Las concesionarias portuguesas proponen un aumento en los peajes de sus autopistas mayor que en Galicia: 10,4 %

Brais Suárez
Brais Suárez OPORTO / E. LA VOZ

GALICIA

Oscar Vázquez

El Gobierno tiene hasta mediados de diciembre para decidir el precio definitivo, que obligaría a un mayor desembolso en las vías de acceso a Oporto desde Galicia

18 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Se abre en Portugal el período de negociación entre el Gobierno y las concesionarias de autopistas para determinar las tarifas de 2023. Hasta el 15 de diciembre, el Ejecutivo deberá examinar la propuesta presentada por las empresas, que no dibuja un panorama optimista para los usuarios. El borrador solicita una subida del 10,44 %, lo que podría suponer un encarecimiento de hasta dos euros en los tramos de carretera más transitados. Entre Oporto y Lisboa, aumentaría en 2,34 euros.

Según el diario Jornal de Notícias la principal concesionaria portuguesa, Ascendi afirma que la propuesta de aumento «resulta directamente de la aplicación de los términos previstos en los contratos de concesión». Es decir, será aplicada una subida con base en la inflación estimada por el Instituto Nacional de Estadística para octubre, el 10,44 % excluyendo los precios de vivienda. Esa es la cifra que también propuso otra de las grandes concesionarias, Brisa, que, sin embargo, expresaba su «disponibilidad para negociar con el Estado soluciones mitigadoras». En esa línea, una de las medidas más drásticas por parte del Gobierno sería establecer un techo límite a los aumentos, como ya hizo con los alquileres.

La Asociación Nacional de Transportistas Públicos de Mercancías por Carretera, expresó que la medida «no es ni mínimamente aceptable». Alegan que el encarecimiento del mantenimiento de autopistas debido a la inflación no supone el total de los costes que afrontan las concesionarias, por lo que el Gobierno no debería permitir que se repercuta a los conductores.

Otras voces apuntan a que este aumento podría repercutir en mayores congestiones en las carreteras nacionales, que ya afrontan una alta carga de tráfico, especialmente de transportistas. La posible subida contrasta con las declaraciones de la ministra de Cohesión Territorial, Ana Abrunhosa, que previamente había expresado la intención del Gobierno de seguir reduciendo la cantidad de peajes en las zonas interiores del país, para compensar el gran déficit de transporte público y conexiones.

Cabinas de peaje en uno de los accesos a Santiago por la AP-9.

Rueda exige al Gobierno que asuma con sus propios fondos toda la «brutal suba» en la AP-9

Xosé Gago

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reclamó este jueves al Gobierno central que «reaccione» y asuma con fondos propios la «brutal suba» del 9 % de los peajes de la AP-9 prevista a partir del 1 de enero. Rueda planteó que el Ejecutivo debe seguir los pasos de la Xunta, que ha congelado las tarifas en la vías de su competencia. El Gobierno, insistió, «aínda está a tempo de rectificar» y transmitir a los usuarios de la autopista «a tranquilidade» de que «non vai haber esa subida e as taxas van estar conxeladas igual que fixo a Xunta».

Seguir leyendo