Las farmacias podrán asumir tareas como medir la tensión para evitar consultas en primaria

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

César toimil

En el primer trimestre de este año comenzarán a suministrar pastilleros, que serán gratuitos para muchos pacientes

25 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Las farmacias gallegas han sido esenciales durante la pandemia: repartieron mascarillas, entregaron medicamentos a domicilio, emitieron certificados covid, hicieron test de antígenos, realizaron vigilancia epidemiológica... Unas tareas que demuestran la labor asistencial de estas oficinas y que el Sergas quiere intensificar. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, apuntó en unas jornadas organizadas por la Asociación Española de Derecho Farmacéutico, asedef.org, que las farmacias pueden jugar un papel fundamental, sobre todo en aspectos relacionados con la cronicidad. Así, apuntó posibles prestaciones que podrá asumir la botica, como la toma de la tensión arterial: «Hay algunos parámetros biológicos que pueden seguirse en casa, y aquellos ciudadanos que no tengan medios o estén más cómodos tomándose la tensión en la oficina de farmacia creemos que pueden hacerlo allí».

Las farmacias tienen acceso a la historia clínica, por lo que este servicio evitaría visitas a los centros de salud. En la actualidad los profesionales de la botica ya toman la tensión, pero a título particular y sin que conste en la historia electrónica ni forme parte de la prestación asistencial. Desde el Sergas aseguran que no solo podrán colaborar en esta sino en otras prestaciones como mejorar la adherencia del paciente a los tratamientos o elaborar cuestionarios de estilos de vida.

Precisamente uno de los servicios relacionados con la cronicidad que en breve pondrán en marcha las boticas es la elaboración de pastilleros para los pacientes polimedicados. La Xunta ultima el decreto que regula este proceso y podrán comenzar a distribuirse en este primer trimestre. De momento falta por cerrar cómo se abordará el modelo de coste de estos sistemas personalizados de dosificación, es decir, quién asumirá el precio de su elaboración, pero García Comesaña aseguró que, «en muchos casos no tendrá ningún coste adicional para el paciente en función de la patología o el tipo de fármaco, una buena parte sí va a ser financiado sin ningún tipo de coste para el usuario».