¿Dónde celebrarían San Valentín las superestrellas de la cocina gallega?

Javi Olleros, Xoán Crujeiras y Pepe Solla revelan sus restaurantes gallegos predilectos para pasar una velada romántica

A quinta de San Amaro
A quinta de San Amaro

Dicen, quienes lo conocen, que no hay gremio más sacrificado que la hostelería. Y lo repiten hasta la saciedad, quizás porque es verdad, los chefs más televisivos en cada una de las pruebas en las que los concursantes pelean por convertirse en reputados cocineros de la talla de Javi Olleros, Pepe Solla y Xoán Crujeiras. Estos tres gallegos saben bien que, cuando el resto disfruta, ellos trabajan. Y una de esas noches en la que muchos salen a darse un capricho (al menos aquellos en los que Cupido ha puesto el ojo) es la de San Valentín. Elegir un buen restaurante es materia complicada por la ingente oferta imperante en la comunidad, más si tiene que cumplir unos mínimos de romanticismo dadas las circunstancias. Pero estos tres chefs tienen claro a dónde acudirían si pudieran salir a celebrar esta señalada fecha.

Xoán  Crujeiras, miembro del Grupo Nove y propietario del restaurante Bido (A Coruña), asegura que de tener libre esa noche, iría de cabeza al Hotel Quinta de San Amaro (Meaño), donde pernoctaría para sacarle todo el jugo a la cena y al desayuno. En su carta se puede encontrar desde una ensalada de vieiras con frutos secos, lubina a la espalda y guiso marinero para compartir o, para los más carnívoros, solomillito con puré de castañas y manzana caramelizada. Justo, el encantador hotel ofrece un paquete para pasar la noche de San Valentín entre viñedos. 

Pasando de los sueños a la realidad, Crujeiras se quedará en su restaurante herculino en esta jornada especial. Un plan que no está del todo mal, ya que cree que Bido, además de su «interesante menú degustación y coctelería», «es acogedor, tiene un servicio cercano y está cerca de varios hoteles donde pasar la noche», apunta el chef.

Sale de su amado Salnés Javi Olleros para recomendar O Balado, en Boqueixón. «Una casa donde te sientes especial, un lugar con encanto», comenta el chef de Culler de Pau (O Grove). La misma web del restaurante define el local como «un lugar para soñar», así que algo tiene esta finca de 7.000 metros cuadrados que, pese a su estado de abandono inicial, cautivó a sus actuales propietarios, Marta y Roberto. Su cocina contemporánea y tradicional se complementa con un espacio tranquilo perfecto para desconectar del día a día en un entorno inmejorable.

No demasiado lejos de la propuesta de Olleros pone el ojo su colega Pepe Solla. Él mismo dice que se inclina por el «woman power» y apuesta por A Tafona (Santiago), para celebrar el amor. De Lucía Freitas, chef del último restaurante que ha conseguido una estrella Michelin en Galicia, afirma que es «una cocinera con mucha sensibilidad y cariño, la combinación perfecta para San Valentín». Materializado, esto serían platos tan llamativos y dignos de un evento especial como steak tartar de vaca con helado de piquillos; jurel lacado, berenjena y dashi; o la combinación de mollejas, remolacha y cerezas. Un placer para los sentidos.

también en sabe bien

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Dónde celebrarían San Valentín las superestrellas de la cocina gallega?