Los médicos logran el compromiso de la Xunta de estudiar la reordenación de los centros de salud

Manuel Varela Fariña
manuel varela SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Sandra Alonso

La consellería pide a los colegios que apoyen la ampliación de plazas mir

30 nov 2022 . Actualizado a las 16:38 h.

Los colegios médicos gallegos lograron este martes el compromiso de la Xunta de estudiar una reestructuración de los centros de atención primaria y flexibilizar la compatibilidad de los profesionales sanitarios en actividades privadas. Ese reordenamiento del mapa de centros sanitarios es una de las propuestas de los médicos para paliar el déficit de profesionales, reagrupando y fusionando los existentes dentro de la misma área. Advierten de que no supone cerrar los que ya hay, sino dotarlos de un nuevo uso llegado el caso.

El presidente del Gobierno gallego, Alfonso Rueda, y el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, acompañados también por la gerente del Sergas, Estrella López-Pardo, mantuvieron ayer una reunión con los representantes del Consello Galego de Médicos que se prolongó durante más de tres horas. El encuentro se produjo en un momento tenso entre el sector y el Sergas, en el contexto de la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que anula la instrucción del Sergas que permitía a farmacéuticos de atención primaria renovar recetas en situaciones especiales y una semana después del duro comunicado difundido por el Colegio de Médicos de Pontevedra, cuyo presidente, Isidro Lago, está ahora al frente de la presidencia rotatoria de los colegios gallegos.

Fue precisamente Lago quien habló en nombre del resto de presidentes provinciales de los colegios, si bien rechazó pronunciarse sobre ese comunicado en el que la entidad rompía relaciones con la consellería, acusándola de aplicar ocurrencias en lugar de soluciones reales y de vivir instalada en una realidad «falsa y fantasiosa». Hubo tres prioridades a lo largo de la reunión, según trasladaron a su término: el límite de competencias de los sanitarios, las compatibilidades con actividades privadas, y la reestructuración del mapa de centros de salud. «Esperemos que los avances den sus frutos», indicó Lago.

Comesaña, en la misma línea, calificó el encuentro como «fructífero». Sobre esa revisión de la atención primaria, el conselleiro respondió que el Sergas se compromete a estudiar las propuestas entregadas por los colegios médicos y que «en breve» volverán a mantener una reunión con ellos para profundizar en esta área. La cumbre de ayer es ya la decimotercera que celebran.

El responsable de Sanidade sugirió también avances en la flexibilización de la compatibilidad de los profesionales sanitarios de la sanidad pública con otra actividad privada. «Hai enriba da mesa dende hai meses unha interpretación máis flexible cando un centro é concertado ou non que conleve modificacións nos contratos», apuntó Comesaña. El presidente del Consello Galego de Médicos recordó que solo Galicia y Asturias mantienen la limitación y que esta última avanza también en su flexibilización. Por ahora, a los médicos gallegos con actividad privada se les retira el complemento específico abonado por el Sergas por exclusividad, de más de 800 euros.

La Xunta también puso sobre la mesa el déficit de plazas mir, pidiendo a los representantes de los colegios médicos que apoyasen la petición del Gobierno gallego de reclamar al Ejecutivo central que se amplíe el número de plazas. El conselleiro dijo que aspira a contar con más profesionales y «seguir traballando» para consolidar «os que hai aquí», de forma que al menos el 90 % de los mir que se formen en la comunidad terminen quedándose y desarrollando sus carreras en Galicia. Rueda afeó ayer al Ejecutivo central que la incorporación de 200 plazas adicionales de mir para medicina de familia —hasta alcanzar 1.200 plazas adicionales en el 2023— se haya gestado en una «negociación» con Bildu para lograr su apoyo a los Presupuestos.

El TSXG anula la instrucción del Sergas que permite renovar recetas a los farmacéuticos

Elisa Álvarez

El Servizo Galego de Saúde aprobó en octubre del 2021 una resolución que permite a los farmacéuticos de atención primaria renovar la medicación de los tratamientos crónicos en situaciones especiales, una instrucción con la que siempre estuvieron en desacuerdo los colegios médicos. El Consello Galego de Colexios Médicos recurrió esta instrucción en los juzgados y el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia acaba de dar la razón a estos facultativos. La sentencia del TSXG no solo anula y deja sin efecto esta instrucción, sino que condena al Sergas a abonar las costas del litigio, «hasta un máximo de 1.500 euros».

Seguir leyendo