La farmacia, el bar y el banco, los que mejor resisten en el medio rural

Rubén Santamarta Vicente
r. santamarta REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

En 130 concellos, donde viven el 10 % de los gallegos, se han ido cerrando servicios públicos como centros educativos y especialidades médicas, obligando a mayores desplazamientos. Pero aguantan sucursales bancarias, pese a los últimos cierres

13 oct 2021 . Actualizado a las 10:19 h.

En los últimos tres meses, las calles de varios municipios gallegos han visto cómo sus vecinos salían a la calle denunciando el cierre de oficinas bancarias. Ha pasado en alrededor de una decena de pequeños concellos, donde las entidades señaladas (principalmente Abanca) al final han ido buscando alternativas para mantener algún servicio como cajeros, oficinas móviles... Pero detrás de ese movimiento hay otro, que es el de la lenta pérdida de servicios esenciales que arrastran las zonas rurales desde hace años.

Y lo que pasa con las oficinas bancarias es un buen termómetro para medir el resto. Si se toman los alrededor de 120 concellos en los que queda solo un banco (Abanca mayoritariamente, o la Caixa Rural en casos contados), se constata que hay servicios esenciales que se han perdido ya. Por ejemplo, apenas quedan oficinas de correos; en el mejor de los casos, se ha dejado un buzón. Curiosamente este servicio, Correos, ha llegado a un acuerdo para prestar servicios financieros en ayuntamientos sin ellos. Hay también carencias de centros de secundaria o de bachillerato, y también de servicios especializados en sanidad como pediatría u obstetricia, en todos por la caída de la natalidad.

En cambio, en esos lugares es fácil encontrar una farmacia y, evidentemente, un bar (que es el negocio, con diferencia, más asentado en Galicia y en España), según datos recopilados en los ayuntamientos. Es decir, servicios privados han resistido mejor que los públicos, que difícilmente van a regresar. Una buena parte de esos municipios tienen menos de 2.000 habitantes; excepcionalmente hay alguno de 5.000 como San Cibrao das Viñas o Vilaboa.