Comesaña: «Canto máis ten que crecer a falta de médicos para que o Goberno tome medidas?»

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

GALICIA

El conselleiro Julio García Comesaña
El conselleiro Julio García Comesaña Ana García

El conselleiro reclama que se aumenten las plazas del mir, porque 4.000 médicos de toda España van a quedarse sin un puesto

11 nov 2022 . Actualizado a las 21:16 h.

El conselleiro de Sanidade ha explotado esta mañana contra el Ministerio de Sanidad. Julio García Comesaña ha recordado que hay conflictos en varias comunidades por la falta de médicos, endémica en toda España. Ese problema, según el conselleiro, es común a todas, «de dereitas, de esquerdas, nacionalistas, non nacionalistas, con presupostos máis altos para sanidade e máis baixos». «Canto ten que crecer este problema para que o Goberno do Estado tome medidas e non diga que non é seu?», ha clamado Comesaña.

En su opinión, el Ejecutivo de Pedro Sánchez mira para otro lado y solo toma medidas a diez años vista, pero nada a corto plazo. Un ejemplo es el mir. En el sistema sanitario faltan especialistas y el problema más acuciante es la carencia de especialistas en medicina familiar y comunitaria. Pero esta semana se cerró la convocatoria del examen mir del próximo año, que se celebrará a finales de enero, y a ella se han presentado 12.000 personas, pero solo hay 8.000 plazas. Por lo tanto, cuatro mil médicos no obtendrán plaza, ha explicado el conselleiro. Y eso es independiente de que aprueben o suspendan el examen. Los 8.000 primeros obtienen plaza, los siguientes, no. Aunque no ha profundizado en ese análisis, es cierto que hay muchos médicos que ya están cursando otra especialidad y se vuelven a matricular en el mir para cambiarse, y si no obtienen la plaza nueva pueden seguir con la de origen. También hay puestos que sí van en la convocatoria pero ningún médico los quiere ocupar, como ocurrió en la convocatoria de este año con nueve plazas de medicina de familia en Lugo y al final se amplió el cupo de extracomunitarios para que las cogiese alguien. Pero Comesaña aprovechó para lanzar el mensaje al Gobierno, nuevamente, de que tiene que «adecuar o número de prazas ás necesidades».

En el mir la competencia es compartida. El Gobierno central tiene la última palabra sobre cuántas plazas se acreditan en cada comunidad autónoma (las acreditadas son las que se pueden convocar), y cuántas se pueden planificar para presentar al examen. Las comunidades autónomas pagan la formación y son las que deciden en última instancia cuántas de las que tienen acreditadas meten en cada convocatoria. En el caso de medicina de familia, la Xunta ha pedido expresamente al Ministerio de Sanidad que le permita extender la formación a todos los centros de salud de Galicia, unos 450, ya que el sistema actual de acreditación es muy rígido y esto hace que solo se puedan formar médicos en un centenar de servicios.

En Galicia hay 207 plazas acreditadas para familia y en la convocatoria del mir van todas. Pero esta es una medida a medio plazo, ya que el examen mir se celebra a finales de enero, los médicos se incorporan a la residencia a finales de mayo y este período como médicos internos residentes dura cuatro años. Así que, los que se presenten a la convocatoria actual recalarán en el sistema sanitario como médicos contratables en el 2027.

«Calquera médico de especialista de medicina familiar e comunitaria será contratado instantáneamente», ha prometido Julio García Comesaña en un acto en Vigo, consciente de que no hay facultativos en paro. 

Pediatría

El conselleiro ha reconocido problemas en la pediatría de algunos centros porque en estas semanas están acudiendo más niños enfermos, ya que en los años anteriores no tuvieron contacto con virus respiratorios más allá del coronavirus SARS-2 y no generaron inmunidad. Comesaña ha querido lanzar un mensaje de calma. Ha asegurado que, de media, una cita convencional con el pediatra en un centro de salud gallego tarda 2,2 días.

También ha descartado poner pediatras en los puntos de atención continuada (PAC), como ha reclamado el BNG. «Non os hai, é certo, pero nunca os houbo», ha zanjado.