La Xunta inicia su plan contra el feísmo en los polígonos industriales

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Calle en el polígono de Barreiros, en San Cibrao (Ourense), en una imagen de archivo
Calle en el polígono de Barreiros, en San Cibrao (Ourense), en una imagen de archivo Santi M. Amil

Elaborará un manual para favorecer el encaje paisajístico de estos espacios

17 ago 2021 . Actualizado a las 21:15 h.

Hay numerosas áreas empresariales en Galicia que han surgido de manera espontánea, a veces por proximidad a las materias primas, a las fuentes de energía o al caudal de agua del mar o de un río que precisan para desarrollar su actividad. Y casi nunca contaron con la planificación urbanística previa o con reservas de suelo para zonas verdes, viales de acceso adaptados a sus necesidades o equipamientos para servicios comunes. Para ponerle coto a este desorden funcional y mejorar el encaje en el entorno de estos parques empresariales surgidos de manera anárquica, la Xunta ha diseñado un protocolo de actuación que permitirá clasificarlos según sus características y esbozar, al mismo tiempo, el catálogo de medidas dirigidas a mitigar el feísmo y mejorar la integración paisajística de dichos espacios.

El plan autonómico contra el feísmo en los polígonos industriales se llevará a cabo en virtud de un protocolo de colaboración firmado entre la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, a través del Instituto de Estudos do Territorio y el Instituto Galego da Vivienda e Solo, con la Federación Galega de Parques Empresariais.

Con dicho protocolo se pretende impulsar una cultura que ponga el acento en la armonía con el entorno y en la integración paisajística, sin renunciar ni un ápice a las funcionalidad y operatividad de dichos espacios empresariales. Uno de los aspectos clave del plan será la elaboración de una guía de recomendaciones básicas para la integración paisajística de las infraestructuras industriales, prevista ya en la Lei 7/2008 de Protección da Paisaxe de Galicia, pero que estaba pendiente de desarrollo.