Galicia lidera la lucha contra los chivatazos de los controles de tráfico

José Manuel Pan
José Manuel Pan REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Imagen de archivo  de un control de alcoholemia de la Guardia Civil
Imagen de archivo  de un control de alcoholemia de la Guardia Civil

Guardias civiles gallegos empezaron a detectar wasaps que indicaban su posición en la carretera

20 feb 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

«Cuando se avisa de la ubicación de un control, y ese aviso recae en una persona que conduce bajo la influencia del alcohol y se consigue que lo eluda, se produce una situación de elevado riesgo en la carretera». Es la advertencia que hace la Fiscalía en el oficio que dirigió a las policías encargadas del tráfico para que investiguen la influencia de los mensajes que alertan de la posición de los controles policiales a través de WhatsApp y de las redes sociales. La advertencia de la Fiscalía es dura porque asegura que esos avisos «suponen una obstaculización grave» a la labor de vigilancia y pueden servir para que un conductor borracho siga conduciendo. El oficio de la Fiscalía tiene buena parte de su origen en Galicia, que fue donde empezaron a detectarse este tipo de avisos. Y surgieron entonces las primeras respuestas a esa nueva forma de eludir los controles.

Desde la Guardia Civil de Tráfico empezaron a denunciarse esos avisos una vez que los propios agentes comprobaron que a los pocos minutos de establecer un control de carretera, la circulación caía de repente y dejaban de pasar coches por ese tramo. Los investigadores pronto supieron de la existencia de grupos privados de WhatsApp en los que los usuarios van comunicando la posición de los controles a medida que los van viendo en la carretera. Por eso, los automovilistas de riesgo, que van borrachos o drogados, no pasan por esas zonas. «Hemos comprobado que los conductores que han bebido alcohol se trasladan a otras vías para evitar nuestros controles, que precisamente sirven para apartar de la carretera a los que van bebidos o drogados», afirmaba hace unos días en La Voz el teniente coronel Antonio Hidalgo, jefe de la Guardia Civil de Tráfico de Galicia. «Hay que tener claro que cualquiera de esos wasaps pueden servir para matar a un familiar o a un vecino», añadía el teniente coronel.

Terrorismo y narcotráfico

Cada grupo privado de mensajería tienen mil usuarios, lo que hace que la influencia de los avisos sea muy elevada y que se transmitan en cuestión de segundos, lo que neutraliza la eficacia de los controles policiales. Y no solo los que tienen relación con el tráfico, sino que esos wasaps también sirven para poner en alerta a todo el que tiene algo que esconder, como señala la Fiscalía en su oficio, en el que advierte que los chivatazos pueden frustrar actuaciones de vigilancia «dirigidas a la investigación o persecución de otros delitos de mayor gravedad, como el tráfico de drogas o el terrorismo».

Varios motivos hacen que Galicia lidere la lucha contra esos avisos. Por un lado, porque esos mensajes causan un grave perjuicio en una comunidad en la que hay un elevado número de alcoholemias al volante, y por otro, porque, como asegura uno de los impulsores de la lucha contra esos avisos, «en Galicia siempre hay una pista o un camino por el que evitar el control».

«¿Conoces a todos como para saber que al que avisas no lleva a alguien secuestrado en el maletero?»

Además de la respuesta oficial por parte de la Guardia Civil y de la Fiscalía, en Galicia nació una plataforma «para erradicar las aplicaciones de aviso de controles policiales». Se trata de Creando Seguridad, una organización que destaca que avisar de la posición de las patrullas y de los controles policiales está perjudicando la seguridad vial».

La plataforma sostiene que esos chivatazos alertan de la ubicación de la policía a delincuentes de todo tipo «y crean una sensación subjetiva de impunidad para que determinadas personas infrinjan las normas de circulación poniendo en riesgo a todos los usuarios de la carretera». Este colectivo advierte que esos mensajes pueden contribuir al aumento de la siniestralidad.

Desde su creación, son muchas las organizaciones que se han adherido a la plataforma Creando Seguridad, como por ejemplo asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico, de policías, de motoristas y de técnicos en formación de conductores, entre otros colectivos relacionados con el tráfico y con la prevención de siniestros. Y desde la plataforma se hacen una pregunta clave: «¿Conoces a todos los que circulan por la carretera como para saber que al que avisas de un control no lleva a alguien secuestrado en el maletero? ¿Te arriesgas a ser cómplice?».