Platos con msviolencia grfica que el cocido que censur Instagram

Tras el revuelo generado por elcocidogate, repasamos algunos de los productos menos estticos de la gastronoma espaola. La cocina gallega tambin tiene hermanos feos, pero muy sabrosos


Como Chenoa cuando Bisbal la dej, Richard Barreira se enter por la prensa. En este caso el tema era menor, pero ha acarreado una polmica casi de la magnitud de la ruptura de los triunfitos. Despus de que Instagramcensurase la foto del cocido de este gallego porinfringir las normas comunitarias que incluyen violencia grfica, la red social de Mark Zuckerberg pas de puntillas por la situacin y volvi a permitir que los garbanzos y el chorizo campasen a sus anchas por la galaxia digital. Eso s, Barreira dijo que no recibi disculpa alguna, al menos de manera directa, y descubri gracias a los medios de comunicacin el giro en los acontecimientos.

No es la primera vez que las redes sociales meten la pata de manjera semejante. En el 2016, por ejemplo, Facebook boicote un boceto del pintor alemn Hans Holbein en el que apareca una mano. Imgenes del todo inocuas pasaron repentinamente al ostracismo por razones diversas. Tras el cocidogate, si uno se pone a pensar en platos que podran sufrir los pormenores del algoritmo de Instagram, vienen a la mente productos y alimentos, por decirlo en cierta manera, difciles de mirar. Y aunque los ms listos saben que no hay que comer por los ojos, para algunos es inevitable perderse en los prejuicios. Repasamos algunos de los alimentos que no han sido bendecidos por la diosa Afrodita. Pero que Instagram los tenga en su gloria.

Lamprea

Se trata del monstruo marino por excelencia, y campa a sus anchas en aguas gallegas, concretamente en el tramo final de la desembocadura del ro Mio, donde se nutre alimentndose de la salgre de otros pescados. Pese a su aspecto exteriores un producto especialmente apreciado por grandes chefs de la comunidad como Luca Freitas (A Tafona),Iaki Bretal (Eirado da Lea, Pontevedra) o Ivn Domnguez (NadO, en A Corua). Por algo ser.

Sesos

Aunque la casquera vive en la actualidad un momento inmejorable, para algunos an sigue siendo imposible meterse entre pecho y espalda unos riones, unas criadillas o unas manitas. Los sesos, por supuesto, son para nota, y generan an ms rechazo de lo habitual. De hecho, la receta ms popular es esa en la que este producto se reboza, intentando maquillar su aspecto y, por otro lado, dejando un resultado espectacular. Los de cordero son especialmente valorados.

Percebes

View this post on Instagram

This seafood was one of the reasons for visiting Portugal. Goose barnacles are filter-feeding crustaceans that live attached to hard surfaces of rocks and flotsam in the ocean intertidal zone. In Portugal and Spain it is a widely consumed and expensive delicacy known as percebes. Delicious! 😋 / Эти рачки были одной из причин посетить Португалию. Морские уточки — подотряд усоногих ракообразных. В Португалии и Испании они широко употребляются в пищу и являются дорогим деликатесом (известным как percebes). Их коммерческий сбор осуществляется на северном и западном побережье Пиренейского полуострова. Оч вкусно! 😋 #foodiegram #foodie #instafood #foodlover #percebes #seafood #travel #seafoodlover #foodporn #foodphotography #food #foodphoto #foodpics #instatravel #travelgram #traveling #travelling #vacation #holiday #portugal #португалия #путешествие #путешествия #отдых #едалюблютебя #морепродукты #фудпорн #еда #вкусно #мирдолжензнатьчтояем

A post shared by Sergei Kim (@mikyegres) on

Es sin duda el producto que ms fobias genera. Antes de ser probado, claro. Para los turistas extranjeros es una verdadera atraccin el simple hecho de atreverse a probar manjar semejante. Es el ejemplo hegemnico de que la belleza est en el interior; porque de este crustceo han llegado a decir que es un insecto, una mutacin de un caracol e incluso, un titular que navega por Google lo compara conKiko Rivera (por eso, al parecer, de ser feo pero rico).

Callos

SIn paos calientes. Las tripas de un animal, as a priori, no tienen muchos adeptos. Hay que saber vender el producto. Y ah estn los callos locales, bien cargaditos de garbanzos, para suavizar tensiones. Sin embargo, ms valientes que en la esquina noroeste peninsular, en Madrid por ejemplo, lucen mondongo sin dobleces. Es cierto que bien cocinados, los callos son una delicia, pero la textura echa a muchos para atrs, sobre todo a esos urbanitas que han tenido poca o ninguna relacin con los productos de la matanza.

Los lmites de la creatividad

Hay veces que un producto es feo, y lo nico que se puede hacer es enmascarar su aspecto de algn modo ingenioso o asumir que elfsico no tendr relevancia alguna una vez pase del cubierto a la boca. Pero cosa distinta es ponerle ganas a hacer de un emplatado algo esperpntico. Esto es, al menos, lo que pens el community manager de la Gua Michelin de Reino Unido cuando vio esta obra.Basta ya era el mensaje que acompaaba a una imagen que habla por s sola. Pertenece al restauranteFalco de Leipzig (Alemania), que tienen dos estrellas Michelin. Se trata de un postre elaborado con tomate tamarillo heladocon champn servido sobre una capa de arena de nueces tostadas, setas y polvo de algas, encima de la chancla. Su precio era de 11 euros.

tambin en sabe bien

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una seleccin de contenidos para que los recibas cmodamente en tu correo electrnico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votacin
11 votos
Comentarios

Platos con msviolencia grfica que el cocido que censur Instagram