Reconocimiento del valor de una Redacción

Francisco Ríos Álvarez

GALICIA

MARCOS MÍGUEZ

06 oct 2022 . Actualizado a las 22:39 h.

Majestad, señor presidente de la Xunta, señor presidente de La Voz de Galicia, autoridades, señores y señoras:

Permítanme que comience mi intervención agradeciendo al jurado la concesión del Premio Fernández Latorre, galardón que aprecio especialmente, pues me siento muy vinculado a él por varias razones. Mi primera presencia en este acto data ya de hace cerca de cuarenta años. Era entonces una cena que reunía a una veintena de comensales. Junto al que hoy es presidente de La Voz y varios directivos del periódico de entonces se sentaban ilustres personajes de la intelectualidad y las letras gallegas. Entre ellos estaban, por citar solo a algunos, Domingo García-Sabell, Francisco Fernández del Riego, Carlos Casares, Isaac Díaz Pardo... cuya charla escuchaba con atención de alumno un joven redactor jefe que tiempo después se ocuparía en la elaboración de un libro conmemorativo de las primeras 45 ediciones del Premio Fernández Latorre. En esta ocasión llegamos ya a la sexagesimocuarta.

Cuando recibí la noticia de la concesión, mi reacción inicial fue de sorpresa y emoción. Sorpresa porque nunca esperé distinción alguna por haber hecho mi trabajo. En él no veo el reflejo de un talento que no hallo en mí. Si algún valor me reconozco es solo esfuerzo y dedicación a La Voz de Galicia en medio siglo de intensa relación, que ha sido laboral durante gran parte de ese tiempo.

En algún momento en que me he parado a pensar en las razones por las que ha recaído en mí este honor he concluido que, junto a la generosidad del jurado, en cierto modo se premia en mi persona a una Redacción que ha hecho de La Voz uno de los primeros periódicos de España bajo la magistral batuta de su presidente y editor, Santiago Rey Fernández-Latorre. Creo, pues, que es de justicia hacer de alguna manera a esa Redacción copartícipe de este premio.