Cientos de gallegos se mudan de las ciudades a pueblos y zonas rurales en el año de la pandemia

Manuel Varela Fariña
M.Varela REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

La playa de Bastiagueiro, en Oleiros, con el puerto de A Coruña de fondo
La playa de Bastiagueiro, en Oleiros, con el puerto de A Coruña de fondo MARCOS MÍGUEZ

Nueve de cada diez ayuntamientos recibieron más gente de la que se marchó en el 2020

23 ago 2021 . Actualizado a las 20:47 h.

Hace un año, la actualización de los datos del censo electoral en el Instituto Nacional de Estadística avanzaba que cientos de gallegos se habían mudado entre marzo y agosto desde las ciudades hacia municipios más pequeños. El saldo demográfico que publicó esta semana el IGE lo confirma: las siete grandes urbes perdieron más vecinos hacia otros concellos de los que recibió. En el caso de Vigo y A Coruña llegaron a ser cerca de 2.000 personas menos. En cambio, Oleiros, Valdoviño o Nigrán presentaron un saldo migratorio interno (habitantes que llegan de otros concellos de Galicia frente a los que se van) superior a 200.

Son cifras muy superiores a las que acostumbraban presentar. Oleiros sí había contado con un saldo alto en el 2019, con 168 personas más, si bien es la mitad de los que obtuvo en el 2020. En el caso de Valdoviño, el saldo se multiplicó por doce. Y Sanxenxo, que hace dos años perdió 6 vecinos más de los que acogió, presentó un saldo positivo de 166 durante el primer año de pandemia. El mayor incremento se dio en Covelo, donde se multiplicó por 31 esta diferencia, pasando de 3 a 94 nuevos residentes, mientras que otros como A Cañiza o Mondariz sumaron 56 y 18 vecinos, respectivamente, frente al saldo cero del año anterior.

Así, 206 concellos presentaron un saldo interno positivo. En cuanto al saldo total, incluyendo el externo hacia otras comunidades o el extranjero, asciende a 269. Es decir, el 86 % de los concellos aumentaron su población el año pasado con el saldo migratorio, un dato que contrasta con el declive en el saldo vegetativo (nacimientos menos fallecidos): solo cinco ayuntamientos terminaron el año en positivo.