Póngame un chorizo... ¡de pulpo!

¿A qué sabe? «Pues, ¿a qué va a saber? A criollo», dice Alfonso Díaz, el creador de esta patente que surgió de la necesidad de comer sano y de hacer atractiva la proteína marina para los pequeños de la casa. Cuando vio un pulpo dijo: «¡Eureka! Esto se parece a una chistorra». Y «voilà»


Redacción

Como lo oyen. Chorizo criollo de pulpo y chistorra, también de pulpo. Esto es lo que el marinense Alfonso Díaz patentó hace algunos años y que surgió casi por casualidad: «Nace de la necesidad de querer comer sano y de hacer atractiva la proteína marina a los niños. El criollo es el complemento ideal de cualquier churrascada, pero tiene cerca de un 55 % de grasa. Entonces un día al ver el pulpo se me ocurrió que se podría convertir en chorizo y me puse a trabajar combinando especies y proporciones hasta llegar a obtener la mejor combinación. Y salió un chorizo criollo de pulpo con menos de un 5 % de grasa de cerdo y vegetal», explica Díaz, experto gastronómico y propietario de la empresa de aceite Aires de Jaén, que un buen día decidió abandonar su futuro profesional en el mundo de la ingeniería topográfica por la gastronomía y el aceite, su gran pasión.

Primero, con los amigos

La nueva versión del criollo lo testó primero con sus amigos. Y las sensaciones no pudieron ser más satisfactorias. Incluso entre los niños, a los que se lo dio a probar sin que supieran que era pulpo. A todos les encantó. Visto el aplauso unánime de sus comensales, decidió patentarlo y presentarlo en la feria Conxemar del 2014, donde también pudo comprobar la gran aceptación del producto. Pero, ¿a qué sabe?: «No sabe a pulpo, ¿a qué va a saber? A criollo», responde enérgico Díaz, que explica que el cefalópodo con el que hace los chorizos también es de Marín, de la empresa Rosa de los Vientos.

«Es muy difícil obtener una patente alimentaria porque tiene que ser algo nuevo. No puedes patentar huevos fritos con patatas. Ahí es donde está el I+D, Investigación y Desarrollo, que yo llamo imaginación y desparpajo», explica este genio y figura, cuya mente no para nunca de crear cosas nuevas: «Es que ingeniero, viene de ingenio», responde decidido y un punto guasón, al tiempo que explica que esta nueva versión del criollo iniciará en breve la fase de comercialización internacional.

hacer siempre algo diferente

Además, también tiene una versión para los musulmanes: «Lleva aceite virgen extra en lugar de grasa de cerdo (hasta el 5 %). También tiene especias. Y la piel es colágeno natural, en vez de tripa de cerdo», asegura este marinense que no para de sorprender a quien le escucha: «Lo que me gustaría transmitir es que hay que hacer algo que sea diferente, además de bueno. Animar a la gente que no tenga miedo de hacer cosas distintas. El dinero está en lo diferente. Pescar merluza y hacer filetes de merluza lo hacen todos. Haz otra cosa. Sé el único y diferénciate. Tienes que darle la vuelta a la tortilla», añade el que presentó durante una temporada completa el programa El jardín azul, en el Canal Cocina, y que también fue el cicerone de un capítulo de Un país para comérselo, protagonizado por Imanol Arias y Juan Echanove.

Otra de las patentes que también ha registrado, en colaboración con la asociación de palangreros de A Guarda (Orpagu), es el queso fresco de pescado, muy indicado en ensaladas. Y es que todo lo que crea Díaz está relacionado con el mar. Autor también de los libros Las 5w de la fritura saludable y Los sabores azules de las rías, otra de las patentes registradas por él es la repostería marina, «rica en omega 3 y omega 6» que presentó hace dos años en el Vigo Seafest, también con mucho éxito. Los proyectos se le acumulan a este marinense que vive por el mar y para el aceite, y está a punto de abrir la primera merluzateca de España en Pontevedra: «Es un espacio gastronómico donde todos los productos, desde el primero hasta los postres, están elaborados con merluza», asegura este emprendedor nato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Póngame un chorizo... ¡de pulpo!