas fechas, o en su ocio cotidiano», analiza. El barman betanceiro se apresura a comparar: «Una copa elaborada con ginebra o ron tiene las mismas kilocalorías que un plato de paella. Y si resulta una verdadera barbaridad tomarse ocho platos de paella, deberíamos tener la misma percepción con ocho Gin & Tonics». «El año que viene, la nueva normativa europea obligará a todos los productos a especificar sus ingredientes y sus azúcares, además de su tabla calórica», avanza.

Gin & tonic

213,7 kilocalorías. Pablo Mosquera insiste en que variar de marca de destilado afecta sobremanera a la diferencia de calorías de una receta a otra. El Gin & Tonic y el Cuba Libre son dos ejemplos de ello. En su G&T, Mosquera utiliza mano de buda cosechada en Galicia. «También somos potencia en la plantación de este cítrico tan estilista y exclusivo», asegura. La ginebra utilizada aporta 131,8 Kcal. (5 centilitros).

Sex on the beach

166,8 kilocalorías. Este popular trago se elabora con base de vodka, más licor de melocotón y zumos de arándanos y de naranja. La versión de Pablo Mosquera, Sex on the Covas, es aún más contundente, con 273,10 Kcal. «Las visitas nocturnas a Covas requieren mucha energía», bromea el bartender del Bora Bora de Viveiro, mejor bar tiki de España en el año 2018.

Dark and stormy

342 kilocalorías. Ginger Ale, zumo de lima y sirope de jengibre para completar una base de ron en el Oscuro y Tempestuoso trago creado en el siglo XIX en las islas Bermudas, donde es la bebida «no oficial». En este caso, Pablo Mosquera elabora un sosias llamado Lotería Nacional que rebaja hasta las 239,70 kilocalorías en el que mezcla un ron Millonario sobre la base del Dark and Stormy. En el original, el sirope de jengibre aporta un centenar de kilocalorías.

Piña colada

341 kilocalorías. «En este cóctel, cambia mucho si se usa leche de coco o puré de coco, como en nuestro ejemplo», advierte Mosquera. Además, lleva ron, zumo natural de piña (lo que rebaja las calorías con respecto al procesado), y coco rallado. La versión para el Bora Bora alcanza las 446,10 Kcal. (utiliza otros ingredientes, como Frangélico y tequila, y tiene un regusto navideño a mazapán). «Es la fusión entre el Caribe y la Navidad con tu abuela», espeta.

Cup de cava

2.203 kilocalorías (para quince).  Ideal para compartir, elaborado con dos botellas de cava, licores de naranja, melocotón y manzana, 300 gramos de frutas variadas y sirope casero de plátano. «En realidad, la potencia calórica no es tan alta y además, uno puede engañarse pensando que se acerca a los 400 gramos diarios de fruta recomendados», dice Mosquera.

Mojito

193 kilocalorías. Aunque el ron es uno de los destilados que más calorías tienen, el mojito compensa en su receta la carga calórica. Incluso su adaptación Limonada de la abuela, con ínfulas de aperitivo y vermú entre sus ingredientes no sobrepasa las 227,5 kilocalorías. «Un daiquiri suave», compara Mosquera.

Smoothie de chocolate

445 kilocalorías. Incluso la versión creada por Pablo Mosquera para el Bora Bora, con Kinder Bueno, una bola de helado y decorado con caramelo interno, ronda las 400 kilocalorías, pero cuando se acerca la Navidad, este tipo de sabores son protagonistas absolutos.

Sorbete de frutos rojos

386 kilocalorías. «Para cuando te hace falta un toque de alegría, pero lo quieres sin alcohol», avanza el barman del establecimiento viveirense. Moras, frambuesas, arándanos, jengibre y zumos de piña y de lima componen este sabroso y refrescante sorbete con toques dulces y picantes. Se elabora en batidora con hielo y se decora con una cereza al marraschino. Calorías sin penitencia. 

Qué comer para evitar las resacas que vienen

Laura G. del Valle

Además del agua de coco, que será imprescindible para asimilar los excesos, tus mejores aliados serán los frutos rojos, las verduras de hoja verde y la avena

La resaca es, a todas luces, una contradicción que empieza incluso antes de percibir sus efectos. Lo sabemos todos: esa primera copa que juramos que va a ser la única de la noche (no se conocen casos de éxito); ese no voy a mezclar tipos de alcohol o sin ir más lejos, y ya entrando en harina, ese quiero y no puedo cuando nos despertamos con un dolor de cabeza comparable a tener a los Scorpions ensayando sobre nuestra cabeza. Ahí comienza la verdadera disyuntiva. Ir al gimnasio a sudar los excesos nocturnos es lo que debes. Quedarte en el sofá viendo Netflix es lo que haces. Y, por supuesto, elaborar un menú variado, repleto de verduras y líquidos es lo que tienes en mente. Pero...claro, acabas pidiendo pizza. Otro día más.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las kilocalorías que alegran el paladar