«Tengo todas las guías Michelin del mundo»

Antonio Cancela es el único, junto con un coleccionista belga, que ha conseguido todas las ediciones de la prestigiosa publicación. En total son 940 números editados en 34 países de la conocida guia roja. Y todos están en la librería de su casa de Carballo


Uno de los mayores coleccionistas de guías Michelin no es francés, como podría parecer. Sino de Carballo. Antonio Cancela es el único, junto con un coleccionista belga, que tiene todas las guías Michelin del mundo. Así de simple y de complicado a la vez. En la estantería de su casa están todos los libros que la famosa guía turística ha publicado en todo el mundo, desde la primera que se editó en Francia en 1900 hasta la actual. Y así en todos los países en los que se publicó el magazine. Incluso tiene una de las más difíciles de conseguir y su preferida, la primera de España, que es de 1910.

«Es la más bonita de todas. Además tuve que discutir mucho con los coleccionistas franceses para convencerlos de que esta edición era mucho más difícil de conseguir que la primera guía Michelin, publicada en Francia, en 1900. Y les dije: ‘La guía más solicitada y más querida es la francesa, pero la más difícil no. ¿Vosotros habéis tenido alguna vez en la mano la primera guía de España? No. Pues, ¿entonces? Porque no hay. De la de Francia, de 1900, se editaron 32.909 ejemplares y de la de España no tengo el dato porque se desconoce, pero considero que no llegó ni a mil ejemplares. Por eso es casi imposible tenerla’. En el mundo solo hay localizadas doce y yo tengo tres. Para que te hagas una idea. Y de la de Francia hay localizadas unas doscientas», dice muy resolutivo y conocedor de lo que habla.

De esta edición tan especial, reconoce que le «chifla» todo en ella. Pero, sobre todo, el color de la portada y el tipo de papel: «Eso ya es una valoración subjetiva, pero que es la más difícil de conseguir eso es objetivo. Es un dato que lo tengo contrastado», insiste este amante de la guía turística por excelencia, que cuenta también que cada dos años se celebra una subasta de estos libros en Clermont-Ferrand, en el país galo, y que «es raro que no haya tres o cuatro de la edición de Francia de 1900. De España, ni la primera, nunca hubo nada. Y eso ya es otro dato», corrobora.

Tras despejar esta duda con toda una serie de datos irrefutables, Antonio reconoce que no hay nada que le llegue a apasionar más que esto. Porque además de coleccionista es todo un estudioso del tema, en su página web www.cancela.org se pueden consultar sus informes estadísticos sobre la materia. Le gusta analizar y estudiar las guías, de las que obtiene llamativas curiosidades. Por ejemplo: «En España se edita la guía en 1910, 1911, 12, 13 y 14. Y ya salta al 17, al 20, al 27, al 29, al 30, y luego viene una publicación que es del 37 y 38, y en esa guía encontré una cosa muy curiosa. Al publicarse en la República, ¿qué hicieron? Pues a 17 hoteles de España que tenían nombres relacionados con la monarquía, se los cambiaron. Por ejemplo, al hotel Alfonso XIII de Sevilla lo llaman Andalucía Palace, el Reina Victoria de Alicante pasa a ser hotel Victoria, el Príncipe de Asturias de Málaga es el hotel Miramar, así hay varios», dice.

Coleccionista desde niño

La afición le viene desde bien pequeño cuando comenzó a coleccionar folletos de los hoteles a los que iba con sus padres. Tiene 8.400 de 140 países. Después se le dio por las guías Michelin: «Las nuevas, que son unas 35 cada año, las consigo por Internet y en las librerías. Las antiguas, pues poco a poco. Fui empezando en 1980 a coleccionar en las librerías de ocasión. Siempre visito y llamo a muchas librerías de España y del mundo. Luego tenemos una asociación de coleccionistas de la guía Michelin a nivel mundial que está en Francia y somos doscientos y pico socios, y también intercambié algunas con otros coleccionistas», asegura este forofo de la hostelería que no suelta prenda sobre el dinero que se ha gastado: «Bastante, bastante. Nunca lo quiero decir, pero mucho. Hace dos años se vendió en una subasta la primera guía de Francia, la de 1900, en 23.000 euros. La primera de España se vendió en 12.000 euros», dice. Además, reconoce que su colección tiene un valor incalculable: «¿Cuánto puede valer una colección que a día de hoy sería imposible de conseguir? Es imposible», añade.

Este apasionado en hoteles y restaurantes también visita siempre que puede los locales que recomienda la guía. De Galicia los conoce todos, pero de España es muy complicado: «De tres estrellas Michelin hay once; de dos, 25; y de una, 170. De Galicia sí. Los que quieras. Los que están recomendados y los que tienen estrella. Todos. Y muchos hoteles», porque además de coleccionista también es un gran viajero: «Cuando voy de viaje a una ciudad hay cinco cosas que no fallan. El hotel más interesante que haya. Si no estoy alojado, lo visito. Un buen restaurante. Los cafés antiguos, que me chiflan. Tengo hasta 128 cafés localizados por ciudades. La catedral, si hay catedral, y el museo más importante. Son las cinco cosas que yo visito siempre», confiesa.

En la imagen de arriba aparece la portada de la primera guía Michelin publicada en España, en el año 1900. Según explica Cancela, es una de las guías más difíciles de conseguir porque cree que apenas se publicaron unos mil ejemplares y solo hay doce localizados. En la imagen de abajo aparece una alusión al Balneario de La Toja donde reseña los beneficios de las aguas termales y «las distracciones de la temporada».

¿Qué estrellas Michelin brillan en Galicia?

Laura g. del valle

La Guía Michelin ha premiado sus locales por los emplatados, sus arriesgados sabores y el absoluto respeto al producto

Aquel año se estrenó El imperio contraataca, la secuela de La guerra de las galaxias. También en 1980 se quedaron huérfanos los seguidores de John Lennon, que murió asesinado a las puertas del edificio Dakota de Nueva York tras recibir cinco disparos. Y en un lejano Madrid comenzó a gestarse ese movimiento musical y social conocido como La Movida. Estos hitos no pasaron inadvertidos en la esquina noroeste peninsular. Entonces eran la música y el cine el centro del panorama cultural. Por eso, aunque en ese mismo 1980 tres restaurantes gallegos consiguiesen por primera vez una estrella Michelin, el acontecimiento no causó demasiado interés. No estaba la gastronomía en el punto álgido en el que ahora se encuentra, ni tenía la clase media especial interés en gastar sus ahorros en lo que, para muchos, solo eran «restaurantes caros». Tampoco la Guía Michelin y su galaxia suscitaban la expectación que hoy generan.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Tengo todas las guías Michelin del mundo»