Familias acogedoras en Galicia: «Tengo ocho niños de tres madres y cinco padres distintos»

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

Actualmente hay 340 hogares en esta red pero la Xunta quiere visibilizar el programa para que se sumen más voluntarios y evitar así que los pequeños estén en centros de menores

10 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Natalia Gómez es madre acogedora. Familia monoparental con dos hijos biológicos, había oído hablar del acogimiento y hace siete años entendió que hay niños que necesitan ser cuidados y que ella tenía la posibilidad de hacerlo. Así llegó a su hogar de O Milladoiro (Ames) el primer pequeño de acogida, de 8 años, que estuvo dos con su familia. Ahora tiene a otro menor que ayer mismo cumplió once, «y lo primero que escuchó al levantarse fue un audio de su madre felicitándolo», dice sin poder evitar emocionarse. Como ella hay 340 familias dentro del programa de acogida familiar de Cruz Roja en Galicia, que a lo largo de este año albergaron a 290 menores.

La Xunta quiere dar un impulso a esta iniciativa y darla a conocer a la sociedad, «porque todavía no se conoce lo suficiente, sí la adopción, pero no el acogimiento», explica el director xeral de Familia, Jacobo Rey. Se trata de un apoyo esencial para aquellos menores que deben alejarse de sus familias durante un tiempo por distintos motivos, «es una medida de protección que beneficia sobre todo a los menores pero también es una experiencia fundamental para las familias». Y no hay un perfil para acoger. Mónica Castelao, responsable de este programa en Cruz Roja, asegura que hay familias monoparentales, con niños, sin niños... «No hay que pensar en el modelo clásico de familia, eso sí, tienen que tener estabilidad, que es lo que precisamente necesitan estos niños».

Carmen Dourado es madre acogedora y coordinadora de Acougo, una asociación que integra a muchas de estas familias. Prefiere hablar de activismo y justicia social y no de solidaridad «porque la ley dice que la mejor medida para el menor es el acogimiento familiar». Se declara una «adicta» al acogimiento. Trabajadora social, un caso concreto que vivió a nivel profesional hace once años la llevó a convertirse en familia acogedora. Y eso que tiene cinco hijos biológicos. Ahora mismo, dice con humor, «tenemos ocho niños de tres madres y cinco padres distintos», con edades comprendidas entre los ocho meses y los 23 años. A lo largo de este tiempo pasaron por su hogar nueve menores, desde recién nacidos, dos gemelos de 4 años «que ahora están divinamente con su mamá», o adolescentes. Ahora acoge a dos hermanos y a un bebé de ocho meses, «del que estamos esperando que su mamá se recupere y lo está haciendo fenomenal. Lo adora, ella a él y nosotros a ella». Carmen tiene muy claro qué es un acogimiento y la importancia de no culpabilizar y mantener el vínculo con la familia de origen, «no estamos aquí para juzgar, si fuese así no deberías estar en el programa, muchas veces les digo a mis hijos que nos vemos muy lejos de ciertas situaciones, y no estamos tan lejos de vivir determinado tipo de situaciones».

Isabel Pazos, abuela de acogida: «Crío a mi nieto porque mi hija no puede hacerse cargo»

Alejandra Ceballos López / S.F

El superpoder de muchas mujeres es el cuidado e Isabel Pazos lo sabe. Ha cuidado de su marido, de sus hijos, y ahora, 27 años después, vuelve a ser madre de su nieto. Como su hija no puede hacerse cargo de Q, es ella quien se encarga de él a través del programa de la Cruz Roja.

Cuando el niño nació, sus padres firmaron el consentimiento de que fuera Isabel quien quedara a su cargo, con la condición de que no pasaría a ser parte de los centros de protección de menores ni se lo entregaría a nadie más. Es lo que en el acogimiento se denomina familia extensa: un familiar se hace cargo de los niños cuando los progenitores no pueden hacerlo.

Seguir leyendo