Prueba las mejores croquetas de Galicia (que no son las de tu madre)

C. D. G.B. / L. G. V.

SABE BIEN

oscar cela

En el Día Internacional de la croqueta recordamos las que más triunfan; clásicas y vanguardistas, pues ya se ofrecen con sabores tan sorprendentes como el de chipirones, gazpacho o chuletón

16 ene 2019 . Actualizado a las 17:08 h.

No quedan días libres en el calendario para tanta conmemoración, digámoslo, un poco chorras. Hoy, 16 de enero le toca el turno al Día Internacional de la croqueta. Como plato estrella de las comidas que se piden «para el centro» y compartiendo podio en terreno de tapas con la tortilla, lo cierto es que en España no es más que una hija adoptiva, pues el origen de esta riquísima receta es francés. Y aunque no es de los platos más populares del país galo, sí es bien frecuente, aunque no se lo esperen, en países como Holanda y hasta en China y Japón. Aunque, claro, como las croquetas de jamón de tu madre, ya sabemos que no hay ningunas. O sí.

Esa maravilla que comenzó siendo un manjar de la nobleza en la corte del rey Luis XIV no ha perdido ni un ápice de su popularidad, y cada vez son más los chefs que se quieren hacer expertos en este maravilloso bocado. También en Galicia. Las sirven en O Croque, que lleva ya diez años cocinándolas. Es un restaurante especializado en croquetas situado en Bouzas (Vigo). Celia, la dueña de este afamado lugar, afirma que cuentan con unas 15 variedades pero hay una que siempre fue la reina: «Las que más piden son las croquetas de Cabrales con reducción de vino de oporto. Nos las hacía mi abuela cuando éramos pequeños y son de las que más gustan», comparte. Pero si eres de esos a los que les apetece probar sabores nuevos tienes varias deliciosas y originales opciones que probar. «Las de huevos fritos con chorizo sorprenden mucho y para mí las más originales son las de gazpacho porque no llevan leche. La gente cuando las prueba dice... ¡Pues sí!, es gazpacho. Lo espesamos con los tropezones, las verduras y el pan», explica Celia con detalle.

M.MORALEJO

En su carta podrás encontrar croquetas de aceitunas, mejillones y albariño o pollo y queso San Simón. Además, esta experta en croquetas nos descubre su truco para que estén perfectas, que se encuentra en la forma de cocinar la bechamel. «Su secreto es cocerla para que se disuelva la harina y estén cremositas. Además, es importante la combinación del crujiente por fuera y el cremoso por dentro». Con sus 10 años de experiencia en el rebozado el negocio ha cambiado varias veces de local, pero su clientela siempre ha sido fiel. Eso sí, tienen claro que han encontrado su lugar.