Estas son las grasas que tenemos como aliadas en el supermercado

Existen las buenas, las malas y las peores. Pero en las que debemos poner el foco, y que debemos ingerir en mayor cantidad, son las insaturadas, como las que encontramos en el aceite de oliva, el aguacate o algunos pescados


La Voz

Ante la palabra grasas muchos son los que sienten un repelús por todo el cuerpo. En los últimos años parece que el tema de la alimentación nos ha puesto a todos en alerta. Desde las instituciones, como el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar insisten en que debemos mejorar nuestra alimentación, debido al aumento de las tasas de enfermedades cardiovasculares, de diabetes o de obesidad; todas ellas relacionadas con nuestra mala alimentación. Pero como suele pasar con campos tan amplios, diversos y complejos, a veces se pierde el control y es inevitable que circulen mitos sobre supuestas dietas milagro.

Hemos hablado con dos nutricionistas: Nuria Pumares y Fátima Branco, para intentar poner los puntos sobre las íes y explicarte, sin términos complejos ni fórmulas confusas, qué son las grasas saludables, en qué alimentos se encuentran y qué beneficios nos aportan en nuestra salud.

En primer lugar, ¿qué son exactamente las grasas? Se trata un macronutriente presente en los alimentos que ingerimos cada día y muy necesario para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Seguro que conoces la frase de cuida tu cuerpo y mente; pues necesitas grasas, pero insistimos: con control. Los excesos ya sabemos que son nocivos para la salud, en todos los terrenos.

Existen diferente tipos: las saludables, las no tan malas y las muy malas. Tú, deberías comer siempre las saludables, las no tan malas consumirlas de manera controlada, sin excesos; y las muy malas mejor ni verlas delante.

1. Las saludables:

Forman parte de las grasas insaturadas, este tipo de grasas contribuyen a prevenir enfermedades cardiovasculares, inflamatorias, de la piel e incluso algunos tipos de cáncer. Según nos ha contado la nutricionista Nuria Pumares, la mayor parte de la grasa que debemos ingerir debe proceder de grasas insaturadas, como el aceite de oliva, aguacate, o la grasa que podemos encontrar en algunos pescados.

Existen diversos tipos de grasas insaturadas: las monoinsaturadas. Estas grasas ayudan a disminuir el colesterol malo y a mantener los niveles del colesterol bueno. ¿Qué alimentos contienen este tipo de grasas saludables?

  • El aceite de oliva
  • El aguacate
  • Pescados como el bacalao o la caballa

Por otra parte, están las grasas saludables poliinsaturadas, que a su vez se dividen en:

  • Omega 3: presente en pescados azules como el atún, las sardinas o las anchoas 
  • Omega 6: se encuentra en frutos secos como los piñones, nueces o en el aceite de girasol.

2. Las grasas «regulares»:

Son las llamadas grasas saturadas, este tipo de grasas suelen ir acompañadas de vitaminas liposolubles que son importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. El problema de este tipo de grasas es que su consumo excesivo puede elevar los niveles del colesterol malo, y por lo tanto aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. En resumen, que es necesario su consumo pero sin pasarse. 

Estas grasas las podemos encontrar en:

  • Alimentos de origen animal: como en la mantequilla, en lácteos no desnatados, en la yema del huevo o en la carne grasa.
  • Algunos aceites vegetales: como en el aceite de coco o el de palma.

Los embutidos contienen grasas saturadas, por lo que comerlos a diario no es positivo, debemos de equilibrar su consumo durante la semana, al igual que los lácteos que no son desnatados. El problema radica en que la suma de todas las grasas que consumimos en un día no supere los niveles recomendados. Según la OMS: el consumo de este tipo de grasas no debe ser más del 10% de la ingesta calórica total diaria.

3. Las grasas muy malas:

Las grasas trans. Si quieres a tu cuerpo sano, diles basta. Las llamadas grasas hidrogenadas son el resultado de la manipulación industrial de las grasas de origen vegetal. Básicamente las grasas insaturadas se convierten en saturadas. Las podemos encontrar en alimentos procesados como la bollería industrial, snacks, o en comidas precocinadas. Que sí, que estos productos suelen estar ricos, pero no son sanos.  Es importante tener en cuenta que este tipo de grasas no producen ningún efecto positivo en nuestra salud. No, no son inofensivas. Aumentan el colesterol malo y descienden los niveles del colesterol bueno.

 Ante esta sobredosis de información las nutricionistas sintentizan. Nos recomiendan seguir una dieta mediterránea con alimentos ricos en fibra, minerales y antioxidantes; comer más pescado, y las carnes grasas mejor no comerlas más de dos veces por semana. Este antojo es mejor dejarlo para el fin de semana: será nuestro pequeño capricho.

también en sabe bien

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Estas son las grasas que tenemos como aliadas en el supermercado