Cocineros: las nuevas estrellas del rock

SABE BIEN

Anuncian coches de lujo, escriben best-sellers, saludan a su público tras los postres y firman autógrafos en servilletas. Su escenario ya no está solo  en la cocina: son los nuevos ídolos

03 abr 2016 . Actualizado a las 09:14 h.

Tienen que salir a saludar en los postres, como si fuesen los bises de un gran concierto. En ocasiones firman las servilletas o estampan una dedicatoria en la botella de vino que eligió el cliente. «Tenemos que acostumbrarnos a esta fama, algo que nos obliga a cuidar detalles en los que antes no te fijabas, como la ropa: ahora sales a la sala con la imagen que quieres transmitir», cuenta Pepe Solla, uno de los cocineros estrella de Galicia. Este pontevedrés comparte espíritu viajero con los nuevos iconos del mundo de la gastronomía y en cuanto  se le reclama sale de gira (a cocinar, pero también a tocar con su grupo). 

Espacios tan selectos como Sotheby´s  están encantados de que los mejores chefs les inunden con los aromas de sus cocinas. En esta prestigiosa casa de subastas cocinó Massimo Bottura, propietario de la Osteria Francescana en Módena, y considerado uno de los mejores espacios culinarios del mundo año tras año. Hace tiempo que el italiano apelaba al arte, así que no le costó nada pasear entre cotizadas obras ofreciendo trozos de parmesano a sus devotos comensales. Es bastante complicado conseguir reserva en una de sus doce mesas en Italia, así que  las tres noches que pasó cocinando en Londres fueron todo un éxito a pesar de los precios: un menú degustación de siete platos por unos 350 euros más unos 135 por el maridaje con vinos italianos. Comensales como el diseñador Tom Ford y la exSpice Girl Gerry Halliwell disfrutaron rodeados de las obras de Francis Bacon o Lucian Freud, que se subastaron varias jornadas después por precios astronómicos. Bottura se mostró feliz, nada nervioso y prometió «no explicar ni un plato». Eso sí, presumió de su menú, porque él sostiene que bebe directamente de la música y del arte. Hace casi dos décadas que este cocinero insiste en que él hace algo más que dar de comer o alimentar en su establecimiento anclado en el corazón de la parte antigua de Módena. «Comer tiene que ser una celebración», proclama este creador que cuenta con un libro, Nunca te fíes de un cocinero italiano delgado, que anima a sus compañeros más jóvenes a no dejar de ser atrevidos a la hora de soñar recetas.

onEdition

El libro es un resumen de su trayectoria: «A través de mi pasión, logré transmitir emociones. Analizar todo a fondo es muy importante. Muchas personas no saben lo que hemos luchado en Osteria Francescana. Lo difícil fue explicar al público que estábamos tratando de salvar las tradiciones. No sólo importa la calidad de los ingredientes, sino la calidad de las ideas». Aunque reconoce que la ironía es una constante en su cocina, que trabaja con mucho más de lo que encuentra en el mercado. Así que en esta confesión escrita detalla sus pasiones y la evolución de sus ideas: «Hablo de comida, pero también de arte y música. Espero que la gente pueda leer en el libro mi visión sobre la estructura de la creatividad: los italianos dicen que tienes que pensar rápido, pero luego hacerlo despacio».