El Ministerio de Sanidad rechaza crear por ahora la especialidad de médico de urgencias

Ángel Paniagua Pérez
Ángel Paniagua VIGO / LA VOZ

GALICIA

Movilización en favor de la creación de la especialidad de urgencias
Movilización en favor de la creación de la especialidad de urgencias M.MORALEJO

El Parlamento gallego la había pedido por unanimidad para mejorar la formación y para paliar la escasez de facultativos de atención primaria

09 sep 2021 . Actualizado a las 18:13 h.

El Gobierno de Pedro Sánchez no contempla crear a corto plazo la especialidad médica de urgencias y emergencias. El Parlamento gallego aprobó por unanimidad una solicitud al Ejecutivo en este sentido a principios de año y después 31 sociedades científicas solicitaron esta formación específico para los médicos de urgencia vía mir. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad ha dado carpetazo al asunto. Esta mañana, el gerente del Sergas, José Flores, leyó en la comisión de Sanidad del Parlamento gallego parte de una carta enviada por la Dirección General de Ordenación Profesional, como respuesta a la solicitud de la Xunta. En ella, el ministerio vincula la creación de esta especialidad al nuevo decreto de troncalidad, la normativa que regula el sistema MIR, FIR, BIR y otros, la formación especializada de los profesionales sanitarios después de la universidad.

El problema es que ese decreto se retrasa. En el 2016, el Tribunal Supremo anuló el decreto que había aprobado en el 2014 el Gobierno de Rajoy. Ni el PP, entonces, ni el PSOE, después, han logrado aprobar un nuevo decreto. El sistema que está en vigor es de 1989, con alguna modificación normativa posterior. El nuevo decreto está en fase de proyecto.

Actualmente la mayoría de los médicos que quieren dedicarse a las urgencias se forman como médicos de familia. Al terminar la residencia no se quedan en primaria, sino que son contratados en las urgencias de los hospitales, donde siempre hacen falta refuerzos, o bien en los servicios de emergencias, como el 061. La Xunta razonaba en su petición al Gobierno central que con esa especialidad, si se mantuviese la oferta de plazas para familia en el mir, habría un mayor número de médicos para los centros de salud, ya que todos los que terminasen esa especialidad se quedarían en primaria. De este modo, no se produciría una batalla entre distintos departamentos del sistema sanitario para captar facultativos, en un contexto de escasez de profesionales.

El gerente del Sergas, que es médico urgenciólogo, defendió que el sistema también permitiría una formación homogénea en toda España. Tras leer la carta del ministerio, José Flores dijo: «Galicia non pode agardar máis por un Goberno que queda á marxe dun clamor da sociedade».

La petición del Parlamento gallego era que se tramitase la creación de la especialidad de manera urgente y de forma independiente al nuevo decreto de troncalidad. Flores recordó que, sin esperar por él, se creó recientemente la especialidad de psiquiatría infantil y juvenil.

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) lleva años peleando por la especialidad, aunque este año reforzó su presencia y reivindicó que los médicos de urgencias no habían dejado de atender pacientes durante la crisis del covid. Recordó, también, que en toda Europa existe esta especialidad, y que en España incluso existe para el ámbito militar, pero no para el civil. 

También hay sociedades médicas que se han manifestado en contra (las de intensivistas, internistas, cardiólogos y tres de familia). Han pedido que se regule la formación de médicos de urgencias como un área de capacitación específica, también llamada subespecialidad. Este sistema consiste en que un médico que ya ha hecho su especialidad y que ha trabajado al menos dos años en un ámbito específico, hace una formación reglada en este ámbito y recibe un diploma oficial. Ya existe en enfermedades infecciosas y neonatología. En este momento, la formación en urgencias depende de cada médico.