Una sucesión de focos provocó el mayor incendio del año en Galicia

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

GALICIA

Alberto López

Se estabilizó después de dos días tras arrasar más de 1.500 hectáreas

08 sep 2021 . Actualizado a las 11:02 h.

El incendio forestal que se originó el domingo en el municipio lucense de Ribas de Sil quedó estabilizado a primera hora de la tarde de ayer, según informó la Consellería de Medio Rural. Prácticamente al mismo tiempo se desactivó la situación de alerta 2, que se había declarado el lunes ante la proximidad del fuego al núcleo de Rairos. De acuerdo con las estimaciones de la consellería, la superficie quemada en este incendio —surgido en la parroquia que lleva el mismo nombre que el municipio— es de unas 1.450 hectáreas. Es el mayor del año en Galicia. Por otro lado, ayer también permanecía activo otro incendio declarado en Ribas de Sil a última hora del pasado domingo, en este caso en la parroquia de Nogueira. Según las últimas estimaciones, este siniestro afectó a unas 140 hectáreas.

Desde la Xunta tiene claro que este siniestro fue intencionado. Así lo manifestó el conselleiro de Medio Rural, José González, a pie de terreno: «Temos xa acreditado que o foco primario foi intencionado». También se pronunció ayer en este sentido el presidente del Gobierno gallego, quien calificó el incendio de Ribas de Sil como «un atentado medioambiental» y aseguró que la Xunta se esforzará para identificar a los responsables y ponerlos a disposición judicial. «Todo acredita que la pasada noche del domingo, una vez que los medios ya no pueden volar, hubo un foco que posteriormente se amplió con dos focos más. Y eso suele ser la pauta habitual de los incendiarios», explicó.

Los incendios de Ribas de Sil se extendieron a los vecinos municipios de Quiroga y A Pobra do Brollón. En el primero de ellos, las llamas se acercaron peligrosamente a las localidades de Carballo de Lor, Margaride, Vilar y Xestoso; en el segundo, a las de Salcedo y As Laceiras. En ciertos casos se consideró necesario evacuar a algunos vecinos en situación vulnerable. En Carballo de Lor, dos personas de edad avanzada —una de ellas enferma— fueron trasladadas a un hostal, donde pasaron la noche del lunes al martes. La proximidad del fuego a estas poblaciones llevó a la Xunta a solicitar la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que desplazó a la zona a numerosos miembros y medios de extinción.