El plato con el que Harvard supera la pirámide alimentaria

Expertos de la Escuela de Salud Pública de Harvard invitan a seguir un modelo de alimentación basado en una  mayor presencia de verduras y frutas en cada comida. Además, se inclinan por un aumento del consumo de legumbres en detrimento de la proteína animal


El plato perfecto no tiene ningún misterio, ni por sus ingredientes ni por la (escasa) dificultad de su preparación. Sin embargo, en la vorágine del día a día, muchas veces se nos olvidan las pautas que debemos seguir para que nuestra alimentación sea rica. Saludable. Otras tantas somos nosotros mismos los que corremos un tupido velo para caer en la tentación de un maligno ultraprocesado o una sabrosa grasa trans. Para que nada de esto ocurra, la Escuela de Salud Pública de Harvard ha creado una visual guía que indica el tipo de alimentos y proporciones que debemos tener en cuenta a la hora de elaborar nuestros platos. En la variedad está el gusta. Vea.

Según los expertos encargados de elaborar el que ellos mismos llaman el plato para comer saludable, lo más importante es que, de manera regular, la mitad de cada plato incluya verduras y frutas. Ahora bien, como advierten, «las patatas no cuentan como verduras por su efecto negativo en sangre». Lo que queda del plato, la otra mitad, tendría que repartirse entre cereales integrales (granos de trigo, quinoa o avena) y proteína de origen animal o vegetal (pescado, pollo, legumbres y frutos secos). Estas indicaciones, además de garantizarnos el éxito en cada ingesta, permiten numerosas combinaciones, a cada cual más apetecible. En Instagram ya son muchos los usuarios que se lanzan a mostrar sus #platosharvard para inspirar a sus seguidores a seguir esta tendencia.

View this post on Instagram

Amplio #cenassanasparavagos hasta el mediodía por consulta popular. . #PlatoHarvard, a ver quien me señala la grasa y la proteína 🤓🤓. . Os confieso que sufro el dilema del salmón salvaje. 😪 Me lo acabo de inventar, pero no es ninguna broma y me preocupa bastante 😣Tal dilema no existiría si no le diera mil vueltas a las cosas ni consultara tanto PubMed🤓Me explico: las reservas de salmón del Atlántico han bajado drásticamente desde que todos consumimos este pescado el cual antes solo se consumía en ocasiones especiales. Por otra parte, el salmón de piscifactoría está cargado de 💩 hablando mal. (No me explayo más que si no no me leéis hasta el final 🤓) Es una cuestión ética, económica y de salud; es por lo tanto muy complicado. 😪 Esta vez, como podéis observar, me he decantado por el salmón salvaje -👀lo podéis diferenciar por un color más anaranjado y por el precio 🤬💰- de todas formas, ni leyendo la etiqueta ni mirando el holograma de color nos libramos del salmón de piscifactoría. ☝🏻 Se han reportado bastantes fraudes haciendo pasar salmón de piscifactoría por salvaje. ¿Cómo lo hacen? 🤔Dando a los salmones de piscifactoría derivados de carotenoides para que cambien su color. Como he dicho desde un principio es MUY COMPLICADO. ¿Vosotros que pensáis? Que tengáis buena tarde 😊 #mariarealfarmanutri

A post shared by María Real 👩🏻‍🔬 (@mind_the_baggg) on

Aunque si seguimos estas recomendaciones tenemos buena parte del camino hecho, tan imprescindible es respetar las proporciones y los ingredientes adecuados para una dieta equilibrada como ser coherentes con los aditivos. «Escoja aceites vegetales saludables como aceite de oliva, soja, maíz, girasol o cacahuete, y evite los aceites parcialmente hidrogenadoas (...). Y recuerde que 'bajo en grasa' no significa saludable».

En cuanto a las bebidas también es importante, según la Escuela de Salud Pública de Harvard, beber agua, café o té (con apenas azúcar) y «limitar la leche y los lácteos a una o dos porciones al día». Además, recomiendan no tomar más de un vaso de zumo de frutas al día y, por supuesto, eliminar los refrescos del día a día.

también en sabe bien

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El plato con el que Harvard supera la pirámide alimentaria