Los alumnos españoles destacan por su compromiso con la igualdad y el medio ambiente

Redacción LA VOZ

GALICIA

Imagen de archivo de alumnos de un centro de secundaria en Galicia
Imagen de archivo de alumnos de un centro de secundaria en Galicia MARCOS CREO

Un informe en el que han participado 24 países, 82.000 estudiantes y 40.000 profesores afirma que el interés de los escolares de segundo de ESO desciende con los temas políticos y sociales

28 nov 2023 . Actualizado a las 17:15 h.

Los alumnos de segundo de ESO destacan entre los más comprometidos con la igualdad entre géneros y la conservación del medio ambiente. Así lo confirma el Estudio Internacional sobre Competencia Cívica y Ciudadana (ICCS) 2022, que investiga en qué medida los jóvenes están preparados para asumir su papel como ciudadanos.

Los estudiantes españoles son, de hecho, de los más favorables a una igualdad entre géneros, tres puntos por encima de la media de los 24 países que han formado parte del estudio (52 puntos) y a tres del mayor índice, Taiwán. En cuanto a las diferencias entre alumnos y alumnas, son ellas quienes presentan un mayor implicación (nueve puntos más). 

También destaca su compromiso con la conservación del medio ambiente, donde España obtiene el índice más elevado (53 puntos), en primer lugar, al mismo nivel que Taiwán y Francia. La media tanto del conjunto de los países del estudio ICCS y de la UE es de 50 puntos en este ámbito. La mayoría de los estudiantes de 14 años, un 94 %, creen que los países necesitan trabajar juntos para preservar los recursos naturales y que cada uno, como individuo, debe contribuir a reducir la contaminación y responsabilizarse de ello. En cuanto a géneros, son ellas quienes más se preocupan por la protección del medio. 

Las principales amenazas medioambientales que presenta el futuro y que más les preocupan a los estudiantes españoles son la contaminación, el cambio climático, la escasez de agua y la pérdida de la biodiversidad, en este orden, y por encima de la media. Son los de Italia, Lituania, Francia y Taiwán quienes tienen una mayor percepción de peligro. También destacan su preocupación en conflictos violentos, enfermedades infecciosas y crisis económicas. 

Los estudiantes de Polonia, por ejemplo, ven una mayor amenaza en los conflictos bélicos (78 %), frente a los de los Países Bajos (28 %). Y los de Taiwán temen más enfrentarse a una enfermedad infecciosa o una crisis económica. 

Otro de los datos que se desprende del informe publicado hoy por la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA) es que si un alumno español de segundo de ESO quiere informarse sobre un tema nacional o internacional, lo más probable es que recurra a la televisión como primera fuente. De hecho, es lo que declaran hacer más de la mitad de ellos. El siguiente medio elegido es internet, seguido de la prensa (incluida la versión digital).

En cuanto a su interés en temas políticos o sociales, un tercio de los estudiantes españoles están algo o muy interesados, una proporción que desciende hasta el 11 % cuando los encuestados reconocen que sus progenitores o tutores legales están poco o nada interesados.

Es importante también la participación del alumnado en alguna organización o grupo. En el caso de España, el 81 % de los escolares forman parte de un equipo deportivo (7 puntos más que la media del estudio). El 36 % participan en un grupo de voluntariado con acciones dirigidas a ayudar a la localidad, una cifra similar a la media (35 %) y diez puntos por encima del año 2009. 

En términos generales, la puntuación del alumnado español en competencia cívica se sitúa en los 510 puntos, en línea con la media del conjunto de los países analizados y la media de la Unión Europea (508 puntos en ambos casos). 

Diferencias de rendimiento

El estudio analiza también las variaciones de resultados en función de varios factores, como el contexto socioeconómico y cultural, el género, o el entorno rural o urbano del centro educativo al que pertenece el alumnado. En todos ellos, España destaca como uno de los países con menores diferencias de rendimiento y, por consiguiente, con mayor equidad en su sistema educativo. 

Así, en todos los países, el alumnado procedente de un entorno socioeconómico y cultural más favorecido obtiene un mejor rendimiento. Igualmente, se estima que el 13 % de la variabilidad en los resultados de los estudiantes españoles se puede atribuir al estatus social, económico y cultural. Se trata del cuarto menor porcentaje del estudio, lo que indica que España tiene un buen nivel de equidad en el sistema educativo. 

En cuanto a las diferencias por género, las alumnas obtienen de media un mejor rendimiento que los alumnos: 26 puntos de diferencia en la media de todos los países. Por otra parte, el rendimiento estimado para los estudiantes que asisten a centros urbanos es siempre mayor al de los que asisten a centros no urbanos. En el promedio, los de las poblaciones urbanas obtienen 33 puntos más que los de poblaciones no urbanas. 

Se trata de la tercera edición de este informe internacional (2009, 2016 y 2022), y la segunda vez que España participa en el estudio realizado entre 82.000 estudiantes, 40.000 docentes y 3.400 equipos directivos. En España, han sido 3.500 estudiantes y 1.900 los docentes encuestados en 160 centros.