«California es una tierra privilegiada para el albariño»

J. M. ORRIOLS

SABE BIEN

Marimar Torres, cuarta generación de la familia Torres y propietaria de la bodega Marimar Estates, lleva 30 años elaborando vino en California. Tiene dos viñedos en las denominaciones Russian River Valley y Sonoma Coast, con las variedades Pinot Noir, Chardonnay y también Tempranillo, Albariño y Godello

29 oct 2018 . Actualizado a las 11:47 h.

Marimar Torres fue una pionera femenina en el mundo del vino. «Al principio yo no podía ir ni a la viña ni a la bodega, porque eso era cosa de hombres -recuerda- y eso me hizo rebelarme contra esos prejuicios». Por eso convenció a su padre y en el año 73 ya era embajadora de los vinos de la familia en los Estados Unidos, concretamente en San Francisco. «Aquello era una maravilla, porque las mujeres tenían todas las oportunidades, que aquí se nos negaban», explica. Y eso la animó, ya en los años ochenta, a hablar de nuevo con su padre, «pero esta vez para marcharme definitivamente (aunque sigo viniendo constantemente y tengo muchas conexiones con España) para montar mi propia bodega». Se fue a buscar los terrenos y se decidió por una zona de California con muy poca tradición vinícola. «Mi hermano me preguntaba: ¿Pero ahí hay viñas? Y yo le respondía que muy pocas, pero que me parecía una zona idónea para el viñedo. Planté primeramente Pinot Noir y Chardonnay y hoy Russian River Valley es la cuna de los Pinot Noir en California».

Dos libros de cocina

«Cuando llegué a América -explica Marimar- todo lo español, hablando de gastronomía y vinos, era absolutamente desconocido. Por eso decidí escribir mi primer libro de cocina con platos de nuestro país, que incluía un glosario de las variedades de uvas y vinos. Fue un auténtico éxito y por eso escribí el segundo, para ampliar conocimientos sobre lo que comemos y bebemos en España».

En el condado de Sonoma, esta catalana, bodeguera de cuna, construyó su casa a imagen y semejanza de una masía, que está abierta al enoturismo todos los días del año «cuando nos visitan españoles me pongo muy contenta, porque, aunque estoy feliz allí, mi país siempre se añora. Pueden conocer la bodega y los viñedos y les ofrecemos productos de España para picar y catar nuestros vinos».