Brotes de covid en el Camino obligan a habilitar albergues de emergencia

l. lópez / x. m. palacios LUGO / LA VOZ

GALICIA

Peregrinos pasando ante el albergue municipal de Portomarín, utilizado para casos de aislamiento
Peregrinos pasando ante el albergue municipal de Portomarín, utilizado para casos de aislamiento ALBERTO LÓPEZ

Medio centenar de peregrinos tuvieron que dejar la ruta en Portomarín por un foco

11 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Dos albergues situados en el Camino Francés -uno en el municipio lucense de Samos, y otro en San Lázaro, ya en la entrada en Santiago de Compostela- son las instalaciones preparadas por la Xunta para atender a peregrinos que dan positivo en un brote de coronavirus. La situación derivada de las circunstancias sanitarias de la pandemia y el notable aumento de personas que recorren el Camino de Santiago han llevado a la Administración autonómica a tomar esa decisión.

Además, hay concellos que también están actuando por su cuenta. Es el caso de Portomarín, municipio lucense del Camino Francés en donde se habilitó una vieja escuela, situada en el centro de la localidad, para dar respuesta a situaciones de este tipo. Un caso descubierto esta semana en la localidad, con 52 peregrinos obligados a regresar a Madrid tras el positivo por covid de dos de ellos, ha destapado la importancia de contar con instalaciones habilitadas para las cuarentenas y el aislamiento en caso de contagio o de contacto estrecho con algún infectado. La postura de este ayuntamiento supone por ahora un caso aislado en el panorama autonómico.

El alcalde de Portomarín, Juan Serrano, explicó ayer que el lunes por la tarde había recibido un aviso de la gerencia del hospital de Lugo (HULA) en el que se le informaba de que había dos peregrinos de un grupo burbuja que habían dado positivo. Se trataba de un conjunto de 52 personas procedentes de Madrid que habían iniciado la etapa en Sarria.