Portonic, el gin-tonic que arrasa en Portugal

Es el cóctel de moda entre el público joven, que resulta mucho más refrescante que el combinado inglés. Añádele cítricos y ponle romero, albahaca o menta. Te encantará


Son las ocho y media de la tarde en Portugal. Llueve en Lamego, pero en la Wine Library del Six Senses Douro Valley nada empaña la sesión de cóctel que ofrece el hotel a sus clientes. Como telón de fondo, las colinas del Douro llenas de viñedos de Oporto. Un enclave inmejorable que bien recuerda a nuestra querida Ribeira Sacra por sus terrazas. Aquí, en el Alto Douro, una zona situada en el interior del país luso a algo más de una hora de Oporto, y también a algo más de una hora de la frontera con Verín, se encuentran las viñedos de uno de los vinos más conocidos del mundo. Es en esta zona de Portugal, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, donde se cultiva la uva que da fama a este caldo tan apreciado, y no Oporto, como piensan la mayoría de los mortales. 

El camarero ofrece una bandeja con varias bebidas. No faltan los vinos del Douro: blancos, tintos -todo un descubrimiento por su alta calidad- y el conocidísimo Oporto. Pero también hay un combinado que sorprende a algunos de los asistentes a la recepción. Es el portonic.

«¿El qué?» Pregunta uno de los españoles que se hospeda esos días en el hotel y que inmediatamente consigue relacionar el juego de palabras. «Es como si fuera un gin-tonic, pero en lugar de ginebra lleva Oporto blanco seco», responde Acacio Peixoto, Wine Director del hotel, todo un experto en vinos de la zona y que comenta en un perfecto castellano, nada de portuñol, que lleva pegando fuerte en el país luso desde el 2011 y que ha enamorado a bármanes de prestigio de Londres y Nueva York.

Este combinado, mucho más refrescante que el gin-tonic, permite ofrecer una salida comercial más que honrosa a los Oportos blancos, sobre todo entre el público joven, ya que la producción de estos caldos no alcanzan el 10% de los vinos de Oporto en general.

«Además de estar bueno y ser muy refrescante, el portonic no tiene tanto problema con la graduación alcohólica como el gin-tonic. Solo tiene un 20%, frente al 40% de la ginebra. Y luego supone un ahorro porque es más barato», asegura el Wine Director del Six Senses Douro Valley, que también explica que hay establecimientos en España que ya lo ofrecen.

También se puede hacer en casa. La receta es bien sencilla. Echar hielos en una vaso ancho. A continuación, añadir un tercio de Oporto blanco seco y rellenar el vaso con dos tercios de tónica. Remover para que se haga bien la mezcla. Es recomendable poner una rodaja de limón o incluso piel de naranja. Los cítricos casan muy bien con este combinado. Para terminar, se le puede poner una rama de romero para aromatizar el cóctel o incluso unas hojas de albahaca o menta. Y ya está. Listo para tomar. Te sorprenderá su sabor afrutado.

Este combinado se puede tomar como aperitivo, pero también después de comer, para hacer una sobremesa agradable con amigos. Si encima te encuentras en una terraza con vistas, la experiencia será inmejorable. Así que ya sabes, ¿te sumas al portonic? No te defraudará.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Portonic, el gin-tonic que arrasa en Portugal