Estos son los mejores locales de comida rápida de Galicia

Habla pueblo habla y, si es sobre pizzas y hamburguesas, mejor. Te presentamos los bares y restaurantes más alabados por los comensales que disfrutan, y mucho, de un homenaje repleto de calorías


Lo dijo Channing Tatum: «La vida es demasiado corta para perderse cosas geniales, como una hamburguesa con queso». El actor, que en más de una ocasión ha confesado que el placer del que más disfruta cuando los rodajes no le exigen un peso determinado es atiborrarse a comida rápida, es solo uno más de esos miles de mortales que, en ciertos momentos, lo darían todo por un sándwich mixto, un kebab o las más grasientas patatas fritas. Porque aunque la vida healthy es la vida mejor, es difícil escapar de los deseos hipercalóricos. Más el fin de semana. Así que si vamos a permitirnos la licencia de echarle un pulso a nuestras arterias por lo menos que sea en los locales número uno. Según las puntuaciones y comentarios soberanos que el pueblo deja en plataformas como TripAdvisor y Google, y junto a las reseñas de los mejores blogs de comida en Galicia, hemos establecido un ránking. Este es el veredicto.

Vigo

La Galeguesa: Se trata de un restaurante kilómetro 0 que sacia como pocos nuestras ansias de hamburguesa. Y con elaboraciones tipo gourmet combinadas con los mejores productos gallegos, pan artesano del día, quesos locales y verduras de temporada de productores de proximidad. En Tripadvisor es de los restaurantes de hamburguesas que se lleva más aplausos.

Don Marco: Muchísima atención a la pizza de salmón y aguacate de este local. Lejos de ser un quiero y no puedo, sorprende a todos los que la piden. El resto de versiones, preparadas en horno de leña, son también todo un acierto. Incluso esa que tiene patatas, especial para valientes. Los precios, además, son asumibles para todo tipo de comensales: de hecho, hay alguna que no llega a los 7 euros.

A Coruña

Hangar: Situado en Arteixo, quienes han probado sus hamburguesas dicen que no hay otras semejantes. Merece la pena la ruta hasta el concello vecino para catar sus contundentes versiones. Pese a la reducida carta casi nadie sale descontento de unas combinaciones que pasan por mezclar vaca de la mejor calidad con panceta ibérica y quesos, acompañado todo esto de las croquetas más crujientes y huevo frito, en la más deliciosa oda al colesterol. Ayudan a la buena imagen del local que las bebidas siempre se sirvan bien frías y los económicos precios. 

Para los que prefieren quedarse en calles herculinas también hay opciones de hamburguesas más que sabrosas. Las de Barlovento o Carnivale son de las mejor valoradas por los consumidores.  

Saporita: Si por algo se distingue A Coruña con respecto al resto de ciudades gallegas es por la amplia variedad de pizzerías que ofrece la urbe. La Saporita parece ser, por consenso, la mejor de la ciudad según los ránkings. Exquisitas, espectaculares, son algunos de los comentarios que pueden leerse en webs como TripAdvisor. Las masas finas son de lo más alabado, igual que sus combinaciones, tradicionales pero con un toque distinto. Ojo a la de mozzarella, criollo, champiñones y salsa de trufa. 

Ourense

La Pepita: En prácticamente todas las ciudades gallegas es ya un clásico para los amantes de las hamburguesas. Además, en La Pepita el uso de ingredientes naturales y productos frescos hace que la conciencia azote algo menos una vez se cruza el umbral del local. Si ya se te hace la boca agua puedes probar la burguer del mes: hamburguesa de cerdo celta, guacamole, canónigos, mayonesa de Sriracha y verduras encurtidas. Según los responsables del local, un bocado de este mix te traslada inmediatamente a Vietnam. 

Rocko: Un clásico de la ciudad de As Burgas para comer pizza. Eso sí, son contundentes. Si buscas una versión liviana para matar el antojo este no es tu sitio. Los precios súper económicos y las habituales ofertas hacen el resto a unas pizzas que tienen ingredientes como cangrejo, pollo o ternera gallega.

Lugo

Papéame: Solo apto para aquellos que tienen algo más que buen diente. Las raciones abundantes son parte del éxito de este local que para muchos es parada obligatoria del gocheo. Los bocatas y las hamburguesas son lo mejor de su carta. Pero quien avisa no es traidor. Una de las más suculentas lleva (atención): doble carne, extra de queso, lomo, bacon, jamón york, salchicha, tortilla francesa, tomate, lechuga y cebolla caramelizada. ¿El tamaño? De 850 gramos o de 1,4 kilos. Ahí es nada. Entre los comentarios que más abundan, ese que dice que es como comer en casa de tu madre. 

Mangiarte: Como estar en una trattoria. Así te sentirás nada más poner un pie en este pequeño local lucense. Para los que han estado bien merece la pena arriesgarse a comprobar que esté abierto (no todos los días hay la misma suerte). Las pizzas, bien cargadas de chicha, tienen de todo: desde una mezcla de anchoas con pimentón dulce, a otra que incluye calabacín, nueces y nata a alguna versión que ha llegado a incluir "crema de fabas". También las hay clásicas para los más ortodoxos. Lo más alabado son los ingredientes de los platos, naturales y con mucho sabor. Las pizzas no puede decirse que sean napolitanas, pero tampoco lo pretenden.

Santiago

A Vaca: Exagerados o no, lo cierto es que algunos dicen de sus hamburguesas que son «las mejores de sus vidas». El pan gallego y los productos locales convecen y mucho. También el hecho de que se encuentre en pleno centro compostelano. La salchicha artesana gallega también merece la pena probarla. Igual que los postres, que triunfan entre los comensales. Eso sí, para algunos el tamaño de los platos escasea, así que no está mal inclinarse quizás por algo de picar antes de la enchenta final.

Los vegetarianos tienen una alternativa en el número 1 de bares de Santiago según Tripadvisor. Se trata de Entre Pedras. Sus hamburguesas de frutos secos o lentejas verdes son una opción perfecta para los que intentan reducir el consumo de carne. Y el hummus, un imprescindible. 

Sicilia in bocca: En Rosalía de Castro se encuentra uno de los templos de las pizzas de la capital gallega. Y esto es decir mucho teniendo en cuenta la cantidad de universitarios que plagan Compostela. Su masa fina es un referente y el hecho de que el personal sea italiano se nota en cada plato. No obstante, la amplia carta y las licencias como la incorporación de carne picada a una pizza podría ser puesta en cuarentena por algún residente en el país transalpino.

Pontevedra

 Euroburger: Comida casera que sabe a gloria. Las hamburguesas destacan entre el resto de la carta (sobre todo la de buey), y eso que no es pequeña. Hay quien asegura que el nombre del local no es la mejor carta de presentación para un local que pese a que tiene todos esos productos que gustan un domingo de resaca, gozan de excelente calidad. 

Il Piccolo: Conocido porque le acompaña el titular de «mejor pizzería europea fuera de Italia», más allá de los premios se ha labrado su fama a pulso pese a la dura competencia. Además, tiene el honor de aparecer en las recomendaciones de la prestigiosa Guía Michelin. Las pizzas, que el chef Francisco Ianelli sigue preparando con cariño, cumplen con las expectativas, aún estando estas por los cielos. Por cierto, lo de que el secreto está en la masa, en el caso de este chef es completamente cierto. No se lo revela a nadie.

Ferrol

Hamburguesería Jose's: Perfecto cuando lo que apetece es comida de batalla: bocadillo, sándwich o hamburguesa. La carne es de una calidad excelente, y es lo que más valoran los clientes. Además, hay variedad en los complementos con los que uno puede acompañar el plato principal.

El Cantegril: Este local de comida italo-uruguaya debe buena parte de su reputación a sus pizzas. Sus elaboraciones artesanas encandilan a cualquiera y tienen opciones sin gluten, para celíacos. Los precios son muy asequibles y, los que prefieren opciones verdes tienen una amplia variedad de ensaladas que no tienen nada que envidiar a la mejor de las pizzas. Por encargo, por cierto, preparan una masa de garbanzos.

La pizza perfecta: ni piña ni lacón con grelos

Laura G. del Valle

El chef Francesco Ianelli asegura que aprovechar los productos locales es una buena opción, por eso cree que en Galicia lo más adecuado es ponerle marisco

Si a la pregunta de ¿cuál es el secreto de una pizza perfecta? la respuesta del propietario del mejor restaurante italiano de Europa (sin contar el país del Vesuvio) es "mucha paciencia", lo único que queda claro es que el santo Job debía hacer unas cuatro quesos increíbles. Pero aunque hay que rascar un poco para que Francesco Ianelli confiese cómo conseguir una pizza que parezca recién llegada del Quartieri Spagnoli de Nápoles, finalmente revela el misterio: "Además de las doce horas de reposo de la masa, que debe hacerse con cariño, harina, agua y levadura, es importante tener el horno a la temperatura adecuada, vigilar el tiempo y, por supuesto, un tomate pera muy maduro para la salsa y mozzarela de búfala". Para lo demás, según este experto, uno puede permitirse prácticamente cualquier licencia. Insiste, prácticamente.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

Estos son los mejores locales de comida rápida de Galicia