La Galicia interior acapara las ayudas a particulares para corregir el feísmo

Juan María Capeáns Garrido
juan capeáns SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Ayudas contra el feísmo: a la izquierda, la placa de fibrocemento del tejado y el muro sin revestir se arreglarán con teja y ladrillo cerámico, y la ayuda será de 1.798 euros; a la derecha, arriba, la nave de bloques de hormigón será pintada y se colocará un nuevo tejado, y para eso recibirá 2.970 euros; abajo, el dueño de este galpón conseguirá una subvención de 2.597 euros para poner teja cerámica o losa en la cubierta
Ayudas contra el feísmo: a la izquierda, la placa de fibrocemento del tejado y el muro sin revestir se arreglarán con teja y ladrillo cerámico, y la ayuda será de 1.798 euros; a la derecha, arriba, la nave de bloques de hormigón será pintada y se colocará un nuevo tejado, y para eso recibirá 2.970 euros; abajo, el dueño de este galpón conseguirá una subvención de 2.597 euros para poner teja cerámica o losa en la cubierta

Aportaciones de entre 100 y 3.000 euros mejoran el paisaje en 445 enclaves

20 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La iniciativa de la Consellería de Medio Ambiente para tratar de corregir casos concretos de feísmo urbanístico en propiedades particulares ha derivado en un mapa do fermosismo, una radiografía gallega de los municipios en los que más interés ha despertado la iniciativa pública, que permitió transformar estéticas que deterioraban el paisaje en 445 puntos. Habiendo miles de casos esparcidos por todo el territorio han sido los concellos de la Galicia interior los que han sido más tenaces a la hora de solicitar unas ayudas que ascendieron a 1,2 millones de euros y que movilizaron en el sector de los materiales y la construcción un 30 % de dinero que tenían que poner los propietarios.

Es un pequeño cubo sacando agua de un océano de casos más o menos aberrantes que se reparten por toda Galicia, pero esta primera edición, que tendrá continuidad en el 2022, ha servido también para ponerle un precio objetivo a pequeñas actuaciones que mejoran el entorno, que otorgan mayor eficiencia a las edificaciones y que, además, las ponen en valor. Ha habido una aportación anecdótica de 100 euros en A Pobra do Caramiñal y otra de 237 en Cerdedo-Cotobade, pero la gran mayoría superaron los mil euros, si no agotaron el límite de los 3.000 que marcaba la convocatoria. Es lo habitual, porque muchos vecinos han aprovechado para poner teja en construcciones que mostraban la cubierta de fibrocemento; o para recebar medianeras con el ladrillo a la vista; o para adecentar una fachada con pintura ajustándose a los criterios que están recogidos en las guías con recomendaciones que Medio Ambiente viene publicando en los últimos años. En otros casos, la idea de los vecinos ha sido recuperar la piedra a la vista de las construcciones, tapadas hace años con elementos que han acabado deteriorándose y empeorando la estética. Dependiendo del tamaño de la actuación, lo normal es que esas intervenciones exteriores superen los tres mil euros de presupuesto.

El podio de los concellos más activos en la solicitud de subvenciones para combatir el feísmo lo protagonizan Lobios (Ourense), que arregló 22 puntos; Mazaricos (A Coruña), con 10; y A Laracha, Lugo, Palas de Rei y Vilalba, con nueve respectivamente, cuyos vecinos se repartieron un montante de más de 20.000 euros.