Una sentencia firme obligaría a Louzán a dejar la presidencia de la Federación de Fútbol

Manuel Varela Fariña
M.Varela REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

EDUARDO PEREZ

Tanto los estatutos de este organismo que regula el fútbol gallego como la legislación del deporte en la comunidad impiden la elección de un candidato inhabilitado para ejercer cargo público

10 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La ratificación de la Audiencia Provincial de Pontevedra a los siete años de inhabilitación para empleo o cargo público a Rafael Louzán pone de nuevo en un brete al expresidente de la Diputación provincial ahora al frente de la Real Federación Galega de Fútbol (RFGF). Los propios estatutos de esta entidad reguladora del fútbol gallego establecen como requisito que ningún miembro de sus órganos de gobierno y representación esté inhabilitado para desempeñar cargos públicos. Eso sí, si sentencia tendría que ser firme. Y en este caso, cabe interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo, que es lo que ya ha anunciado Louzán que hará.

Según fuentes jurídicas consultadas, los trámites del recurso pueden dilatarse varios años, tiempo durante el cual Rafael Louzán podría mantener su puesto como presidente de la Federación, al que accedió en el 2014 y para el que resultó reelegido en noviembre del 2018, cuando la suya fue la única candidatura que se presentó. La confirmación de la inhabilitación por siete años se produce a pocos meses de celebrar un nuevo proceso electoral en la RFGF. Llegado el momento, sin una sentencia firme dictada desde el Tribunal Supremo, Louzán podría optar otra vez al cargo.

La Federación es una entidad privada que ejerce funciones públicas. Se trata, por lo tanto, de un organismo de titularidad mixta, entre lo público y lo privado, equiparable a un consorcio de derecho público. Esa peculiaridad no obliga a Louzán a abandonar su cargo por inhabilitación, pero sí lo hace el artículo 31.C de los estatutos de la RFGF sobre los requisitos para ostentar la condición de miembro de sus órganos de gobierno y representación.