¿Batidora o licuadora? La guía definitiva para escoger con criterio

L. G. V.

SABE BIEN

Las bebidas verdes comienzan a hacerse un hueco hasta en la alimentación de los más escépticos. Descubre cuál es la alternativa que más se adapta a tus gustos

18 jul 2019 . Actualizado a las 16:50 h.

Todavía tienen detractores. Sobre todo por esa rabia que generan los alimentos que, de manera cíclica, se ponen de moda en las redes sociales bajo hashtags como #healthylifestyle o #fitlife. Las bebidas verdes llevan varios años en el punto de mira de aquellos que huyen de este mundo de likes y postureo. Sin embargo, sus propiedades y la comodidad de ingerir un chute de nutrientes en un par de tragos comienzan a conquistar hasta a los más escépticos. Porque una vez ha quedado claro que la palabra detox es mejor guardarla en un cajón vinculada a estos productos que prometen milagros (el riñón y el hígado, en un cuerpo sano, ya se encargan de limpiar nuestro organismo), es cierto que son una buena solución para consumir una cantidad importante de esa ración diaria de verduras y frutas que recomienda la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Llegados a este punto surgen varias dudas: qué alimentos combinar y, sobre todo, ¿qué electrodoméstico necesito para pasarme al lado oscuro healthy? Vamos a separar el grano de la paja y a descubrir para qué tipo de bebida es mejor usar una licuadora y cuándo es mejor optar por una batidora o una licuadora. En ambos casos, estos cacharros mezclan distintos alimentos hasta convertirlos en una masa homogénea; aunque la textura que obtendremos al final (y los beneficios para el cuerpo) difieren notablemente. 

Batidora

Habitual en la mayoría de casas en su versión de mano, los nuevos tiempos han dado una tregua al bíceps y ahora, lo que se estila, son las batidoras de vaso. Este instrumento aprovecha literalmente todo el producto que entra en el recipiente, simplemente trituando el contenido. Convierte el resultado en productos mucho más nutritivos porque mantienen la fibra y las vitaminas de espinacas, pepino, kiwi, fresas, frutos rojos o de todo aquello que le queramos añadirle a nuestro batido que, por otra parte, para hacerlo aún más interesante y cremoso puede incluir un toque láctico. Un yogur o a un poco de leche (también quedan perfectos mezclados con alguna bebida vegetal) son las mejores alternativas.

Además, si optamos por un batido podemos aumentar su ya de por sí efecto saciante incorporando semillas o frutos secos a la combinación (para nota en Instagram, esto último). Por otro lado, se trata de un elemento mucho más versátil que una licuadora pues no solo nos resolverá un batido que podemos llevar al trabajo o a la playa, sino que nos servirá para cualquier receta que incluya verduras u hortalizas trituradas: desde un gazpacho a una vichyssoise.