Los aguardientes y licores de Galicia que triunfan en el mundo

J. M. ORRIOLS

SABE BIEN

cedidas

Carlos Saavedra, continuador de una saga familiar dedicada al vino

03 jul 2016 . Actualizado a las 04:00 h.

Carlos Saavedra es el continuador de una saga familiar dedicada desde siempre al mundo del vino. Primero embotellando sus propios ribeiros, que hasta el año 1.984 se vendían a granel y, desde el 2004, con la destilería Nor-Ibérica de Bebidas, que, con productos tradicionales, llevan los licores y aguardientes de Galicia por todo el mundo. «Elaboramos-nos dice el propietario- catorce licores y aguardientes diferentes, desde los clásicos licor café, aguardiente y licor de hierbas o aguardiente blanca, hasta espirituosos únicos en el mercado como el Bombonor, que es una crema de bombón con virutillas de oro y un licor añejo que está 4 años en barricas de madera».

Todos los orujos, aguardientes y licores se elaboran artesanalmente con maceraciones de entre 30 y 40 días y utilizando azúcar y no glucosa. Los nombres de los productos de Nor-Ibérica son gallegos «porque al decir la marca-añade- la gente inmediatamente los relaciona con nuestra tierra y eso es la mejor garantía de calidad. Estamos controlados por las denominaciones de origen de aguardientes y vinos y, también ahora, dentro de la marca Galicia Calidade, que nos abre muchas puertas en todo el mundo. Otros nombres tienen una base familiar, como el Felipe Saavedra, que era mi padre o el Marqués de Marialva, que era el nombre de mi abuela paterna».

Esta empresa de Maside ( Ourense), fabrica miniaturas de sus productos «que tienen una gran aceptación por los coleccionistas y, sobre todo, por los turistas extranjeros».