El Gobierno permitirá viajar de pie en los trenes y anulará el abono a quienes reserven plaza y no la usen en tres ocasiones

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Llegada de un tren a la estación de A Coruña.
Llegada de un tren a la estación de A Coruña. ANGEL MANSO

Los infractores no podrán renovar el título hasta que pasen 30 días y recibirán dos avisos previos antes de que se ejecute la retirada. Renfe establecerá un cupo con un 10 % de plazas de pie en los trenes de media distancia con más demanda, en los que no será posible seleccionar asiento

05 dic 2022 . Actualizado a las 19:54 h.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha decidido modificar las condiciones de uso de los abonos gratuitos de media distancia convencional -los más utilizados en Galicia- para evitar la incorrecta utilización de estos títulos, «en especial los comportamientos de determinados usuarios que reservan plaza en los trenes con el abono y luego no viajan». Este uso irregular de los títulos de transporte «desvirtúa la efectividad de las medidas encaminadas a incentivar la demanda del transporte público y contribuir a reducir las emisiones», explica el ministerio en un comunicado. Por tanto, cuando queda menos de un mes para que termine la primera tanda de abonos gratuitos -esta medida se prorrogará a lo largo de todo el 2023-, el departamento que dirige Raquel Sánchez ha aprobado una serie de medidas para evitar el uso ilegítimo de estos títulos que se publican hoy el BOE y que, en su mayoría, se pondrán en funcionamiento el 7 de diciembre.

En líneas generales, se restringirá la formalización y reserva de viajes, la adquisición de abonos y se sancionarán los usos irregulares reiterados. Así, Renfe incautará la fianza de 20 euros y anulará el abono gratuito a los usuarios que, al menos en tres ocasiones, no hayan cancelado con un mínimo de dos horas de antelación la reserva de la plaza si finalmente no van a viajar en el tren. La antelación mínima de dos horas podrá ser modificada por la Secretaría General de Transportes, en función del resultado de la medida, se aclara en la resolución de la Secretaría de Estado.

En principio solo se retirará el abono de la línea en la que se haya detectado un uso irregular -cada conexión o trayecto tiene asociado un título diferente-, aunque Renfe no expedirá un nuevo abono al infractor para ningún origen-destino de media distancia en un plazo de 30 días desde la anulación.

Antes de ejecutar la retirada del abono, Renfe enviará dos avisos cuando detecte que finalmente no ha viajado sin anular la reserva con la antelación requerida. La tercera vez que se incurra en uso indebido, se ejecutará la incautación y la retirada. Se establece un plazo transitorio de 7 días en los que se informará al viajero del incumplimiento sin que durante esa semana se ejecute la medida, con el objeto de que pueda organizar un transporte alternativo al ferrocarril. Estas medidas no son necesarias en las conexiones de cercanías, pues en estos trenes no es necesaria la formalización de plazas.

En paralelo, se limita a cuatro viajes diarios de ida o vuelta el número máximo de trayectos que se permite formalizar por abono y se imposibilitará formalizar dos viajes en el mismo sentido hasta que transcurra el triple del tiempo de viaje programado, unas medidas que con matices ya estaban en marcha.

Para facilitar un mayor uso de determinados trenes con reserva de plaza y alta demanda, Renfe podrá establecer un cupo de plazas de pie, es decir, sin plaza reservada, que no superará el 10% de las ofertadas, informando de esta situación a los viajeros. «Para maximizar la utilización y ocupación de estos trenes de alta demanda, en los mismos no estará disponible la selección de asiento», se asegura en la resolución publicada este lunes en el BOE. Renfe activará todas estas medidas a partir del 7 de diciembre.

También se lanzará un abono específico para menores de edad sin DNI y solo se podrá sacar un título por personas para cada origen-destino, evitando así usos indebidos de estos títulos. Esta medida entrará en vigor el 1 de enero de 2023, coincidiendo con la activación de la prórroga de las bonificaciones al transporte público ferroviario, una iniciativa que ha tenido una gran acogida por parte de la población que ya ha adquirido más 2,2 millones de abonos gratuitos, de los que 1,6 millones son para viajar en Cercanías y Rodalies, y 627.000 títulos son para media distancia convencional. En Galicia se han superado ya los 63.000 abonos en más de tres meses de funcionamiento de la medida.

Se calcula que el 10 % de los titulares de los abonos gratuitos de media distancia hacen un uso fraudulento o irregular de los mismos, ya que reservan una plaza que luego no utilizan, dejando sin posibilidad de viajar al resto de usuarios. Así lo afirmó la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, a su llegada al Consejo de Ministros de Transportes de la Unión Europea, que se celebra en Bruselas, donde precisó que este uso fraudulento solo afecta al 3 % del total de abonos gratuitos expedidos, ya que los de cercanías no requieren reserva de asiento. En media distancia se han expedido unos 640.000 abonos, por lo que unas 64.000 personas estarían reservando varias plazas para un mismo trayecto que finalmente no usan, pues intentan asegurarse varias frecuencias para poder viajar.

Inquietud entre los usuarios por los trayectos sin reserva de asiento

Los usuarios habituales de los trenes de media distancia recibieron con un sentimiento agridulce las medidas del Gobierno para ordenar las reservas de plaza en los trenes de media distancia. La Plataforma de Usuarios de Media Distancia encajó con cierta inquietud la decisión de permitir viajes de pie en los trenes, aunque el cupo esté limitado a un 10 % de las plazas ofertadas. «No podemos viajar de pie en un trayecto de hora y media», explicó Iria Méndez, que realiza diariamente el recorrido entre Vigo y A Coruña. También genera preocupación el hecho de en que los trenes con alta demanda donde se podrá viajar de pie no se permitirá la reserva de asiento. Los usuarios se pusieron en contacto con la gerencia de Renfe en Galicia y les tranquilizó, dando a entender que es una medida que no tendrá un gran recorrido en el eje atlántico y en la conexión de alta velocidad con Ourense, donde se mantendrá por lo general la reserva de asiento. No obstante, la posibilidad de que haya viajeros de pie en los trenes S-121 ya tiene un sustento legal, pues ocasionalmente, en momentos de alta demanda, ya había usuarios que realizaban parte del trayecto de pie.

Los usuarios también creen que el límite de dos horas para anular las plazas que no se van a utilizar «es excesivo», especialmente cuando surgen imprevistos poco antes de la salida del tren. No obstante, el BOE prevé que sea un plazo modificable si se comprueba que no funciona correctamente.

Más trenes en el eje atlántico

Por otra parte, la plataforma de usuarios mostró su satisfacción al conocer que los trenes de proximidad del eje atlántico que fueron suprimidos por la pandemia volverán a circular a partir de febrero. Se trata de un total de doce trenes que aún no han sido repuestos, principalmente en el eje Pontevedra-Vigo y Vigo-Santiago, pero también entre A Coruña y Vigo. Estas frecuencias ayudarán a desahogar la alta demanda en este eje.

Tren en la estación de Ferrol

Renfe inicia la restitución paulatina de los últimos trenes suprimidos por la pandemia

pablo gonzález

Un día después de que el Congreso aprobara una moción del PP —con el apoyo del PSOE— para que se recuperara toda la oferta ferroviaria perdida por la pandemia, Renfe anunciaba ayer el primer paso para restituir las últimas frecuencias que quedaban por recuperar de las que fueron suprimidas tras el primer estado de alarma, en marzo del 2020. Las primeras conexiones beneficiadas serán las de A Coruña-Ferrol y las de Ourense-O Carballiño, en las que desde el día 11 circularán el 100 % de los trenes suprimidos por las restricciones de movilidad del covid.

Seguir leyendo