«Levántome ás seis da mañá facer a diálise e menos mal, porque a factura é a mesma»

María Guntín
María Guntín LUGO / LA VOZ

GALICIA

Paulino Blanco con su máquina de oxígeno, en su casa de Cospeito
Paulino Blanco con su máquina de oxígeno, en su casa de Cospeito OSCAR CELA

Un vecino de Cospeito explica que sin el madrugón, su recibo de la luz se habría disparado: «É un gran sacrificio»

01 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Se non chego a madrugar, a factura teríase disparado». Así de convincente es Paulino Blanco, un vecino de San Xoán de Sistallo, en Cospeito, que se levanta a las seis de la mañana para hacer la hemodiálisis, «a isto non se acostuma un, pero parece que non me vai quedar outro remedio porque vai para longo», dice con tono irónico este lucense.

Blanco decidió hacer «este gran sacrificio» cuando se enteró de la subida del precio de la energía, algo que le pareció «completamente escandaloso». Además, eliminó la cocina de inducción de su día a día y empezó a utilizar solamente la de butano. «Eu agora sigo pagando o mesmo, e iso que a lavadora só a poño a fin de semana», explica. Ahora, este lucense ya puede analizar cómo le afecta la subida del precio de la luz ya que hace apenas unos días recibió su primera factura completa tras la entrada en vigor de las nuevas franjas horarias. «Eu viña pagando uns 70 euros ao mes. Este último foron case 80, pero sen esquecer todo o que deixei de facer para evitar o susto», constata este hombre.

Las rutinas a sus 60 años consisten en, desde hace ya dos meses, levantarse a las seis de la mañana para terminar su hemodiálisis antes de las diez, que es cuando empieza a dispararse la tarifa. «Pago case o mesmo porque o consumo só o fago en horas valle ou llanas», reitera.