La estrellas cocinan en la Oficina

La cocina es arte, una esencia que brota nada más cruzar el umbral de Oficina. En ese restaurante de Oporto todo huele a creatividad. Y ahí han recalado cuatro de los cocineros gallegos con Michelin. Primero fue Yayo Daporta. Luego Pepe Solla y Javier Olleros. El 12 de diciembre estará Pepe Vieira. Será un festín.


Hacía tiempo que el galerista portugués Fernando Santos tenía un sueño. Ir más allá. Ampliar horizontes para tocar un terreno, la gastronomía, que como todo arte es capaz de despertar todos los sentidos. Lo hizo realidad hace dos años, en una antigua oficina de restauración de automóviles levantada en el Barrio das Artes, en Oporto, el mismo lugar en el que tiene su galería un hombre que ha representado a Tàpies, Saura, Santiago Sánchez, Jorge Perianes, Jaume Plensa, Jorge Galindo o Manolo Paz. Ahí abrió Oficina, un restaurante que ofrece mucho más que comida.

Da la opción de disfrutar de cada sentido con cenas temáticas a las que acuden invitados de áreas tan dispares como la literatura, la enología, la arquitectura o la música. Y todo ese intercambio de ideas o sensaciones se hace entre las obras de arte que cuelgan de las paredes de un local que ahora ha querido dar otro paso más. ¿Cómo? Poniendo en marcha el proyecto Estrelas da Galicia na Oficina, Porto. La idea, que cuenta con el apoyo de Estrella Galicia 1906, forma parte de los actos conmemorativos del segundo aniversario del restaurante. Pero además pretende constituirse como un punto de partida para mantener un intercambio continuado de conocimiento entre la gastronomía de Galicia y la del norte de Portugal, una amalgama de conocimientos que el chef de Oficina, Marco Gomes, ha sabido aprovechar desde que el pasado 27 de septiembre el primero de los cuatro cocineros gallegos con estrella Michelín que participan en el proyecto cruzó las puertas de Oficina.

Cuatro estrellas

Fue el cambadés Yayo Daporta, quien el pasado septiembre, mostró su cocina gallega actualizada y basada en sacar lo mejor del marisco y de los pescados de temporada a los comensales de Oficina. Sus platos fueron tan alabados como los del fundador del Grupo Nove, Pepe Solla, quien presentó su propuesta en octubre a unos comensales totalmente dispuestos a aprender qué se cuece al Norte del Miño. Hubo propuestas, como la merluza con espinacas y almendra, donde podía verse el arte de un cocinero que no pierde de vista los recuerdos de su infancia. No fue una cena al uso. Fue una fiesta. Como cada uno de los encuentros con estos chefs con estrella.

El pasado 21 de noviembre le tocó el turno a Javier Olleros, responsable del Culler de Pau. En supaso por Oficina pudo mostrar todo ese conocimiento adquirido tras su paso por restaurantes como Casa Solla; La Broche, de Madrid, Bica do Sapato, en Lisboa, o el Seji Yamamoto, en Tokio.

Ahora queda una estrella por pasar por la Oficina. La cita será el 12 de diciembre, con Pepe Vieira, todo un artista conceptual. La degustación de cada una de sus propuestas es como acudir a una performance de sabores. No hay más que acercarse ese día de diciembre hasta Oporto para comprobarlo.

 MERLUZA CON ESPINACAS. Fue uno de los platos del menú degustación ofrecido por Pepe Solla. Tiene almendras, pero también un ajo blanco con anacardo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La estrellas cocinan en la Oficina