Estos alimentos son los culpables de tus malas digestiones

Es habitual, sobre todo en verano, que nos dedicamos más que nunca al placer de comer. La sensación de pesadez de estómago puede ser causada por productos que no contemplarías eliminar de tu dieta. Te contamos cuáles son los productos que te pueden jugar una mala pasada


La primera en la frente. Lo que no queremos escuchar en plenas vacaciones, y que tanto nos atormenta cuando tenemos delante un plato, al parecer es el culpable, en buena medida, de esas pesadísimas digestiones que dan al traste con la mejor de las sobremesas. «Para evitar estar hinchados lo primero que hay que hacer es reducir la cantidad de comida». Como siempre, ser prudentes con lo que nos llevamos a la boca es fundamental, también en este aspecto, como explica la especialista en nutrición, Fátima Branco. Y no es cuestión menor, porque en verano es habitual dejarse llevar por la holgazanería, el descontrol y el pasotismo para dar paso a enchentas repletas de salsas y aditivos varios. Pero a la hora de cuidar nuestro estómago no siempre son los enemigos que todos reconoceríamos a primera vista (cítricos de buena mañana, churrasco con chimichurri o verduras como el repollo) los enemigos a batir en esta lucha. Sigue leyendo y descubre que, siguiendo sencillas directrices, estar ligero como una pluma después de comer es muy fácil. Y sin recurrir a los clásicos antiácidos.

Una vez tenemos claro que es básico cerrar el pico a tiempo para evitar que el sistema digestivo tenga que realizar un sobreesfuerzo, hay que eliminar de la dieta, o reducir en la medida en la que nos preocupe (además de nuestra salud) nuestro delicado estómago, la bollería, los fritos y todos los productos grasientos. O, al menos, si no hemos sido consecuentes y no hemos podido evitar tirar de fritanga en un chiringuito o en casa de unos amigos, renunciar al postre para darle una tregua al ardor de estómago.

Pero esto no es todo si uno quiere pasar una jornada digna y sin sobresaltos. Ojo aquellos que creen que están cumpliendo religiosamente con una dieta variada y saludable. Porque sí, efectivamente, puede que estén siguiendo los cánones que marca la vida healthy, pero quizás su estómago no piense lo mismo. La lechuga está en el punto de mira. «Este producto tan veraniego provoca sensación de hinchazón a mucha gente, igual que el brécol, que también es muy sano pero a muchas personas les sienta mal», advierte Branco. Para una ensalada saludable, mejor optar por utilizar abundante tomate y dejar a un lado el que parecía un aliado verde.

¿Qué pasa con los lácteos?

En cuanto a los lácteos hay muchísima controversia y confusión causada por el auge de intolerancias varias, que se mezclan con problemas estomacales de otro tipo. Según explica esta experta, solo a las personas con intolerancia deberían sentarles mal. «De hecho, el yogur es beneficioso para casos de pesadez estomacal por tratarse de un probiótico». Tanto el yogur como el kéfir, tan de moda estos últimos años, ayudan a preservar la salud de la flora intestinal y fortalecen el sistema inmune.

Suma y sigue. Porque en nuestra dieta todavía hay más alimentos que pueden estar causándonos dispepsia (el término médico para definir una indigestión). El pescado azul forma parte de esta lista negra por tratarse de un producto graso. El bacalao, el abadejo o la lubina nos permitirán seguir mejor con el día que el salmón, las sardinas o el pez espada. Por supuesto, por extensión, ocurre lo mismo con las carnes rojas, más prejudiciales también a estos efectos que el pollo o el pavo.

La yema del huevo cocido

Lo que quizás no imaginábamos, y revela Branco, es que los huevos cocidos son un caramelo envenenado. «Esto es debido a que la yema se coagula y, por tanto, se concentra más grasa que en preparados como una tortilla francesa o un revuelto». Ahora que somos conscientes podemos enmendarlo, porque en cierta medida está en nuestra mano. Y no está mal traído esto de en cierta medida, pues esta especialista cree que parte de estos tediosos malestares, al igual que el aumento de personas que sufren intolerancias alimentarias, están muy vinculados a una merma en la calidad de los productos con respecto a hace unos años; de ahí la importancia de consumir comida real y de poner el foco, siempre, en el etiquetado de los alimentos con los que vamos a cocinar.

Pero, aunque ya es bastante, no todo es atender al estómago. Estar en buena forma física y dar largos paseos ayuda notablemente a mejorar la sensación de hinchazón. Una vez más, vida sana es sinónimo de cuidarse por dentro y por fuera. Y si acompañamos estos cuidados con una infusión después de comer estaremos cumpliendo a rajatabla con las pautas recomendadas para cuidar nuestras digestiones. ¿El consejo de la nutricionista? Optar por una infusión de jengibre o poleo menta. «Las bebidas carbonatadas, como una tónica o el agua con gas, también ayudan en estos casos».

Consejos prácticos

  • Especias en lugar de copiosas salsas

Los amantes de los sabores fuertes pueden empezar a combinar especias en detrimento de las salsas.

  • Los huevos, mejor en revueltos o en tortilla

En los huevos cocidos la yema se coagula y se concentra la grasa. Hay más posibilidades de sufrir con la digestión.

  • Infusión de jengibre para rematar

El consejo de Fátima Branco para rematar una comida copiosa es preparar una infusión de jengibre y, si no nos gusta, un poleo menta.

Estas ensaladas engordan más que una hamburguesa doble con queso

Laura G. del Valle

No te flageles ahora pero toma nota. Las ensaladas de cadenas de comida rápida llevan tantos aditivos y productos ultraprocesados que, según un análisis, finalmente acumulan más calorías que un Big Mac

El lavado de imagen que numerosas compañías de comida rápida (McDonald's, Burger King, KFC) se aventuraron a hacer cuando la fiebre healthy entró en nuestras vidas muchos lo acogieron de buen grado, viendo en los platos verdes unas alternativas saludables dignas de tener en cuenta cuando el amigo de turno se empeña en hacer parada obligada para hincharse a carbohidratos. Sin embargo, la diferencia, a efectos calóricos, entre la mayoría de estas ensaladas y una hamburguesa doble con queso es nimio. Tanto, de hecho, que en ocasiones hasta llegan a engordar más.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Estos alimentos son los culpables de tus malas digestiones