Estas son las fiestas gastronómicas imprescindibles del verano en Galicia

No tendrás un fin de semana de descanso. Fiestas gastronómicas de todos los sabores. Desde percebe hasta porquiño, sin olvidar empanadas, xoubas, almejas y, por supuesto, pulpo. Marídalo todo con un buen caldo de la tierra. ¿Te apuntas a este menú tan veraniego?

Sí, el verano ya está aquí. Y con él, un sinfín de fiestas gastronómicas que no dejan ni un fin de semana libre para hacer dieta. No, ahora no es el momento. Ya vendrá septiembre y con él, los recortes. Mientras tanto, disfruta. Te proponemos varios menús de lo más sugerentes. Porque el verano aquí es eso. Ir de fiesta en fiesta, pero con o bandullo ben cheo. No hay una parroquia, localidad o barrio que no le haga un homenaje al producto local. Si te gusta la carne estás de enhorabuena, mucho más si prefieres el pescado o el marisco. Pero incluso los amantes de las verduras y hortalizas tienen sus fiestas gastronómicas. Porque otra cosa no, pero todo está de rechupete. Ya sea de la tierra o del mar. No le hacemos ascos a nada. Faltaría más. Comenzamos por los entrantes en este particular menú degustación por toda Galicia. Aquí te enseñamos la carta.

Una de pimientos

Festa do Pimento de Herbón.Festa do Pimento de Herbón. El 3 y 4 de agosto, Herbón (Padrón) y A Arnoia rinden tributo a sus pimientos
Festa do Pimento de Herbón. El 3 y 4 de agosto, Herbón (Padrón) y A Arnoia rinden tributo a sus pimientos

¿Hay algo que sepa más a verano que un buen plato de pimientos? Si son de Herbón o de A Arnoia, mucho mejor. Se comen como pipas. Menos para desayunar, pueden acompañar cualquier plato desde las doce del mediodía hasta la última ingesta antes de acostarnos. Ambas localidades coinciden el mismo fin de semana en homenajear al acompañante rey del verano. El 3 y 4 de agosto te puedes dar una buena pimentada vayas a Herbón, en Padrón, o A Arnoia. Unos pican y otros no, en los primeros, mientras que los segundos son mucho más grandes y nada traviesos. Y es que si comes pimientos de Padrón, la suerte y la astucia juegan a favor del anfitrión, mientras que el visitante puede acabar echando fuego por la boca. Un aliciente al que es muy difícil resistirse.

Pan y empanada

Una buena ración de pimientos sin pan es como tomar marisco sin un buen albariño, ribeiro o godello. Y si encima es de Cea, sobran las palabras. La localidad ourensana acaba de celebrar su fiesta gastronómica por excelencia. Porque no hay comida sin un buen pan. Este es el mandamiento sagrado de cualquier gallego, que lleva grabado a fuego en las paredes de su estómago. En cuestión de empanadas, los municipios de Silleda (en Bandeira) y Allariz le rinden tributo a este plato tan versátil y que tan bien entra de aperitivo, de primero, de plato único o de segundo. La festa de Bandeira se celebra el 24 de agosto, mientras que en Allariz es el 17 y 18 de agosto. Lo que está claro que en cualquiera de las dos citas, habrá enchenta de empanada.

Una de callos

Los callos no pueden faltar. Desde Meis (que se fue de parranda el fin de semana que acaba de terminar), hasta Lobios, el 18 de agosto, hay numerosas citas con este tradicional plato que en Galicia tiene más de garbanzos que de callos. Lo celebra también Guitiriz, en Parga, el 20 y 21 de julio, y Mugardos, el fin de semana del 10 de agosto. Vimianzo también le organiza su fiesta el próximo día 9.

No hay tapa sin tortilla

Y la cita obligada es en Silleda el primer fin de semana de agosto. Si encima pasas por Miño en esos días, tendrá lo que toda tortilla debe tener, cebolla. También se puede acompañar de jamón, el de A Cañiza, el 17 y 18 de agosto y por supuesto, la receta debe llevar patatas de Coristanco, cuya fiesta se celebra el 15 de septiembre. Si eres más de huevo frito, tu sitio entonces está en Cervo, el 17 y 18 agosto.

El rey del marisco

Festa do Percebe de Corme.Hay hasta seis localidades que le rinden trinuto al rey del marico. En Corme (en la imagen) se degusta casi una tonelada de percebes
Hay hasta seis localidades que le rinden trinuto al rey del marico. En Corme (en la imagen) se degusta casi una tonelada de percebes

Y ahora viene lo bueno. Los mariscos. La Festa do Percebe de Corme (Ponteceso) es, sin duda, una de las más famosas, pero no la única. Al rey del marisco se le homenajea por distintos puntos de Galicia.

El pasado fin de semana la fiesta grande fue en Corme. No en vano, la punta de O Roncudo tiene fama de criar a los mejores crustáceos. La tradición manda que se deguste cerca de una tonelada del apreciado marisco y que en esta localidad de la Costa da Morte se concentren más de cinco mil personas. Pero también se puede degustar percebe el próximo fin de semana en Xove, o el del 27 en Cedeira y Meirás (Valdoviño). Ribadeo, en la parroquia de Rinlo, reserva un fin de semana también para el rey del marisco. Es el primero de agosto, al igual que Aguiño, en Ribeira. Y es que pocos mariscos saben tanto a mar como este.

A la rica almeja

Ameixa de Carril.Para almeja, la de Carril. Y no hay más que decir
Para almeja, la de Carril. Y no hay más que decir

En la tierra en la que las rías son campos de cultivo de bivalvo, hay fiestas del marisco de concha para dar y tomar. El buque insignia en este caso es la Festa da Ameixa de O Carril, en Vilagarcía, que se celebra el 17 y 18 agosto. Pocos placeres como los de degustar unas sabrosas almejas con vistas a la isla de Cortegada. Si también te gusta la vieira, Cambados celebra el próximo fin de semana la fiesta de este marisco tan gallego que es un auténtico manjar para muchos. Solo de pensarlo, se nos hace la boca agua con este bivalvo que suele prepararse al horno con salsa (varía en función de la receta de cada cocinero) y casi siempre va acompañada de pan rallado. El fin de semana del 27 de julio, a Illa de Arousa preparará navajas para todo aquel que tenga antojo de tomarlas a la plancha y con un chorro de limón. El mejillón, otro clásico gallego, también estará muy presente desde el 2 al 4 de agosto, en A Illa de Arousa y también en Rianxo. Ese mismo fin de semana, Fisterra le rinde tributo al longueirón. Y es que el marisco siempre triunfa en las fiestas gastronómicas gallegas. En este listado no puede faltar la Festa da Cigala de Marín (del 19 al 21 de julio), la del langostino en Ares el 20 de julio y la Festa do Mar de Poio (del 21 al 25 de agosto), mientras que la ostra tiene su cita veraniega en Noalla, en Sanxenxo, el 10 y 11 de agosto. Empieza este fin de semana en A Guarda con la Festa da Langosta.

Pasión por el pulpo

Festa do Pulpo de Carballiño.Es como ir a la Meca. Debes ir a la Festa do Pulpo de Carballiño al menos una vez en la vida. Lleva celebrándose desde los años 60
Es como ir a la Meca. Debes ir a la Festa do Pulpo de Carballiño al menos una vez en la vida. Lleva celebrándose desde los años 60

Es otro de los clásicos del verano. El segundo domingo de agosto no tendría sentido sin la Festa do Pulpo de Carballiño. Es la fiesta por excelencia del cefalópodo desde los años sesenta. Reúne a cerca de cien mil comensales y se reparten setenta mil kilos de uno de los indispensables de la cocina gallega. No deja de sorprender que el lugar donde mejor se prepara el pulpo esté a 80 kilómetros de la costa. El origen de esta contradicción se debe a que el cefalópodo servía como forma de pago en la Edad Media al monasterio de Oseira, que permitían la explotación de sus posesiones portuarias ubicadas en las Rías Baixas. El día elegido para la celebración de esta fiesta con solera es el 11 de agosto. Si vas, puedes degustarlo en el parque municipal, a orillas del río Arenteiro, con un más que animado ambiente de romería. A Carballiño le pasa como a la Meca, hay que ir al menos una vez en la vida. Con permiso de la localidad ourensana, Bueu también celebra una fiesta en honor a esta exquisitez gallega el mismo fin de semana, mientras que Mugardos lo hace el del 13 de julio. La pasión por el pulpo termina el 31 de agosto en A Illa de Arousa. 

Cambados, cuna del albariño

Festa do Albariño, en Cambados.La Festa do Albariño es otro de los clásicos del verano. Cambados se convierte en la cuna de este caldo tan apreciado
La Festa do Albariño es otro de los clásicos del verano. Cambados se convierte en la cuna de este caldo tan apreciado

No todo va a ser comer. El vino también tiene sus propias fiestas del verano. Una de ellas es, sin duda, la del albariño, que va del 31 de julio al 4 de agosto. Con el albariño, amodiño. Está tan rico y baja tan bien fresquito que deberás controlar su ingesta. Recuerda, aparca el volante si vas a beber. Son incompatibles. En Cambados podrás degustar un buen número de caldos en los diferentes stands de las bodegas en esta fiesta declarada Bien de Interés Turístico Internacional. Además, hay programadas un sinfín de actividades como conciertos. Este año estará Luz Casal, Christina Rosenvinge y Treixadura, entre otros.

Si de caldos se trata, mención especial tiene la Festa do Viño de O Rosal, el fin de semana del 27 de julio, la del Tinta Femia de Cela, en Bueu, que se celebra este domingo, o la de O Barco, el próximo fin de semana. Tampoco puede faltar la Festa do Viño do Condado, en Salvaterra do Miño, del 23 al 25 de agosto. Es la segunda más antigua de Galicia, y además de poder degustar los fabulosos caldos de O Rosal, también podrás disfrutar de un enclave histórico, declarado Bien de Interés Turístico de esta villa transfronteriza. Además, Verín homenajea a sus caldos el segundo fin de semana de agosto con la Festa do Viño de Monterrei.

El plato fuerte

Festa da Merluza de Pincho Celeiro.Para merluza de pincho, la de Celeiro, en Viveiro. Sin duda
Para merluza de pincho, la de Celeiro, en Viveiro. Sin duda

¿Eres más de carne o de pescado? En función de esta respuesta, te gustarán unas fiestas más que otras. Si eres de los que te gusta todo lo que sale del mar, el pescado azul no puede faltar en tu menú veraniego. Y ahí tienes una amplia oferta. No puedes faltar el 27 y 28 de julio a la Festa da Xouba de Rianxo. Tendrás que dividirte si también te gusta la sardina porque el barrio vigués de Teis también le rinde homenaje el mismo fin de semana. ¿Qué te parece comer un buen plato de sardinas mientras bailas al son de la música? Y es que el festival de música Revenidas que se celebra del 8 al 11 de agosto en Vilaxoán (Vilagarcía) tiene su origen en una popular sardiñada. Otro de los grandes protagonistas del verano, es el bonito del norte. Y ahí, no hay duda. Hay que ir a Burela el primer fin de semana de agosto. Si también te gusta el pez espada, tienes una cita en A Guarda, el 27 y 28 de julio.

Festa da Xouba de Rianxo.A la rica xouba, con cachelos y pimientos en Rianxo
A la rica xouba, con cachelos y pimientos en Rianxo

Otro de los imprescindibles en la gastronomía gallega es la merluza de pincho. Celeiro le rinde homenaje el 20 y 21 de julio. A pesar de estar ya fuera de temporada, los apasionados de la lamprea también tienen una cita con ella este verano, pero seca. Será, como no puede ser de otro modo, en Arbo, el fin de semana del 10 de agosto.

Las brasas son para el verano

Carneiro ao Espeto.Festa do Carneiro ao Espeto. Moraña se convierte en el centro neurálgico de la carne a la brasa. Con dos fiestas con solera. El Carneiro ao Espeto (en la imagen) y el Porquiño á Brasa, en Amil
Festa do Carneiro ao Espeto. Moraña se convierte en el centro neurálgico de la carne a la brasa. Con dos fiestas con solera. El Carneiro ao Espeto (en la imagen) y el Porquiño á Brasa, en Amil

Todo sabe mucho mejor. No hay color. Y la localidad pontevedresa de Moraña se convierte en el centro neurálgico de la carne a la brasa. Durante dos fines de semana asará corderos y cochinillos para los miles de comensales que se reúnen en la carballeira de Santa Lucía y en el santuario de Amil. La primera cita es el 28 de julio, con el carneiro ao espeto, una fiesta que ya ha cumplido el medio siglo de vida y que es una de las citas gastronómicas más importantes de Galicia. Las imágenes hablan por sí solas. Además, los corderos no se venden por ración, sino enteros. Lo que invita a que participen grandes grupos de amigos de 20 o 30 personas y donde se reservan lotes de comida. Además de un carnero, también el menú incluye empanada de zorza y bacalao, un garrafón de vino y café. No tan antigua, aunque igual de consolidada es la Festa do Porquiño á Brasa, alrededor del santuario de Os Milagres de Amil, y que sigue el mismo sistema de reserva previa de lotes cerrados de comida. En el apartado de carnes, Cerceda también celebra su Festa do Cochiño, el 27 de julio, mientras que Corcubión se fija en una raza autóctona, el porco celta. La cita es el fin de semana del 10 de agosto, al igual que en Gondomar, que rinde tributo a las delicias de cerdo. En cambio, en la localidad ourensana de Chandrexa de Queixa son más de cordero, sobre todo, el 31 de agosto. Y en Castrelos de Miño, de codorniz, el fin de semana del 17 de agosto.

Si hablamos de carne y de fiestas alternativas, la localidad ourensana de Muíños ocupa un lugar de privilegiado. En el mismo fin de semana, el segundo de agosto, celebra la Festa do Galo que pica no chan, la de Sopa de Burro Canso, la del Becerro do Xurés, y las torrijas de vino y leche. Casi nada.

De postres

Por si después de esta enchenta todavía queda hueco para el postre, puedes probar en Trives con la bica y en Guitiriz con la torta de millo (ambas, el 27 y 28 de julio) o con el requesón, que también demanda su sitio en A Capela, del 24 y 25 de agosto. Pero si ya no estás para tantos dulces y te apasionan las cerezas, hoy es tu día en A Laracha (Paiosaco). O si lo prefieres, puedes esperar al 17 y 18 de agosto para darte un buen atracón de peras en Pontedeume. Ya toca hacer digestión y qué mejor manera que tomar una queimada en Cervo el tercer fin de semana de agosto. O también puedes rematar esta enchenta en Valga, con la caña do país (24 y 25 de agosto). Lo dicho, la dieta mejor para octubre.

 

La gastronomía gallega saca músculo ante la élite de la cocina mundial

l. g. v.

Vieiras, callos o empanada son algunos de los platos que prepararon las grandes promesas de la cocina autóctona para Joan Roca, Ángel León o Roberto Ruiz

Aunque estaba a punto de llegar lo más granado de la gastronomía mundial, a la una de la tarde de ayer, en el Gaiás solo se hablaba del episodio de calor sofocante que vivía Santiago. Solo el tiempo, siempre caprichoso, podía eclipsar la que fue una de las jornadas más especiales de la cocina atlántica. No faltó ni el apuntador (más de cuarenta estrellas) al Encontro Internacional de Cociñeiros Cociña+Conciencia que organizó la Xunta para que los chefs de la comunidad exhibiesen, ante los dioses de los fogones, todo su potencial.

A lo largo de dos horas cocineros de la talla de Lucía Freitas (A Tafona), Adrián Felípez (Miga), Jorge Gago (A Maceta), Pablo Pizarro (Bocanegra) o Kike Piñeiro (A horta do Obradoiro) deleitaron con su mejor plato a comensales de la talla de Joan Roca (El Celler de Can Roca), Roberto Ruiz (Punto MX), Ángel León (Aponiente) o Diego Guerrero (DSTAgE), en un ambiente distendido en el que imperaron los abrazos y las risas, que se enfatizaron gracias a los mejores vinos gallegos y unas doradísimas cervezas. Precisamente Guerrero, caña en mano y rebañando su segunda ración de porco celta preparado por Diego López (La Molinera) explicaba la importancia de juntar a chefs de distintos rincones del planeta en eventos distendidos para exprimir lo mejor de cada tipo de cocina. Este dos estrellas Michelin, sin duda, lo estaba haciendo.

Seguir leyendo

Votación
11 votos
Comentarios

Estas son las fiestas gastronómicas imprescindibles del verano en Galicia