La Audiencia de Lugo rebaja las penas a cuatro violadores aplicando la nueva ley del «solo sí es sí»

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

GALICIA

La fachada de la Audiencia Provincial de Lugo.
La fachada de la Audiencia Provincial de Lugo. ALBERTO LÓPEZ

Se beneficiarán un abusador en serie, un hombre que violó a una mujer en un ascensor, un pederasta y un joven que agredió sexualmente a una universitaria. Una de las tres magistradas se ha opuesto a dos de las revisiones

03 feb 2023 . Actualizado a las 18:17 h.

La Audiencia Provincial de Lugo anunció este viernes un acuerdo por el que aceptan rebajarles las penas a cuatro hombres condenados por delitos sexuales en aplicación de la nueva ley del «solo sí es sí». Estas rebajas afectarán a los procesados, que cometieron las violaciones, agresiones sexuales y demás delitos entre los años 2007 y 2020. Alguno de ellos verá su castigo rebajado hasta en tres años.

La nueva Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, como se denomina técnicamente, deja cuatro nuevas rebajas de pena. Esta vez, en Lugo. La interpretación de dos de los tres jueces del tribunal ha hecho que cuatro condenados por delitos sexuales vayan a beneficiarse de la entrada en vigor de esa nueva normativa. La magistrada restante se ha mostrado en desacuerdo con dos revisiones, oponiéndose a las rebajas de pena.

Las revisiones se asientan sobre una nueva doctrina, que se ha hecho posible con la nueva ley. Desde que entró en vigor, los tribunales tienen la posibilidad de reducir las penas de delincuentes sexuales, ya que la normativa es, ahora, más favorable al reo en algunos casos. La nueva ley, centrada en la protección de la integridad de la víctima y que pone el foco en el consentimiento, unió en un solo delito lo que antes eran abusos sexuales y agresiones sexuales. Ahora, solo existe el segundo delito. 

Por lo tanto, los condenados por este tipo de delitos antes de la entrada en vigor de la nueva ley tienen derecho a que se les revise la pena. En los casos en los que se les hubiesen aplicado las penas mínimas por alguno de estos delitos, es posible que se beneficien, ya que estas han bajado con la nueva ley. Si el castigo mínimo para una agresión sexual antes eran seis años, ahora serían cuatro, por ejemplo, por lo que los jueces que lo vean correcto pueden rebajarles las penas al considerar que son más favorables para ellos, una doctrina esencial en el Derecho. 

Los cuatro violadores beneficiados

Acosador en serie

Cuatros personas condenadas por delitos sexuales se han beneficiado de estas rebajas. El primero de ellos que señala el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en su comunicado es un acosador sexual en serie, que trató de violar a cuatro mujeres, llegando a conseguirlo con una de ellas. 

En su día, la Fiscalía pedía inicialmente casi 33 años de cárcel para un hombre acusado de tres agresiones sexuales, una violación y un intento de violación en Lugo entre los años 2013 y 2015. Tras un acuerdo, su pena se quedó en 12 años y tres meses de prisión. 

El condenado trató de violar a cuatro mujeres. La primera, durante el Arde Lucus del 2013. Vestido de romano, se metió en el ascensor con la víctima y empezó a realizarse tocamientos a sí mismo. Ella lo empujó y tuvo que marcharse. Poco después, le hizo lo mismo a otra mujer en el portal de su casa. Dos años más tarde, se metió en un taxi con una mujer, sin ella quererlo, e hizo lo mismo, llegando a tocarle los pechos sin su consentimiento. Finalmente, en noviembre del 2015, se ofreció a llevar a casa a una mujer a la que conoció en un bar. Estando ella bajo los efectos del alcohol, la forzó a mantener relaciones con él de manera violenta. 

Fue condenado a doce años y tres meses de prisión por tres delitos de agresión sexual, uno de violación intentado y otro de violación consumado.

Ahora, los jueces han acordado rebajarle la pena tres años, para que se quede en los nueve años y tres meses. Alegan que la pena mínima por el delito de violación intentado era de tres años, pero ahora de dos. Ocurre igual con el de violación consumado, que pasaría de seis a cuatro. De ahí salen los tres años menos de pena.

Dos violaciones en ascensores

El segundo beneficiado es un lucense que trabajaba como técnico de fibra óptica. En el año 2016, trató de violar a una mujer y lo logró con otra. En ambas ocasiones, las asaltó en el ascensor de su edificio. 

Los sucesos, ocurridos próximos en el tiempo, provocaron el pánico entre los vecinos del sur de Lugo. La policía llegó a advertir a las mujeres de la zona de que no se subieran a un ascensor si había un desconocido en él. 

La sentencia que lo condenó explicaba que, en la violación que consumó, «le apretaba el cuello fuertemente, llegando la víctima a perder casi el sentido y casi a desmayarse. El procesado le dijo "si me la chupas te dejo que te vayas", tras lo cual le obligó a practicarle una felación varios minutos». Entonces, se marchó y la dejó allí.

Intentó hacerlo otra vez, pero la víctima consiguió escapar y alertar a los vecinos del edificio. Él se tapaba la cara con una braga, por lo que era imposible reconocerlo.

Fue condenado a seis años y seis meses de prisión. Ahora, la Audiencia ha acordado rebajarle la pena a cuatro años y seis meses, dos años menos. Alegan que la pena mínima por el delito consumado de violación ha pasado de seis a cuatro años con la nueva ley. 

Seis meses menos para un pederasta

En el tercer caso afectado, la Audiencia ha acordado rebajarle la pena a un pederasta que mantuvo relaciones sexuales con un adolescente de 13 años, las grabó y difundió las imágenes

Sucedió a principios del año 2020. La víctima y él empezaron a hablar a través de Grindr, una aplicación móvil de citas, hasta que el hombre lo convenció para quedar en persona. Mantuvieron relaciones sexuales en al menos tres ocasiones, en una de ellas con dinero de por medio, y el adulto terminó difundiendo vídeos y fotos íntimas del niño como contenido de pornografía infantil. El condenado llegó a enviarle fotos del chico a terceros con los que chateaba a través de otras webs.

Aceptó una condena de ocho años y medio tras un acuerdo, ya que pedían 23 para él en un principio. Fue condenado por abuso sexual a menor de 16 años, por prostitución de menores y por distribución de pornografía infantil. Ahora, la Audiencia acuerda rebajarle la pena hasta los 8 años, seis meses menos, ya que la pena mínima por el delito de abuso sexual (ahora agresión), contando con el atenuante de reparación del daño que se le aplicó, bajaría seis meses. 

 Violación a una estudiante

El último caso es el más antiguo de todos. Sucedió entre los años 2007 y 2008, cuando un lucense agredió, amenazó y violó a su expareja, una estudiante universitaria del campus de Lugo.

En varias ocasiones, el acusado asaltó a su exnovia por la calle para amenazarla a punta de navaja, quemarla con cigarrillos o amenazarla. 

En octubre del 2007, cometió el delito más grave por el que fue condenado. Decía la Audiencia en la sentencia ahora revisada que «el acusado la abordó exhibiendo una navaja, poniéndosela a la altura del cuello y la condujo hacia una zona ajardinada del Campus (junto a la Facultad de Biología), donde haciendo caso omiso a las peticiones de la víctima de que la dejara, la despojó de la ropa que vestía de cintura para abajo, en una pierna la arrojó al suelo, y la violó».

Una jueza en contra

Dos de estas revisiones cuentan con un voto en contra. Se trata de la jueza Ana Rosa Pérez Quintana, la única mujer del tribunal. Ella se ha opuesto a la mitad de las rebajas (la del acosador en serie y la del pederasta). Entre otros argumentos, explica que no proceden en dos de los casos porque las defensas y los procesados aceptaron las penas tras llegar a un acuerdo de conformidad. «Técnicamente, ellos aceptaron las penas propuestas, no las mínimas», dice.

Ley del «solo sí es sí»: Una norma nacida para frenar a La Manada que ya ha beneficiado a 388 delincuentes

m. a. alfonso

 La ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, conocida popularmente como del «solo sí es sí», vuelve a estar bajo la lupa por la intención del Gobierno de buscar fórmulas para frenar el imparable goteo de rebajas de penas de prisión a delincuentes sexuales con una veintena de excarcelaciones. Sin embargo, no existe unanimidad dentro de la coalición; mientras el PSOE está convencido de modificar el texto con o sin su socio, Podemos aboga por un plan de actuación que no toque el Código Penal y mantenga el consentimiento en el «corazón» de la norma. Lo cierto es que ninguna de estas medidas evitará que los juzgados sigan aplicando la legislación más beneficiosa para el reo, el nudo gordiano de la cuestión.

Seguir leyendo