Del envejecimiento prematuro a la calvicie incipiente: qué comer para evitar problemas «beauty»

Los estudios relacionados con a la alimentación revelan que hay determinados productos que ayudan a mejorar la calidad de la piel o a cuidar el cabello. Pero también existen los que, gallegos por cierto, contribuyen a un funcionamiento óptimo del organismo


- «¿Sabes por qué en Lepe ponen ajos en la carretera nacional?»

- «Porque es bueno para la circulación»

Efectivamente este chiste, uno de esos tantos que en los noventa dio a conocer a los habitantes de este pueblo onubense, tiene más razón que un santo. El ajo, ese chimpún que da el toque maestro a infinidad de platos (y que los extranjeros piensan tenemos demasiado en cuenta) no solo hace más apetecibles comidas y cenas, sino que además tiene beneficios que ya hubiese querido conocer Victoria Beckham hace unos años. Además de propiedades antioxidantes, antisépticas y bacterianas (pocos se lanzan pero su consumo en crudo a diario ayudaría a combatir la gripe por la producción de alicina), es el aliado que necesitamos para mejorar la circulación. Se debe a que al tratarse de un condimento rico en vitamina B, que reduce los niveles de hemocisteína, un aminoácido que influye en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y, además, provoca el endurecimiento de las arterias.

El kale, o mucho menos hipster, la berza, es otro de los productos que mejora la circulación sanguínea. Elevada al Olimpo de los superalimentos por su compendio de ácido escórbico, clorofila y antioxidantes, como reveló un estudio de la facultad de Ciencias de la Universidad de Vigo, su alto contenido en vitamina C contribuye a mejorar la circulación sanguínea. Esta vitamina fortalece las arterias y los capilares y previene la formación de coágulos, ayudando a que la sangre fluya mejor. 

Las berzas y el ajo, que forman parte de la cesta de la compra habitual de la mayoría de los gallegos, se ha comprobado que tienen innumerables beneficios. Pero los constantes estudios que se realizan en torno a la alimentación han podido hilar muy fino en cuanto a las contribuciones de cada producto. Por eso vamos a desgranar qué alimentos son mejores, y por qué, para la piel, el corazón, el pelo o para mejorar el tránsito intestinal.

Precisamente la ex spice girl, siempre atenta a las mejoras que la alimentación puede tener en su físico, aseguró en la revista The Edit que «el secreto de una piel perfecta está en la cocina». Aunque no puede decirse de Victoria Beckham que sea una gurú científica lo cierto es que razón no le falta. La ahora diseñadora asegura que consume todos los días alguna variedad de pescado azul por su alto contenido en omega 3. De acuerdo con una investigación realizada por la Universidad de Manchester en Reino Unido, consumir Omega 3 ayuda a contrarrestar los efectos negativos del sol e incluso a evitar el melanoma o cáncer de piel. Además, el salmón, por ejemplo, ejerce de antioxidante por contener altas dosis de vitamina A y E, que ayudan a combatir los radicales libres (que afectan negativamente al envejecimiento). 

El té verde, por su parte, también ayuda a mejorar el aspecto de la piel por tratarse asimismo de un potente antioxidante. Sin obsesionarse con su consumo, una o dos tazas al día pueden ayudar en la lucha contra el odioso acné por su poder antimicrobiano y sus propiedades antiinflamatorias. Utilizar el té de manera tópica tampoco está de más si lo que buscamos es eliminar esta lacra cutánea. Como avala nuestra nutricionista y farmacéutica de cabecera, Belén Suárez Catrain, puede aplicarse sobre la piel limpia con unos algodones.

Evitar la caída del cabello

Metidos en harina beauty se puede hacer parada en la zona capilar. Tanto la vitamina A como la vitamina B son especialmente recomendables para prevenir la pérdida del cabello. La vitamina A se encuentra en huevos, el aceite del pescado, de girasol o de oliva. La vitamina B, por su parte, la tenemos en carne vacuna y porcina (ojo con hincharse ahora a filetes, recordemos la recomendación de la OMS), el pollo, la soja, los huevos, las legumbres y los frutos secos. Es necesario hacer hincapié, también, en el hecho de que el 90 % de nuestro cabello está compuesto por proteínas, que, por supuesto, se obtienen a partir de la alimentación. Una dieta pobre o carente de proteína animal o vegetal puede perjudicar y mucho la salud capilar.

La factura que pasa el abuso de una mala alimentación se refleja en el físico de cada uno en infinidad de formas, pero nuestro organismo también lo nota y mucho. El tránsito intestinal es uno de los primeros damnificados del abuso, por ejemplo, de alimentos ultraprocesados: con muchas grasas saturadas y muy poca fibra. Aunque pocos consideran esta práctica, Suárez Catrain está de acuerdo con los que promulgan que la ingesta de una cucharada de aceite de oliva virge en ayunas ayuda y mucho a regular el tránsito intestinal. Pero hay alternativas si eso de empezar el día con aceite no te convence. Tomar un kiwi, que además puede ser gallego, a primera hora, sobre todo si se mezcla con un yogur desnatado, es una opción perfecta para lograr este objetivo. 

Las ciruelas deshidratadas son muy eficaces para combatir el estreñimiento por su alto porcentaje en fibra. Los especialistas recomiendan tomar 6 ciruelas pasas por la mañana. Para otros momentos del día son también muy recomendables las alubias blancas. Un consumo de dos o tres raciones a la semana puede ayudar a mejorar este problema.

también en sabe bien

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Del envejecimiento prematuro a la calvicie incipiente: qué comer para evitar problemas «beauty»