La Diputación de Toledo se olvida de su barco sin estrenar y varado desde hace años en Ribadeo

José Francisco Alonso Quelle
josé alonso RIBADEO / LA VOZ

GALICIA

Barco de la Diputación de Toledo en el muelle de Ribadeo
Barco de la Diputación de Toledo en el muelle de Ribadeo J.A.

La Administración castellana paga 4.128 euros anuales al club náutico ribadense por tener la embarcación en la marina seca

28 dic 2021 . Actualizado a las 22:56 h.

La embarcación Río Uso es la historia de un despropósito, de cómo malgastar, tirar literalmente dinero público. Para quien pasea por el puerto de Ribadeo su imagen ya se ha hecho familiar, varada en tierra en un extremo de la marina seca, sin haber sido estrenada más allá del bautismo de mar (las pruebas de navegación). No faltó quien sugiriese a su propietario, la Diputación de Toledo, colocarla en una rotonda. Al menos así tendría cierta utilidad. Pero en tanto sigue ahí, y ya van casi seis años, como un monumento al gasto injustificado de fondos públicos, pagando 4.128 euros de tasas anuales.

El Río Uso fue encargado a astilleros Gondán, en la franja asturiana de la ría ribadense. Es un barco de quince metros de eslora con unas características muy especiales, silencioso y ecológico, para navegar por un espacio protegido hasta el yacimiento arqueológico de Ciudad de Vascos, que el entonces gobierno del PP en la Diputación castellana quería convertir en un imán turístico. En el 2015 pagó 344.850 euros por el buque. Con el cambio de gobierno en la Diputación, el PSOE paralizó el proyecto, el barco fue varado. Se decidió tratar de venderlo para recuperar el dinero invertido en los astilleros. Para la primera subasta hubo que esperar dos años. Fue en diciembre del 2017. Agua. La última, la quinta subasta, concluyó en enero del 2020. A pesar de rebajar progresivamente el precio del barco hasta 264.543 euros, todas quedaron desiertas. No hubo ni una sola oferta.

A principios del año pasado, desde la Diputación de Toledo se filtró que habría una sexta subasta que se convocaría en dos o tres meses. Nada se hizo y nada más se supo hasta que en diciembre, con motivo de la aprobación de los presupuestos para el año 2021, el presidente de la Diputación toledana, Álvaro Gutiérrez (PSOE), ratificó su intención de desprenderse del barco convocando la subasta pendiente. Manifestó que sería entre enero y febrero del 2021, para destinar el dinero recaudado a fines sociales. Pero tampoco se ha hecho.