Los centros de salud preguntarán cuál es el motivo de la consulta antes de asignar una cita

Elisa Álvarez González
E. Álvarez SANTIAGO

GALICIA

Imagen de archivo del centro de salud de Ribeira
Imagen de archivo del centro de salud de Ribeira CARMELA QUEIJEIRO

Así se evitará que todas las peticiones acaben en el médico de familia y saturen las agendas

19 sep 2021 . Actualizado a las 16:29 h.

Aunque con una pandemia de por medio, el Sergas sigue trabajando para mejorar la atención primaria. Y uno de los problemas más acuciantes es la gestión de la demanda de los usuarios y la saturación de las agendas médicas. El objetivo de la Consellería de Sanidade es que a cada paciente lo atienda el profesional que debe atenderlo, y que no vayan al centro de salud por algo que se puede resolver por teléfono o que se tiene que solventar en el hospital.

Por eso la Administración sanitaria quiere saber el motivo por el que un paciente pide una cita antes de que el usuario llegue a la consulta. Y en eso trabaja. Comenzará haciéndose cuando la consulta se pide en el mostrador del centro de salud y progresivamente se extenderá a los distintos mecanismos de petición -teléfono, web, app-. ¿En qué consistirá? En unas preguntas cerradas consensuadas por los profesionales que se harán al usuario. En función de las respuestas, se le asignará cita con el profesional que corresponda, que no siempre es el médico de familia. Esto servirá para encaminar, pero no se trata de procesos rígidos. Si a posteriori el personal que atiende la cita -por ejemplo una enfermera- valora que quien debía haber realizado la consulta es el médico, derivará al paciente.

En el caso de que el usuario pida la cita en persona o por teléfono el sistema es sencillo porque ya le preguntarían en ese momento, pero la Consellería también trabaja para que esta especie de screening se aplique a las otras herramientas -app o web-. Para liberar al médico de trabajo burocrático -otra de las quejas de los profesionales- también se está recogiendo un listado de cuestiones que suelen llegar a las consultas de los facultativos y que debe resolver el hospital, por ejemplo un paciente que debe volver a pedir cita con el especialista porque no acudió, o conocer el resultado de pruebas.